Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

GASTRONOMÍA 

Cinco trucos para conservar el pan fresco y crujiente (y que sepa a recién hecho)

Este alimento y su carácter perecedero hacen casi obligatoria su compra diaria. 

Pan
En el mercado existe una gran variedad de panes: de centeno, integral, de masa madre...
Freepik

Aunque los aragoneses consumen cada día menos pan, no hay quien pueda resistirse a tomar un trozo para untarlo con paté, para acompañarlo de chocolate o para rebañar hasta la última gota de salsa del plato. Así, este alimento, cuya normativa de calidad se ha actualizado recientemente, sigue estando presente en las mesas de los aragoneses. Incluso hay quienes se animan a elaborar su propia hogaza. Sin embargo, dar con la cantidad exacta de pan que se va a consumir es difícil y, por ello, siempre suele sobrar. Su carácter perecedero obliga a un consumo rápido y diario que garantice su frescura y su textura crujiente. Aún así, conservar el pan fresco y crujiente (y que sepa a recién hecho) durante varios días es posible.

Pan
1

En el congelador... o en una bolsa de tela

El pan es uno de esos alimentos que nunca se deberían meter en la nevera, porque la humedad hace que se estropee antes. Lo más recomendable es cortar el pan en rebanadas y guardarlo en el congelador en un recipiente hermético. De esta forma, se podrá sacar solo el pan que se necesite. Eso sí, para descongelarlo se debe dejar tres horas en la nevera y luego pasarlo a temperatura ambiente. Nada de usar el microondas. Si se quiere conservar algo de pan fuera de la nevera, hay que recurrir a las bolsas de tela, papel o paneras, que evitan que el producto esté expuesto directamente al aire.

HORNO PAN
2

Dejar que se enfríe

No hay nada como salir de tu panadería favorita con el pan recién hecho y comerse un trozo de camino a casa. Pero, para que se conserve mejor durante más tiempo, una vez que lleguemos a nuestro destino, hay que dejarlo enfriar antes de guardarlo, para impedir que la humedad que desprende el calor le haga perder su textura crujiente. 

Mojar la miga en leche hará que las albóndigas sean más jugosas.
3

No cortar más de lo necesario

La corteza, como se puede intuir con su propio nombre, sirve para proteger la miga del pan. Esta se reseca con mayor facilidad si está en contacto con el aire. Por ello, se deben cortar solo las rebanadas que vayan a consumirse para que la miga quede lo más protegida posible por la corteza. 

Horno cocina
4

El horno para volverlo crujiente

Si no queremos congelar el pan, una de las opciones es tostarlo bien en el horno bien en la tostadora para que este nos dure unos días más. Entonces se podrá emplear como tostada para el desayuno, como acompañamiento a aperitivos o para preparar tostas saladas. 

Hogaza de pan casera.
5

El truco del agua para que parezca recién hecho

Para que el pan que ya tiene varios días o para el que acaba de descongelarse parezca recién hecho, solo es necesario rociar un poco de agua con un pulverizador o cubrir con un paño húmedo el pan y meterlo en el horno durante cinco minutos. 

Etiquetas
Comentarios