Despliega el menú
Deportes

ciclismo

Démare vuelve a ganar en el Giro y el aragonés Samitier sigue con los mejores

El campeón francés ha sumado su segunda victoria en la ronda italiana mientras que el barbastrense entró entre los mejores y mantiene su 16ª plaza en la clasificación general, a 02:12 del líder Joao Almeida.

El campeón de Francia, Arnaud Démare (Groupama), es el rey del esprint del Giro y lo demostró ganando la sexta etapa
El campeón de Francia, Arnaud Démare (Groupama, de azul), es el rey del esprint del Giro y lo demostró ganando la sexta etapa
LUCA ZENNARO

El campeón de Francia, Arnaud Démare (Groupama), es el rey del esprint del Giro y lo demostró dando la segunda lección a sus rivales como ganador de la sexta etapa, entre Castrovillari y Matera, de 188 kilómetros, en la que el portugués Joao Almeida (Deceuninck Quick Step) retuvo la maglia rosa. También el aragonés Sergio Samitier resistió una jornada más entre los mejores y mantuvo su 16ª plaza en la clasificación general, a 02:12 del líder Joao Almeida.

Démare, de 29 años, aguantó junto a los principales velocistas los rigores de las subidas urbanas de Matera y se impuso con autoridad, como una estrella fugaz, con un tiempo de 4h.54.38, por delante del australiano Michael Matthews (Sunweb) y del italiano Fabio Felline (Astana).

Doblete para el ciclista galo, su tercera victoria en el Giro, en el que ya ganó una etapa en 2019, y la duodécima en una temporada bastante fértil para el ciclista de Beauvais, orgulloso de lucir el maillot tricolor y de ganarle además la partida a Peter Sagan por la camiseta ‘ciclamino’ por puntos. En la general no hubo alteraciones. Los favoritos estuvieron atentos ante un final complicado y no se produjeron despistes de bulto. El portugués Joao Almeida vive la vida en rosa, seguido por el español Pello Bilbao (Bahrain McLaren) a 43 segundos y por el holandés Wilko Kelderman (Sunweb) a 48.

La etapa salió de Castrovillari, la localidad más importante del Parque Nacional de Pollino, con prisa para 4 corredores que atacaron en el kilómetro cero. Nada más salir, dos cotas, en la primera ya habían abierto diferencia Whelan (EF Pro Cycling), Frapporti (Vini Zabu), Bais (Androni) y Zana (Bardiani), con licencia del pelotón para andar camino y soñar con imágenes de gloria.

Mientras el cuarteto rodaba a placer, con ventajas que llegaron a ser de 10 minutos, el Deceuninck asumió la responsabilidad de marcar el ritmo de persecución, dejando claro que la maglia rosa de Almeida no se regala. Este viernes, la séptima etapa llevará al pelotón desde Matera a Brindisi a través de 143 kilómetros. Será una nueva oportunidad para los velocistas, así que se puede volver a producir el duelo entre el francés Arnaud Demare y el eslovaco Peter Sagan, con Matthews como invitado de honor.

Etiquetas
Comentarios