Gastronomía

Gastronomía

Cómo personalizar salsas de bote para fingir con tus amigos que son caseras

Los untables procesados se han convertido en un básico del picoteo social en casa. Son ricos, pero lo pueden ser aún más con un poco de imaginación.

El guacamole es una de las salsas favoritas para acompañar cualquier reunión con amigos.
El guacamole es una de las salsas favoritas para acompañar cualquier reunión con amigos.
Unsplash

Aunque hace semanas que se habló de esa cena en casa, no suele ser hasta tres horas antes cuando el anfitrión se ponga manos a la masa para agasajar a sus invitados con un banquete delicioso que no exija mucho trabajo. Así, ensaladas, tostadas y untables confeccionan menús rápidos y vistosos con los que ganarse el estómago de los asistentes, aunque, si estos últimos son procesados, las posibilidades de hacerlo disminuyen. Sin embargo, estas salsas preparadas son ideales para personalizarlas, dándoles el toque que les falta y que conseguirá que los comensales se deshagan en alabanzas. Lo mejor es que nunca sabrán que las has tuneado en la cocina hasta conseguir un resultado casi casero.

Claves para hacer de salsas y untables procesados bocados caseros

Queso de untar o salsa de espárragos. Aunque es inneglable que este queso sobre una tostada con salmón ahumado, huevo poché y aguacate es una delicia, este montadito requiere más tiempo de preparación del que muchas veces disponemos cuando organizamos una reunión en casa con amigos. Por eso, la mejor idea es echarlo en el vaso de la batidora donde se mezclará con cebolla y ajos muy picados, un bote de espárragos, pimienta y algunas nueces, para aportar textura. Las galletas saladas y los totopos ejercerán de acompañantes, pues, no solo servirán para disfrutar de la salsa, sino que le aportarán el toque salado necesario. Guacamole con sabor mexicano. Este bocado mexicano es imprescindible en las fiestas y como hacerlo puede resultar engorroso, la mayoría prefiere hacerse con uno de bote, aunque su sabor en nada se parezca al del auténtico. Arreglarlo está en nuestras manos, pues si se le añade el zumo de medio limón y un picado de cebolla, jalapeños y cilantro se conseguirá un untable más fresco que recuerde al mexicano. Además, si se fríen unas tortillas de maíz cortadas a triángulos, se conseguirán unos totopos deliciosos que harán más creíble la versión del guacamole casero. Hummus, más especiado y sabroso. Aunque por lo general esta pasta de garbanzos siempre está rica (incluso cuando es procesada), añadiéndole algunos ingredientes se puede convertir en un bocado gourmet. Lo primero que hay que hacer es probarlo para descubrir la cantidad de especias que habrá que añadir, entre las que no deben faltar tahini y comino. El zumo de medio limón, una picada de pimientos del piquillo y un buen chorro de aceite de oliva también mejorará el resultado final de esta salsa que puede acompañarse con crudités de verdura o tostadas de pan con queso feta.Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios