Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Un mes desde el último partido de la SD Huesca

Los azulgranas se impusieron al Fuenlabrada por 2-0 dentro de la jornada 31 en un ya lejano 7 de marzo.

Ha pasado ya un mes, treinta días, de la última que los jugadores de la SD Huesca se vistieron de corto para afrontar un partido oficial de liga. Fue el 7 de marzo, en El Alcoraz, dentro de la jornada 31 y con el Fuenlabrada enfrente. El conjunto de Míchel Sánchez se presentaba con dudas después de haber ganado solo uno de sus cinco anteriores encuentros, pero el 2-0 final hizo que saliese fortalecido tanto por el resultado como por la buena imagen que dejó. Pensar en que una semana después sería declarado el actual estado de alarma a causa de la pandemia de coronavirus resultaba más que complicado.

El resultado mantuvo a los azulgranas en la cuarta plaza, empatado a cincuenta puntos con el Almería, tercero, y con cinco menos que el Real Zaragoza segundo. Además, le sirvió para aumentar la distancia con el Girona, quinto, hasta los tres puntos y para recortar a seis la diferencia con el líder, el Cádiz.

Fue un partido peculiar. La primera parte resultó más que movida con los locales logrando los dos goles, obra de Cristo y Okazaki, que acumuló así su octava diana válida de la temporada, y fallando dos penaltis. Además, VAR mediante, fue anulado un tanto visitante. La segunda, más anodina, sirvió para que doce jornadas después el Huesca dejase su portería a cero.

Míchel optó por dar entrada en el once titular a Cristo, algo que no ocurría desde el arranque de la segunda vuelta, y también jugó de inicio Galán, en detrimento de Luisinho, que venía siendo la opción preferente para el lateral izquierdo cuando ambos estaban disponibles. Dejando a un lado el clásico trivote que a lo largo de todo el ejercicio venían conformando Mikel Rico y Mosquera junto a Eugeni o Juan Carlos, el técnico prefirió situar a Cristo por detrás de Okazaki dándole gran libertad de movimientos. La prueba salió bien.

En este mes transcurrido, los azulgranas deberían de haber disputado ya cuatro jornadas. Tras los duelos con el Málaga, el Mirandés y el Albacete, el fin de semana pasado habrían recibido al Cádiz y en estos días se estaría hablando con insistencia de la visita a La Romareda para disputar un derbi aragonés en el que muy probablemente los azulgranas y los blanquillos hubiesen estado pugnando por el ascenso directo.

La situación, en cambio, es muy diferente. Desde que el 13 de marzo realizasen su último entrenamiento conjunto en el IES Pirámide, los jugadores de la SD Huesca se encuentran confinados en sus domicilios. La actual es la tercera semana del plan diseñado por el cuerpo técnico para que se mantengan en forma en la medida de lo posible en sus domicilios a la espera de que puedan volver a ejercitarse juntos, primero, y a que se retome la competición después. Algo que no parece sencillo que pueda ocurrir antes de junio.

Etiquetas
Comentarios