Despliega el menú
Economía

economía

Vuelven las protestas de los pensionistas en la plaza de Pilar ante un panorama "negro"

La Coordinadora por la defensa del sistema público de pensiones retoma las concentraciones semanales en Zaragoza este lunes, 1 de junio, tras el parón por el coronavirus.

Casi un centenar de jubilados de Zaragoza se concentran en la plaza del Pilar y otros tantos se manifiestan por el centro de la capital aragonesa hasta la Plaza de España en defensa del sistema público de pensiones
Una de las últimas concentraciones de pensionistas en Zaragoza antes de la declaración del estado de alarma.
Guillermo Mestre

Los pensionistas zaragozanos vuelven a sacar sus reivindicaciones a la calle desde este lunes, 1 de junio. La Coordinadora por la defensa del sistema público de pensiones tiene previsto retomar sus concentraciones de 'Los lunes al cierzo' en la plaza del Pilar de Zaragoza, después del parón que ha supuesto el confinamiento debido a la declaración del estado de alarma por la crisis sanitaria de la  covid-19. El colectivo, precisamente el de mayor riesgo de esta pandemia, considera que es el momento de volver a salir, con las medidas de prevención de contagios necesarias, porque  ven el futuro "negro".  

A las consecuencias sanitarias de la pandemia, con 27.000 fallecidos, de los que más del 80% eran mayores de 70 años, se unen ahora las económicas.  Carlos Genzor, portavoz de Coespe  en la plataforma de Aragón, es consciente de que siguen siendo un "grupo de riesgo" y reconoce que no saben cuánta gente acudirá a la movilización porque hay cierta "psicosis". De hecho, la factura de las pensiones de abril ha bajado por primera vez en la historia por el descenso en el número de pensionistas.

"El país se va a quedar tocado"

Sin embargo, considera que es necesario volver a sacar sus reivindicaciones a la calle porque "el futuro lo vemos un poco negro". La crisis económica que auguran "nos tememos que la acaben pagando los que siempre acaban pagando" y que afecten a las pensiones. "El país se va a quedar tocado", afirma. Se mantiene el lema de 'Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden'. 

Ismael Ibáñez, otro miembro de la coordinadora zaragozana, reconoce que antes de que se declarara el estado de alarma "estaba muy optimista" pero cree que ahora "cuando se suavice todo, a los primeros que nos van a tocar va a ser a los pensionistas". Recuerda que con sus pensiones muchos tuvieron que mantener a hijos en el paro y a nietos en la crisis anterior. "Ahora mucha gente que está con los ERTE ya no volverá al trabajo y otros, ya veremos en qué condiciones", lamenta. 

En su caso, estará entre los que no puedan retomar todavía las protestas precisamente por el coronavirus. Él lo pasó de forma leve con unos días de fiebre y dolores musculares, su hijo también, pero su mujer estuvo ingresada unos días y su hija sigue todavía en el hospital porque tuvo complicaciones. "Hasta que no haya una vacuna esto no termina", confiesa.

Las reivindicaciones se mantienen igual que antes de decretarse el estado de alarma, pero no saben cuál será la actitud del Gobierno ante sus peticiones. "Suponemos que habrá más dificultad para algunas", como lograr que las pensiones mínimas lleguen a los 1.084 euros. "La defensa del sistema público es vital, hay que recoger las pensiones como un derecho constitucional, no aplicar el factor de sostenibilidad y conseguir la jubilación anticipada sin penalizar con 40 cotizados o más y a los 65 años", enumera Giner.

Y añaden la "indignación" por el panorama que ha destapado la crisis sanitaria en algunas residencias de ancianos. "Esta clase de crisis pone de relieve los fallos que había. Las residencias son un punto flaco que teníamos y tenemos, pocas y mal asistidas", denuncia Giner.

Por ello, este lunes, se retoma la convocatoria a las 12.00 a la fuente de Goya de la plaza del Pilar. "Es comprensible que la gente tenga miedo y dudas sobre si asisten, pero hay que empezar a volver a la normalidad".

Etiquetas
Comentarios