Despliega el menú
Zaragoza

Gastronomía

zaragoza

Veladores y un ‘foodtruck’, a las puertas del Mercado Central de Zaragoza

Los espacios gastronómicos de la lonja centenaria han reabierto esta mañana, aunque dando servicio únicamente a una veintena de mesas desplegadas en la calle de César Augusto. A lo largo de la semana que viene retornarán a la actividad los cuatro puestos interiores.

La furgoneta de comida que se ha instalado en un lateral del mercado.
La furgoneta de comida que se ha instalado en un lateral del mercado.
Heraldo

No está siendo un estreno sencillo. A la desapacible y ventosa mañana se le ha sumado el tener que estar con la mascarilla, desinfectando todo constantemente, el ruido de las furgonetas de carga y descarga… Contra viento y marea, los cuatro espacios gastronómicos del Mercado Central están ultimando su regreso en el interior de la lonja y, para ir abriendo boca, hoy han sacado ya sus veladores a la calle de César Augusto. La novedad la ha protagonizado un ‘foodtruck’ en el que se cocina sushi y otras exóticas recetas, que por la mañana estaba a medio gas pero que prestará servicio ya esta tarde.

“Madre mía, ¡sí que han puesto veladores aquí fuera!”, decía ayer María Ángeles Mur, ávida por tomarse un café antes de entrar al mercado a hacer la compra. Dos hileras mesas negras cada cual con cuatro sillas se disponen en la calle de César Augusto, junto a la conocida y discutida estructura de arcos metálicos y de hormigón. Son veinte las mesas que se han desplegado desde casi lo que era el antiguo Sepu hasta el cruce con la calle Olmo, donde toman el relevo las terrazas de dos locales clásicos de la zona: el bar Aurora y el Café Central, ubicados a la altura del número 98. La expansión de más veladores está prevista, pero aún está pendiente del visto bueno de los informes de Servicios Públicos y Policía Local, así como de un recurso de revisión contra sus licencias presentado por la Plataforma de Afectados por el Ocio Nocturno.

Lo que más llama la atención, de momento, es la furgoneta de la delicias asiáticas en la que, según explican, permitirá “pedir directamente con el móvil a la ‘foodtruck’ y esperar en la mesa la comanda. Además hay instalada una cámara donde se podrá ver cómo se cocina cada plato”, explican los responsables.

“Hacemos un esfuerzo por importar algunas de las recetas tradicionales de la cocina nipona como niguiris, gyozas o hosomakis”, añaden, si bien “el poke hawaiano o el ceviche de salmón y mango” también forman parte de su oferta. “Tenemos otro plato estrella -continúan-. Lo llamamos el ‘Señor Cangrejo’ y se trata de este crustáceo maridado con salsa picante y arroz jazmín”. A pesar de lo exótico de las propuestas, los cocineros de Rombo Zentral aseguran que apuestan por “incluir los productos de la despensa del propio mercado”.

“A mí lo que me entra para desayunar es un mini o un croasán. Algo más sencillo, nada de cocina creativa”, bromeaba Vicente Ramo, que se había acercado nostálgico a ver el edificio de la ya cerrada Casa Gavín. “También tenemos tostadas de aceite y tomate, croasanes, sándwiches...”, le explicaban, al tiempo que tomaba asiento. Hoy hubiera venido bien una mantita o una terraza acristalada, idea que en su día acarició el concesionario pero que debería autorizar la comisión de Patrimonio de la DGA

MERCADO CENTRAL DE ZARAGOZA / CORONAVIRUS / 28/03/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
En primer término, uno de los puestos gastronómicos, todavía cerrados.
Oliver Duch | O. Duch

El hecho de que los puestos gastronómicos del Mercado Central salgan a la calle es casi obligado por motivo de la crisis sanitaria, pues aún no se puede hacer uso de las barras y en el corazón de la lonja es difícil desplegar las mesas altas de antaño respetando las distancias de seguridad. En el mercado de Lanuza (y de Félix Navarro) se continúa controlando el aforo (hay recuentos en todas las entradas) y obligando al uso de mascarillas así como a desinfectarse las manos antes de entrar.

Lo que no era tan previsible es que estos rincones gastronómico apuesten por “las delicias asiáticas”, en un intento de “aportar nuevas ideas, seguir dinamizando el entorno y apoyar la magnífica labor de los minoristas”, explican desde Rombo Zentral, donde informan que el servicio de terraza se ofrecerá desde las nueve de la mañana. Tras casi tres meses cerrados y después del buen arranque que tuvieron allá por el mes de febrero, los cuatro espacios están ansiosos por levantar la persiana. Parece que será Mambo el que regrese como avanzadilla el martes que viene, para que luego sigan su senda progresivamente Mueso, Matiné y Mixtura, que así se llaman los puestos interiores. Los responsables de estos bares cuentan que, para respetar todas las precaucione sanitarias, se echará mano de códigos QR para conocer a carta e, incluso, han desarrollado un sistema de higienización de mesas y sillas por nebulización.

Etiquetas
Comentarios