Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Luis Suárez, baja en Miranda y frente al Dépor

El goleador zaragocista sufre un golpe con edema óseo en el tobillo derecho. El traumatismo le afecta al calcáneo y al tendón de Aquiles.

Contragolpe individual en velocidad. Luis Suárez arrancó, como ya había hecho un par de veces en los minutos precedentes, con el balón controlado desde el medio campo en busca del área local. Gil intentó derribarlo sin éxito.
Contragolpe individual en velocidad. Luis Suárez arrancó, como ya había hecho un par de veces en los minutos precedentes, con el balón controlado desde el medio campo en busca del área local. Gil intentó derribarlo sin éxito.
Joaquín de Haro /LOF

Las pruebas radiológicas a las que fue sometido Luis Suárez este domingo a última hora hicieron pasar al jugador, y por extensión a todo el entorno blanquillo, de la esperanza a una realidad mucho más dura: el delantero colombiano, que confiaba en no tener ninguna lesión relevante tras el golpe recibido en Elche en el tobillo derecho, sí que pacede una dolencia que requiere pausa y baja médica por unos días, cifra sin concreción.

Una resonancia magnética nuclear desveló que lo de Luis Suárez es "un ligero edema del margen postero-superior del hueso calcáneo, junto a una pequeña bursitis preaquílea y un edema traumático del tendón aquíleo del pie derecho". Es decir, que la entrada que recibió Suárez del lateral ilicitano Óscar Gil cuando faltaban 16 minutos para la finalización del partido, una ‘cazada’ por detrás con el clásico ‘tacle’ del zaguero franjiverde sobre el tobillo del zaragocista, le ha generado, además del golpetazo en la zona afectada, un pequeño derrame sanguíneo interno que le afecta a la parte ósea de la articulación del tren inferior de la pierna diestra.

El defensa del Elche decide hacer la falta. Gil, al ver que Suárez llevaba el balón controlado y le ganaba la carrera, consideró que la única forma de acabar con esa ocasión de peligro para su portal era el derribo: y se lanzó al suelo.
El defensa del Elche decide hacer la falta. Gil, al ver que Suárez llevaba el balón controlado y le ganaba la carrera, consideró que la única forma de acabar con esa ocasión de peligro para su portal era el derribo: y se lanzó al suelo.
Joaquín de Haro/LOF

Y esto, como es obvio, requiere rehabilitación especial, cuidados máximos para el jugador y, de inmediato, parar en seco cualquier entrenamiento ordinario.

Las optimistas sensaciones de Suárez no han tenido refrendo médico. El de Colombia volvió toda la madrugada del sábado al domingo en el autobús de regreso a casa advirtiendo de que, aunque el tobillo le dolía, creía que no iba a ser nada serio. Él mismo se alistó para Miranda, partido que se juega el miércoles en Anduva, de no mediar un empeoramiento que no preveía. El túnel de resonancias ha arruinado sus pronósticos.

Así, Suárez es baja para el duelo ante los mirandeses de dentro de menos de 72 horas, aquel que se suspendió por la lluvia torrencial y el mal estado del césped de Anduva hace un mes y que ahora se recupera (miércoles, 21.00). Y, con el sentido común como base racional, también lo será el domingo en La Romareda frente al Deportivo de La Coruña (16.00). No obstante, por la singularidad de su daño, el tiempo de ausencia tiene una definición poco precisa. Sabido es por Zaragoza que el asunto de los edemas abre mil caminos de respuesta en el paciente de turno (véase el caso de Papunashvili como caso extremo).

PARTIDO DE LIGA ELCHE - REAL ZARAGOZA / 15/02/2020/ FOTO : JOAQUIN DE HARO - LOF [[[FOTOGRAFOS]]]
Contacto con el tobillo, desequilibrio y tarjeta para Gil. El defensor ilicitano golpeó el tobillo de Luis Suárez con su puntera, hizo que el zaragocista pisara raro en su caída y generó la lesión. El árbitro le mostró tarjeta amarilla.
Joaquín de Haro/LOF

Este es, pues, el peaje que debe pagar Luis Suárez y el Real Zaragoza por la fea entrada de Gil en el duelo de Elche. Ya intuía el zaguero ilicitano que su dura acción era susceptible de una dolencia más allá del golpe visible, pues tuvo la iniciativa de acudir al término del partido al vestuario aragonés a pedir disculpas e interesarse por su colega.

El Real Zaragoza pierde así, dentro de su interminable listado de desgracias de este curso, a su mejor goleador: 15 goles suma en su cuenta particular. Este suceso eleva a problema de primer orden la etérea baja de Pereira, el delantero centro portugués fichado por Lalo Arantegui el 9 de enero para complementar a Suárez y que está al margen del grupo casi desde el primer momento por una afección invisible e indefinida.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión