Despliega el menú
Fiestas del Pilar

las mejores Fiestas del Pilar

La noria arrasó a orillas del Ebro con más de 100.000 pasajeros

La noria Mirador Princess atrajo tanto a los zaragozanos como a los turistas. Estuvo abierta desde mediados de septiembre de 2013 hasta enero. La espectacular atracción tenía un anillo de 65 metros y repitió en Macanaz.

En cualquier objeto o recinto circular encontraremos al número pi
La noria sobre el Ebro
Toni Galán

Javier Molina, empresario y feriante, y Javier Ramírez, técnico de producción del Ayuntamiento de Zaragoza, son dos históricos de las Fiestas del Pilar. Coinciden en que uno de los mejores años que se han vivido en Zaragoza fue la llegada de la noria a las orillas del río Ebro a mediados de septiembre de 2013. Arrasó con más de 100.000 pasajeros en un año que había estado marcado por la crisis económica y, en Zaragoza, por el atentado de un grupo anarquista que colocó una bomba casera en la basílica del Pilar el 2 de octubre, poco antes de las Fiestas. Ese año, los aragoneses hicieron suyo el eslogan: «Zaragoza no se toca».

El Ayuntamiento aceptó que la gran atracción, que hizo las delicias de pequeños y mayores, se quedara hasta enero. Un gran negocio que «interesó a la empresa y a la ciudad», rememora Javier Ramírez, mencionando al concejal Jerónimo Blasco, que negoció la instalación. En principio, iba a quedarse hasta el 27 de octubre, pero las miles de visitas condujeron a un acuerdo mayor hasta las Navidades. De hecho, el técnico de producción apunta que el éxito conseguido aquel otoño e invierno en Zaragoza llevó a estudiar un proyecto para dejarla fija en Macanaz, con una noria más alta (95 metros de altura), al lado del aparcamiento de los autobuses, aunque al final no se pudo fraguar. Aun así, los contactos con la empresa no se han detenido con el paso del tiempo y, después de las fechas de las ‘no fiestas’ del Pilar, volverán a hablar con el Ayuntamiento de Zaragoza.

La noria portátil «más alta de europa», de 65 metros.

El gerente de la Mirador Princess, Miguel Ángel Bañuls, un sevillano de 44 años, explicó aquel año a HERALDO que había decidido pasar de la atracción ferial «a la noria portátil más alta de Europa». Contó que había visto el modelo de Londres (el London Eye, situado a orillas del Támesis) y se puso a construirla durante dos años. Ese año, Zaragoza se convirtió en una de las ciudades donde más triunfó, junto a Pamplona, Córdoba, Málaga, San Sebastián y Sevilla, y otras del extranjero. Cuando acudió a instalarla aquel año, Miguel Ángel Bañuls contó que los pasajeros se enganchaban a la atracción porque permitía una vista panorámica de las ciudades y estaba convencido de que también sucedería en Zaragoza. «Cuando se corre la voz de que se ve toda la ciudad, sube más gente». Y así fue.

Javier Molina, que gestiona el parque ferial con su empresa Orfeinte desde hace doce años, explicó que aquella noria instalada en las Fiestas del Pilar al lado del club Helios era muy diferente a la de la feria por su capacidad (333 pasajeros en las 42 cabinas) y su rentabilidad, ya que necesitaba estar instalada más tiempo que las tres semanas de vida habitual en Valdespartera. Aun así, precisó que la primera vez que instalaron la noria Mirador Princess fue en el ferial en 2012 para darla a conocer en Zaragoza, aunque allí subió menos gente.

Una propuesta de un atraque flotante para un barco

Antes de instalarse, se barajaron dos emplazamientos: la ribera del Ebro o Macanaz. En 2013 se realizaron catas de los suelos y al final se optó por la cercanía del río, «por la vista del Ebro y de la basílica del Pilar» que ofrecía a los pasajeros. Javier Ramírez indica que al año siguiente, un informe de la Confederación Hidrográfica del Ebro condujo a que se instalara en Macanaz. Además, el gerente de la empresa Noria Mirador hizo pública su propuesta al Ayuntamiento de Zaragoza en este periódico de imitar el modelo de Londres, donde los barcos que surcan el Támesis pueden combinar su billete con el de la noria London Eye. «Haría falta algún atraque flotante o muelle en la ribera para que los pasajeros del barco pudieran subir a la noria», indicó Bañuls.

Etiquetas
Comentarios