Despliega el menú
Deportes

baloncesto

El Casademont se pierde en su propio  laberinto y cae ante Burgos

Los aragoneses, muy irregulares en su baloncesto, pierden con amplitud ante Burgos (86-100). El equipo se encuentra muy lejos de su mejor versión y necesita un rápido reseteo. 

El Casademont Zaragoza tiene un problema. No se encuentra. No es capaz de exhibir con regularidad en los partidos su mejor versión. Ni siquiera logra, hoy por hoy, una que le permita competir con solvencia frente a un rival de su nivel, como es San Pablo Burgos. Por mucho que los de Joan Peñarroya se presentaran esta jueves por la noche en Zaragoza como flamantes campeones de la Basketball Champions League, son un adversario parejo a Casademont. De su liga. De su nivel. Y esta noche, en cuanto aumentaron un par de grados su baloncesto, sacaron de la pista a los de Diego Ocampo, un técnico que necesita encontrar soluciones para escapar del laberinto en el que se encuentra atrapado el equipo aragonés (86-100). Le urge, de hecho.

Sus jugadores –odiosa pero logica comparación, porque la mayoría son los mismos–, se encuentran lejos del nivel que exhibieron la temporada pasada de la mano de Porfirio Fisac. Y eso, las expectativas y la poderosa plantilla que tiene a su disposición, están encendiendo las primeras alarmas en torno al baloncesto del equipo y sus actores principales. Necesita un cambio. Un rápido reseteo interno para reconducir este irregular inicio de temporada.

Como muestra, el encuentro de este jueves frente a Burgos, en el que pareció poder ganar durante muchos tramos, tuvo el partido en su mano... y terminó perdiendo de 14, encajando 100 puntos, una cifra que ya le endosó el Real Madrid (102) y que bordearon Iberostar Tenerife (91) y el AEK de Atenas (99) recientemente. El acierto de Benzing (20 puntos) no fue suficiente para superar a un Burgos mucho más engrasado, que vivió durante gran parte del encuentro del talento y la inspiración de Renfroe, Kravic y McFadden, junto a Benite sus jugadores más determinantes, que se encuentran en un notable momento de forma, al contrario que los Seeley, Ennis, Brusino, Thompson y compañía, los jugadores que tienen que liderar al Casademont sobre la pista.

Fue precisamente Thompson el que abrió el partido con un buen mate bajo canasta tras una asistencia de San Miguel. El zaragozano amplió la renta con una buena bandeja, pero pronto Burgos se ubicó por delante con un triple de Renfroe y una buena canasta de Kravic. Un mate de espaldas de Rabaseda ampliaba el 0-7 de parcial, al que se sumaba Renfroe con otro lanzamiento exterior para el 4-10. Ocampo, enfadado en la banda, paraba rápido el partido.

Benzing rompía el parcial con dos canastas seguidas y Hlinason, que fue duda hasta última hora, se colgó del aro para acercar a Casademont a tres (10-13). En pleno intercambio de canastas, Brussino cometió la segunda personal, falta clave que le llevó al banquillo. Benzing, con un triple desde la punta de la bombilla, volvió a situar por delante a los aragoneses (17-15). Una buena continuación de Barreiro, muy activo desde su salida a la pista –e incomprensible que solo jugara 12 minutos–, cerró el primer periodo con máxima igualdad en el marcador (21-21).

Ennis, con un gran triple, abrió el segundo cuarto y Hlinason, desde la línea de tiros libres, amplió la distancia a las cuatro unidades (25-21). Sin embargo, otro rápido parcial de 0-7 para Burgos volvió a poner por delante a los visitantes (25-28). Al Casademont le costaba ser regular en el partido, mientras que Burgos jugaba con la confianza de cola, espoleado por su reciente título en Atenas. Thompson, con un dos más uno, y San Miguel, con un triple liberado, patrocinaron la inmediata reacción aragonesa. El partido se convirtió entonces en un intercambio sin pausa de canastas, del que salió ganador Casademont (42-37) gracias a un inspirado Benzing. Mandaban entonces los ataques por encima de las defensas. Acertó Burgos en los últimos minutos y, con otro letal parcial de 9-0, terminó marchándose por delante al descanso (45-48). El partido y el Casademont eran una montaña rusa.

Foto del partido Casademont Zaragoza-San Pablo Burgos de la Liga Endesa
Foto del partido Casademont Zaragoza-San Pablo Burgos de la Liga Endesa
TONI GALAN

Burgos no perdona

En un calco del inicio en los anteriores cuartos, el Casademont comenzó mandando tras el descanso con un parcial de 6-0 de salida gracias a las canastas de Ennis y Seeley. Thompson hizo rápido la tercera falta –otra en ataque, donde tiene un grave problema el americano– y entró Hlinason, que empezó a producir rápido en las dos canastas. Seeley, muy apagado toda la noche, también cometió pronto la tercera personal, aunque Ocampo lo sostuvo en la pista varios ataques más. Burgos castigó un par de pérdidas consecutivas de los aragoneses, a los que les lastraba demasiado su propia irregularidad. Renfroe y Kravic lideraban la ofensiva de Burgos y el encuentro, de nuevo, entró en un equilibrado intercambio de canastas, sin un dominador claro entre dos equipos de nivel parejo. Rivero, con un triplazo, estiró la ventaja visitante y Ennis limó un punto desde el libre (68-71) para cerrar así el tercer cuarto.

Burgos salió mandando al último parcial con un imponente 0-5 de salida, al que respondió de nuevo Ennis en una alocada penetración. Thompson limó a cuatro la diferencia, pero pronto contestaron McFadden y Cook con sendos lanzamientos exteriores (72-81). El Casademont no encontraba el nivel estable que el partido demandaba. Burgos, sin hacer nada del otro jueves, dominaba con relativa facilidad. El propio McFadden rebasaba la barrera de los diez puntos, al que se sumaba Salvó tras una pérdida de Seeley. Dudas y más dudas.

El propio Seeley limó la desventaja (78-85), camino de una remontada tan imposible como necesaria para el vestuario. Un triple de Benite castigó una mala decisión previa de Brussino, al que las faltas lastraron durante todo el partido y no le permitieron rendir con constancia. Renfroe y Horton liquidaron el partido, al que nunca pareció que Casademont aspirara, incluso cuando iba por delante. Los aragoneses desconectaron en los últimos minutos y Burgos castigó sin miramientos, cerrando el encuentro con un doloroso y preocupante 86-100.

Ficha técnica

Casademont Zaragoza 86: San Miguel (5), Ennis (21), Brussino (7), Benzing (20), Thompson (9) -cinco inicial- Barreiro (4), Seeley (10), Hlinason (10), García (-).

Hereda San Pablo Burgos 100: Renfroe (19), Benite (9), Rabaseda (4), Rivero (14), Kravic (16) -cinco inicial- McFadden (14), Salvó (6), Sakho (3), Cook (3), Horton (12).

Parciales: 21-21/24-27/23-23/18-29

Árbitros: Cortés, Zamorano, Rial. Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga Endesa, disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios