Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

La vida sin Luis Suárez

La baja del artillero colombiano contra el Mirandés y la duda de que llegue a tiempo frente al Dépor obliga a Víctor Fernández a reflexionar y encontrar soluciones ante la ausencia del jugador más determinante del equipo. André Pereira ya se entrena con el grupo. 

PARTIDO DE LIGA ELCHE - REAL ZARAGOZA / 15/02/2020/ FOTO : JOAQUIN DE HARO - LOF
Luis Suárez celebra su gol en Elche
JOAQUIN DE HARO RODRIGUEZ/LOF

El zarpazo de Óscar Gil al pie derecho de Luis Suárez le puso un nudo en la garganta a Víctor Fernández y a todo el zaragocismo. La entrada, dura y seca, del defensa del Elche, va a dejar al delantero colombiano fuera de circulación durante unos días. ¿Cuántos? Lo dirá la evolución de su lesión y la resistencia al dolor del futbolista, pero ya se sabe que, seguro, será baja contra el Mirandés después de ese golpetazo en la zona del talón -rozó una lesión grave de verdad en la zona del tendón de Aquiles-.

No es una ausencia cualquiera. Estamos ante el futbolista más determinante de la categoría, un delantero de un tamaño, una ascendencia sobre el juego y unas cifras que, como es natural, tiene difícil recambio. Aquí se le abre un punto de reflexión y estudio de soluciones a Víctor Fernández, pues la baja de Luis Suárez tiene su repercusión por el significado e impacto de su individualidad, pero también por cómo condiciona ciertos comportamientos del equipo a la ahora de atacar.

Las alternativas más corrientes señalan a Linares y André Pereira como relevos de Luis Suárez en el reparto de la plantilla, pero ni el primero goza de la confianza plena de Víctor Fernández ni el segundo apunta a estar apto al cien por cien debido a unos problemas físicos en la zona alta de su tren inferior. Aunque ha entrenado este lunes y evidenciado una mejoría, sus opciones de ser titular en Anduva si viaja son reducidas. De este modo, Javi Puado se perfila como la opción más probable, adelantando su posición y ejerciendo de referencia principal más que de complemento, donde verdaderamente se está confirmando como un jugador por encima del nivel de la categoría y un atacante con un futuro esplendoroso en el fútbol.

Si Víctor Fernández apuesta por Puado, la verdadera incógnita del equipo que juegue en Miranda el miércoles se ubica en el segundo punta o mediapunta. La baja por lesión de Kagawa despeja algunas nubes, quedando Burgui como potencial solución. Ya lo probó ahí Víctor en Elche. Burgui ha hecho carrera como atacante de banda, pero esa no es una posición nueva para él ni incómoda.

Sea cual sea la apuesta final del entrenador del Real Zaragoza en Miranda, nada será igual a tener a Luis Suárez en el campo. Su intimidación, su pisada salvaje, su instinto, sus goles… Pero el equipo también pierde atributos que condicionan el mapa de ataque del equipo: su referencia vertical, su juego al espacio, su papel en la presión, su capacidad defensiva… Aquí deberá hallar Víctor Fernández soluciones de un tipo u otro.

Hasta el momento, en la temporada, Luis Suárez ha jugado siempre de titular excepto en dos partidos. El primero, esperando en el banquillo, fue en la derrota 2-1 contra el Fuenlabrada, cuando se decidió dosificarle. Aquel día Víctor Fernández, con Dwamena ya de baja y el club buscando atacantes en el mercado, apostó por Pombo de delantero centro, después de que el entrenador arrinconase a Linares fuera de la convocatoria, perdido entonces en reivindicaciones personales y mensajes velados que a punto estuvieron de hacer descarrilar la temporada. Luis Suárez volvería a ausentarse en Almería, por acumulación de tarjetas amarillas. Su recambio fue de nuevo Pombo, aunque en la segunda mitad Linares saltó al campo y marcó el gol del empate a uno final frente a un rival directo.

Desde entonces, Luis Suárez lo ha jugado todo. En total, suma 15 goles -solo Stuani (22) y Yuri (16) han marcado más- y rara vez su acierto no ha contribuido a sumar puntos. La vida sin el colombiano es la vida sin el máximo rematador de Segunda (82), sin el jugador que más balones toca en el área rival (119), sin el décimo que más regates completa en la categoría (51)… Más todo aquello que no se mide ni se pesa en números.

El Zaragoza queda a su espera, aguardando que su fortaleza física y su hambre de fútbol le permitan jugar, al menos, contra el Deportivo. Lo tiene difícil, pero no parece esa palabra incluida en el diccionario de Luis Suárez. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión