Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Estreno con derrota en la prórroga

El equipo aragonés forzó in extremis la prórroga gracias a un triplazo de Brussino pero cayó en el tiempo extra (91-86).

¿La mala noticia primero? La mala noticia es que el Casademont Zaragoza perdió este lunes (91-86) en su debut en la ACB en la pista del Iberostar Tenerife. ¿Y la buena? La buena noticia es que, pese a completar un partido irregular, por momentos errático, los aragoneses fueron capaces de forzar la prórroga ante un notable equipo como es el Iberostar de Txus Vidorreta y anduvieron cerca de conseguir remontar en los instantes finales. Brussino se inventó un triple imposible e igualó el partido a dos segundos del final, mandándolo a una prórroga en la que Tenerife jugó con más poso y templanza, como ya lo había hecho durante la mayoría de los 40 minutos anteriores. Porque el Casademont siempre fue a remolque: su inicio de partido fue más que desacertado, abusando sobremanera del lanzamiento exterior. Poco se apreciaba del juego coral del curso anterior o, sin ir más lejos, del de la presente pretemporada, en la que tan buenas señales había emitido el nuevo proyecto.

Los aragoneses lanzaron ocho triples en los primeros seis minutos, una cristalina carta de presentación de la nueva pizarra de Diego Ocampo. De hecho, las dos primeras canastas del Casademont esta temporada llegaron con sendos lanzamientos exteriores de Benzing y San Miguel.

No era muy distinta la propuesta del Tenerife, que contabilizó otros ocho triples –con tres aciertos– en los primeros siete minutos. Apostar descaradamente por el lanzamiento exterior es una tendencia lógica (vale más un triple que una canasta de dos) que nació hace unos años en la NBA de la mano de los Golden State Warrios de Stephen Curry y que cada curso está más instalada en el baloncesto español. Con Fisac, el Casademont fue un equipo contracultural, pero con Ocampo la tendencia apunta a ser distinta. Los primeros puntos sin lanzamiento triple los anotó Ennis, con un par de tiros libres y una buena penetración. Sin embargo, los fallos siguieron monopolizando el primer cuarto, que se cerró con un marcador final de 17-12.

Otro triple de Seeley abrió el segundo parcial, pero fue la única canasta del Casademont en los cuatro primeros minutos del cuarto. Los de Ocampo no encontraban la fluidez en la circulación del balón, con abuso del triple y lanzamientos sin ventajas en la pintura. Tampoco Tenerife anotaba con regularidad, pero le bastó con un poco de acierto de Shermadini para ampliar su renta hasta los once puntos (26-15), extendida después hasta los quince (35-20) con las canastas del genial Marcelinho Huertas y del propio Shermadini, los dos jugadores más diferenciales de los locales.

En el tercer cuarto cambió la cara del Casademont, mucho más intenso y activo en defensa y con más acierto en ataque. Seeley, Thompon y Hlinasson anotaron canastas importantes para meter a los aragoneses en el partido. El islandés dominó con mano de hierro la pintura, anotando nueve casi consecutivos. Seeley aportó templanza en el ataque y el partido se equilibró. El ataque era más pausado. Más cerebral. A pesar de la mejora de los zaragozanos, Tenerife se marchó con seis puntos de renta al último parcial (60-54), con un Fitipaldo especialmente inspirado (11 puntos en el tercer parcial para un total de 23).

Foto del partido Iberostar Tenerife-Casademont Zaragoza, de la Liga Endesa
Foto del partido Iberostar Tenerife-Casademont Zaragoza, de la Liga Endesa
acb Photo / E. Cobos

Cinco puntos seguidos de San Miguel acercaron al Casademont (71-64). Hlinason era su mejor socio, convertido en actor principal durante todo el segundo periodo. Un gran triple de Barreiro ubicó a los aragoneses a solo un punto (73-72) tras un imponente parcial de 2-11. Un tapón espectacular del propio Hlinason le dio la oportunidad al Casademont de atacar para ponerse, por fin, por delante en el marcador. Ennis se jugó un triple desde nueve metros y Shermadini anotó dos tiros libres ampliando hasta los tres puntos la renta tinerfeña (77-74). 

Quedaban siete segundos para forzar la prórroga y Brussino se inventó un triple imposible para igualar el partido (77-77). El último lanzamiento de Shermadini le hizo la corbata, saliéndose de dentro y el partido se marchó al tiempo extra. El Casademont llegó a ponerse incluso por delante (81-82), pero un decisivo parcial de 5-0 y dos pérdidas consecutivas de Ennis y Brussino terminaron por liquidar el encuentro. La puntilla la puso Dani Díez desde los tiros libres.

Ficha técnica (91-86)

Iberostar Tenerife (17+22+21+17+14). Fitipaldo (23), Salin (2), Doornekamp (16), Cavanaugh (3), Shermadini (17) –inicial-, Bogris (-), López (-), Sulejmanovic (2), Guerra (-), Huertas (17) y Díez (11)

Casademont Zaragoza 86 (12+17+25+23+9). San Miguel (11), Ennis (15), Benzing (6), Sulaimon (5), Thompson (2) –inicial-, Hinalson (14), Seeley (15), Barreiro (9), Brussino (7), Konaté (2) y Krejci (-).

Árbitros: Pérez Pérez, Caballero y Sánchez Mohedas. Señalaron técnica a Txus Vidorreta (min.24) y eliminaron por faltas a los visitantes Thompson (min.34), Hinalson (min.40) y Ennis (min. 45).

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la Liga Endesa, disputado en el pabellón de Deportes Santiago Martín, a puerta cerrada.

Etiquetas
Comentarios