Despliega el menú
Economía

turismo

Salvar la Semana Santa: "Cómo voy a pensar en ir a Mallorca si no puedo ir ni a Huesca"

Las agencias de viajes aragonesas notan que hay ganas de viajar, pero las restricciones por la pandemia hacen que sean pocos quienes reservan ya sus vacaciones. Algunos se atreven con un crucero en verano.

Playa de Málaga.
Una playa de Málaga.
EP

La ministra de Industria, Reyes Maroto, lanzó hace unos días un mensaje de esperanza para el sector turístico: "Semana Santa puede ser el reinicio de los viajes nacionales si se dan las condiciones de seguridad". Sus declaraciones han servido de pistoletazo de salida para hablar de una de las principales campañas del año, que ya no pudo disfrutarse el pasado por el estallido de la pandemia de covid en marzo. Hay quienes la esperan con ilusión, aunque otros han tenido que mirar el calendario para ver en qué días cae este año, que sigue marcado por la crisis sanitaria.

"Todo lo que sea optimismo hace falta y es bueno, pero la realidad es la que es. Si estamos cerrados perimetralmente, cómo va a tener ganas la gente de comprar un viaje", reconoce Jorge Moncada, presidente de la asociación de agencias de viajes de Aragón, sobre el último confinamiento fijado hasta el 15 de febrero. El colectivo ha sido uno de los más afectados por las restricciones necesarias para frenar los contagios de covid. "No se puede hablar en general de que esta Semana Santa la vamos a salvar. Vamos a poder ir a sitios, pero hubiera sido más fácil que la ministra hubiera dicho que podremos viajar a algunos destinos de España", matiza Moncada.

Ganas de viajar

Moncada, al frente de la zaragozana Viajes Área, asegura que "la gente no para de pasar por las agencias porque quiere saber cuándo puede salir de viaje". Así, quienes no se han visto afectados por la crisis económica que ha traído la pandemia acuden "a informarse", señala, pero "no les puedes engañar. Si ahora no se puede ni ir a esquiar al Pirineo", apunta sobre el cierre de fronteras de la comunidad y varios municipios, incluida la capital.

"La gente no para de pasar por las agencias porque quiere saber cuándo puede salir de viaje"

"A ver si quitan el confinamiento perimetral porque a la gente le limita mucho", reconoce Elisa Molina, directora de Agencias y Marketing de la agencia zaragozana Viajes Mundo Actur. Algún cliente que se ha acercado a preguntar por las vacaciones de verano le confesaba: "cómo voy a pensar en ir a Mallorca si no puedo ir ni a Huesca". Coincide en que las ganas de viajar no faltan, pero sí "noticias positivas", sobre todo, acerca del avance de la vacunación y los contagios, para que se animen los viajeros. 

Pese a la incertidumbre, tanto económica como sanitaria, sigue habiendo quien tiene claro que quiere viajar y hacerlo fuera de España si es posible. Silvia, de 32 años, tiene reservado un crucero por los Fiordos para irse en julio con su padres, jubilados. No pudieron hacerlo el año pasado y lo han retrasado a este verano. "Es el primer crucero que tengo reservado", aseguran desde Mundo Actur, pese a que la temporada alta de contratación de cruceros suele ser entre enero y febrero. Las navieras, que arrastran un año de parón, han lanzado este año ofertas para tantear a los potenciales cruceristas, con precios más bajos y facilidades para cancelaciones de última hora.

"Confiamos en poder hacer el crucero. Igual somos muy optimistas, porque el año pasado esperamos ir hasta el último momento"

"Confiamos en poder hacer el crucero. Igual somos muy optimistas, porque el año pasado esperamos ir hasta el último momento", reconoce Silvia. Entonces, los países nórdicos tenían pocos casos de coronavirus. Sus padres siguen decididos pese a estar entre el colectivo de riesgo por su edad. A ella le tranquiliza pensar que el viaje solo dura una semana, en el barco funcionan como una "burbuja", hay más restricciones como eliminar los bufets libres y las excursiones son principalmente en la naturaleza.

Sin embargo, también recuerda los casos del pasado año con cruceros en los que se detectaron pasajeros que dieron positivo y tuvieron que hacer cuarentena en el barco o hubo problemas para atracar en algún puerto. Ahora es consciente de que habría que hacer PCR antes de ir. No sabe si incluso se puede pedir estar vacunado.

El año pasado ya hicieron la maleta conscientes de la situación. "Llevábamos preparado el botiquín, las mascarillas, el gel y un buen seguro médico porque sales de España y no nos hacemos idea de lo caro que es todo porque aquí no lo pagamos", apunta, aunque finalmente se quedaron en casa. 

En este grupo de viajeros deseosos de que abran las fronteras se encuentran muchas de las parejas de novios que tuvieron que retrasar su boda el año pasado y que esperan poder celebrarla este.  "Hay parejas que son viajeros y no tienen miedo. Están esperando que se abran fronteras para poder viajar lejos, pero hay otras que optan por destinos más cercanos como Baleares o Andalucía", explica Molina. "La mayoría prefiere esperar y si se abren los destinos que quieren, viajar lejos. Sobre todo, los del verano", añade.  

El dónde y cuándo sigue en el aire, porque incluso la fecha de la celebración no es segura. "Los que tenemos del 2020, los primeros son de abril. Tenía una boda para marzo y ya la han aplazado. Todas tienen otra fecha por si acaso, pero los de mayo son de finales de mes y tienen más esperanzas", explican desde Mundo Actur sobre el baile de días que impide cerrar las reservas. La caída de la actividad ha obligado a la enseña aragonesa a enviar a los trabajadores al ERTE, como buena parte del sector, y cerrar dos de sus ocho agencias.

La principal ventaja tras la pandemia es que todos los operadores, desde aerolíneas a cruceros, incluyen la devolución del dinero o cambio de fechas

La principal ventaja tras la pandemia es que todos los operadores, desde aerolíneas a cruceros, han flexibilizado sus condiciones e incluyen la devolución del dinero o cambio de fechas hasta última hora. Siempre hay que leer bien las condiciones del reembolso. "Se puede reservar, pero no tenemos el chip", reconoce Molina. Las agencias informan de los requerimientos de cada país. La PCR es obligatoria en muchos para entrar e incluso durante la estancia. Algunos incluyen cuarentena, que sería lo que más puede frenar cuando se permita volver a viajar a más países.

"Todo lo solucionaría la vacuna y un carnet de vacunación"

En opinión de la asociación de agencias, "todo lo solucionaría la vacuna y un carnet de vacunación", afirma Moncada. De esta forma, cuando se vuelvan a abrir destinos, "el que no quiera vacunarse que no vaya de viaje". Para ello hace falta que avance con más rapidez el proceso de vacunación. "Si de verdad en verano estuvieran el 70% de los españoles vacunados", como ha calculado el presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, Moncada asegura que "podría venir mucha gente de vacaciones y nosotros salir". 

Asume que "habrá sitios a los que no se pueda viajar", pero cree que "una vez que se pueda empezar a viajar no vamos a ser demasiado exigentes con los destinos". Cree que para el turista, lo importante será viajar y si no se puede a un lugar, se cambiará por otro, como ya ocurrió el año pasado.  

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios