Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Gastronomía 

Receta de mayonesa casera, la salsa clásica que alegra cualquier plato

No hay elaboración que no admita este condimento, que conviene preparar en casa para evitar un excesivo aporte calórico. 

Mayonesa
No hacen falta muchos ingredientes para elaborar una buena mayonesa casera.
Freepik

El debate sobre si se dice mayonesa o mahonesa siempre está de actualidad, pero de lo que no existen dudas es de su inconfundible sabor y de que es una de las salsas clásicas por excelencia. Su versatilidad en la cocina es tal que no hay (casi) ninguna elaboración que no la admita, aunque hay algunas recetas en las que su presencia es indiscutible, entre ellas la ensaladilla rusa o como acompañamiento a unas patatas fritas perfectas. Sin embargo, su alto contenido calórico la convierten en la salsa que más engorda

Esto se puede evitar si dejamos de emplear la salsa de bote y nos animamos a prepararla en casa, de forma casera. La única dificultad (además de que hay que conservar bien los ingredientes para prevenir la salmonelosis) reside en que la mayonesa puede cortarse (y no por tener la regla). Aun así, merece la pena ponerse manos a la obra, pues existen trucos para arreglar una mayonesa cortada. 

Ingredientes (para seis personas) 

  • Dos huevos medianos. 
  • 300 ml. de AOVE. Se puede sustituir por aceite de girasol si queremos un sabor más suave. 
  • ​Un poco de sal.
  • Una cucharada de limón o de vinagre. 

Elaboración 

Cascar huevo
1

¡Todo a la batidora!

Primero hay que cascar los huevos y verterlos en el vaso de la batidora. Sobre ellos se añaden el vinagre o el limón, la sal y el aceite. Después, hay que introducir la batidora hasta el fondo del recipiente y batir sin levantar este pequeño electrodoméstico. Seguir batiendo a máxima velocidad hasta que la mezcla emulsiones. Cuando ya haya emulsionado, batir suavemente de arriba a abajo. 

Los huevos duros son altos en proteína, por lo que es recomendable comer uno al día.
2

¿Se puede evitar que se corte? 

La velocidad y los movimientos a la hora de batir y las diferentes temperaturas de los ingredientes son dos de los factores que pueden provocar que la mayonesa se corte. Para ello, es recomendable que los huevos estén a temperatura ambiente (porque se deben guardar en la nevera) para que no se corte la mayonesa al mezclarlos con el aceite. Además, este se puede añadir poco a poco sin parar de batir para facilitar que la mezcla se integre, algo a lo que también ayudará incluir un chorrito de limón o de agua fría. 

Etiquetas
Comentarios