Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Tres años de lunes al cierzo: "El número de participantes se mantiene pero somos personas de edad y algunos van fallando"

En 2018 se escucharon por primera vez los gritos de "gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden" en la plaza del Pilar de Zaragoza. 

Félix Martínez, María José Pérez y Gregorio Vidal en la concentración de los lunes al cierzo de esta semana.
Félix Martínez, María José Pérez y Gregorio Vidal en la concentración de los lunes al cierzo de esta semana.
HA

"Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden". Ese lema lo tenían claro en la primavera de 2018, cuando empezaron las movilizaciones, y tres años después lo siguen coreando. La plaza del Pilar de Zaragoza, al igual que otros enclaves del país, se ha convertido en la pista de batalla de estos ciudadanos. Su arma es el micrófono, que está abierto para todo el que quiera hablar. "Nosotros tenemos pensiones, pero nuestros hijos y nietos está por ver. Como no se mueva la gente joven lo tendrán más que negro", avisa Gregorio Vidal, uno de los que esta semana alzaron su voz en los porches del Ayuntamiento de Zaragoza para cobijarse de la lluvia en este encuentro organizado por la Coordinadora por la Defensa del Sistema Público de Pensiones.

"Buenos días, no al cierzo pero sí bajo la lluvia", comenzó el acto. "Venir aquí para mí significa una alerta, una consigna de alerta no solamente a los trabajadores que ya estamos jubilados, sino también una alerta para los jóvenes. Que piensen que sus jubilaciones, si es que las cobran, van a ser exiguas", sostiene Tomás Montes, que también tomó la palabra. Este zaragozano, jubilado de la Opel, hace un llamamiento a trabajar en conjunto: "Nosotros hemos hecho mucho y seguimos haciendo. No hicimos más que pelear, luchar, trabajar y levantar este país para que los jóvenes se beneficien de los derechos sociales que conquistamos". "Para mí es una reivindicación continua", apoya Gregorio Vidal.

Los lunes al cierzo, en esta ocasión bajo los porches del Ayuntamiento de Zaragoza.
Los lunes al cierzo, en esta ocasión bajo los porches del Ayuntamiento de Zaragoza.
HA

No titubean para llamar "buitres" a los políticos, no les tiemblan las manos al aplaudir sus proclamas. "Aquí estamos los mayores, ni las epidemias nos paran", se escucha también por el megáfono. Esa es la actitud que han seguido desde marzo de 2018, cuando comenzaron las protestas. "Vimos la necesidad de situarnos en un sitio para que se nos visibilizara y tener un centro de atención todos los lunes, por eso lo llamamos 'los lunes la cierzo'. Qué mejor que aquí que sopla el cierzo de esas maneras", rememora Félix Martínez, portavoz de la coordinadora. Con el micrófono en mano, hacen un repaso a la actualidad. Guardan un minuto de silencio por el fallecimiento de un trabajador en Fraga cuando revisaba un tren turístico, las amenazas a Iglesias, Grande-Marlaska y Gámez o la convocatoria del próximo 1 de mayo fueron algunas de los asuntos que se escucharon esta semana.

Antes, después y durante la concentración no faltaron los saludos, los guiños, los 'qué tal' y los 'cómo estás'. En las concentraciones no todo ha sido lucha, también ha surgido amistad entre ellos, tal y como coinciden varios de los jubilados que acude cada lunes. "No solo en Zaragoza, sino también en otras ciudades. La gente se está relacionando con las tres provincias. Hay una estrecha relación físicamente y también virtual con el resto del país", indica Vidal.

"La gente nos tiene en cuanta como referente de lucha"

"El número de participantes se mantiene, pero somos personas de edad y hay gente que va fallando", apuntaba José Ibáñez, uno de los fieles desde el comienzo. "La epidemia está siendo un factor importante y la gente tiene miedo, existe ese temor", considera María José Pérez, que se concentra desde el inicio. No obstante, a pesar de todos los inconvenientes son conscientes de su labor: "La gente nos tiene en cuenta como referente de lucha".

Los lunes al cierzo, en esta ocasión bajo los porches del Ayuntamiento de Zaragoza.
Los lunes al cierzo, en esta ocasión bajo los porches del Ayuntamiento de Zaragoza.
HA
"Gracias a que estamos en la pelea están mirando muy con lupa lo que hacen"

Cuando se les pregunta por sus triunfos unos apelan más a la unión forjada y otros a los logros sobre el papel. "Gracias a que estamos en la pelea están mirando muy con lupa lo que hacen", apunta Martínez. "Esto fue una explosión por el 0,25. Fue un clamor en toda España y no íbamos a ser menos. Aunque empezamos en Zaragoza unos poquitos, desde el principio fueron exitosas las convocatorias", recuerda María José Pérez. Esta pensionista también menciona “sus más y sus menos con los sindicatos mayoritarios”. "Que se nos visibilice, que estamos en solidaridad con otras ciudades donde también se hace", añade Antonio Corredor, un zaragozano que se jubiló hace una década.

El panorama general de los jubilados es lo que lleva a Corredor hasta la plaza del Pilar de la capital aragonesa: "Tanto en el asunto de las pensiones, como en la Sanidad". Además, sostiene que "con la pandemia los más perjudicados hemos sido los mayores, los que han fallecido y los que han estado ingresados en hospitales, consultas con los médicos…", enumera Corredor.

"No pienso retroceder un milímetro: primero por mis compañeros, segundo por mis hijos, tercero por mis nietos..."

"No pienso retroceder un milímetro: primero por mis compañeros, segundo por mis hijos, tercero por mis nietos... porque a la postre, mis hijos y mis nietos son la misma base social que hoy estamos pelando y que ayer peleamos a tope", aporta Montes. Cuando habla en pasado es porque asegura que comenzó la lucha con 17 años. Ahora tiene 73, o 37 como le gusta decir: "Aunque solo sea para que me quede más cuerda mentalmente".

Cuando en la concentración aparece una cara nueva sienten "satisfacción". "Esto es imparcial, se trata de una defensa de los derechos fundamentales. A la hora de defender las pensiones no hay políticos", añade Pérez, que apela al lema que repiten desde sus inicios.

"Esto hay que mantenerlo caliente y la juventud, si quiere, que se arrime"

"Esto hay que mantenerlo caliente y la juventud, si quiere, que se arrime", opina Antonio Corredor. Entre los concentrados animan a que se incorporen también parados. “Siempre somos unos pocos los que tiramos del carro y hace falta que haya una renovación, que haya gente con ganas de trabajar y defender", anima a la ciudadanía María José Pérez.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión