Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

sd huesca

Míchel imparte durante el parón charlas individualizadas a sus jugadores

El técnico de la SD Huesca realiza entre tres y cuatro videoconferencias por semana en las que los conceptos tácticos son los protagonistas.

Míchel Sánchez da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento de esta temporada.
Míchel Sánchez da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento de esta temporada.
Verónica Lacasa

Alejados del césped, de sus compañeros e incluso del balón, a los futbolistas no les está resultando fácil mantenerse en las mejores condiciones posibles a la espera de que la competición pueda reanudarse. La situación es completamente excepcional y por ello se han tenido que amoldar a nuevas formas de trabajar y a planificaciones alejadas de todo lo que venía siendo la norma. Situación que exactamente igual se puede aplicar a los encargados de dirigirles, los entrenadores, que confinados en sus casas, se ven privados del contacto diario con sus jugadores y maniatados a la hora de poder ensayar y proponer nuevos conceptos y soluciones. En el caso de la Sociedad Deportiva Huesca, el máximo responsable de su banquillo, Míchel Sánchez, está optando por mantener charlas personalizadas con sus hombres.

Desde que comenzó el pasado 23 de marzo el actual sistema de trabajo que el cuerpo técnico azulgrana ha puesto en marcha, el entrenador madrileño viene realizando entre tres y cuatro videoconferencias por semana. En ellas, con un solo futbolista como interlocutor, se repasan y analizan diferentes aspectos tácticos y de desempeño dentro del terreno de juego.

Estos encuentros son una forma de completar las sesiones físicas diseñadas por el preparador físico David Porcel y readaptador Jordi Carracedo. Del mismo modo, le permiten a Míchel mantenerse en contacto con sus jugadores en busca de acortar lo máximo posible el periodo de aclimatación que será necesario cuando todos vuelvan a verse las caras en persona.

Ya durante la temporada, el madrileño, que cumple su primer curso en Huesca, venía valiéndose con asiduidad del vídeo a la hora de estudiar y corregir la actuación de sus jugadores. A este respecto, a lo largo de la semana solía ser muy habitual que sus entrenamientos incluyesen una proyección antes de comenzar con los ejercicios sobre el césped en el Pirámide. Del mismo modo, tanto él como sus colaboradores acostumbran a trabajar valiéndose de múltiples herramientas informáticas con las que monitorizan y analizan el rendimiento y el estado de cada uno de los componentes del equipo.

También hay que tener en cuenta, que el parón obligado por la pandemia de coronavirus le llegó a la SD Huesca dentro de un momento en el que se estaban explorando nuevas formas de jugar, por lo que, a buen seguro, Míchel está sopesando de cara a las once jornadas que restan posibles variantes.

Sin ir más lejos, en el último encuentro hasta la fecha, el de la victoria por 2-0 ante el Fuenlabrada, del que se cumplirá mañana un mes y que rompió una racha de una sola victoria en los cinco duelos anteriores, sorprendió con la inclusión de Cristo en el once titular, algo que no ocurría desde el empate a uno en Elche del 4 de enero. También resultó llamativa la elección de Galán para el lateral izquierdo en detrimento de Luisinho. El resultado fue el de un equipo muy ofensivo en la primera parte, en la que junto a los dos goles, obra del ariete canario y de Okazaki, también se marraron dos penaltis. Después, tras el descanso, Míchel volvió a una versión más tradicional con la inclusión de Eugeni, para conformar el clásico trivote de los azulgranas junto a Mikel Rico y Mosquera, y la entrada de Sergio Gómez por Raba que consiguió mantener la portería a cero tras doce encuentros sin haberlo logrado.

Con los demás técnicos

Junto al de los jugadores, el contacto de Míchel con el del resto de miembros del cuerpo técnico, tanto de forma conjunta como por separado, está siendo constante para vigilar y valorar la situación. Durante esta semana está prevista una reunión en la que se tratará de planificar el trabajo a llevar a cabo en función de cada una de las fechas que ahora mismo se fijan como de posible regreso a la actividad competitiva y que en buena medida van desde mediados de mayo hasta finales de junio toda vez que las opciones más optimistas que había previsto La Liga, situadas a finales de abril, son ya del todo punto imposibles al haberse prorrogado el vigente estado de alarma hasta al menos el 26 de abril.

La idea es tener previsto cómo gestionar tanto la preparación del primer partido tras el parón como la vuelta a los entrenamientos grupales, la cual se estima que deberá de haberse producido entre diez y quince días antes. De hecho, ya en su última comparecencia ante los medios de comunicación, el 13 de marzo, antes incluso de que se hiciese obligatorio el confinamiento, Míchel habló de la necesidad de planificar el trabajo “de forma dinámica”. No en vano, tanto en la SD Huesca, como en el resto de equipos, preocupa la carga de trabajo que los futbolistas van a tener que afrontar en poco tiempo durante un periodo del año en el que habitualmente estaban de vacaciones o iniciando la pretemporada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión