Despliega el menú
Zaragoza

Un atún de 285 kilos recala en el Mercado Central de Zaragoza

Este ejemplar ha sido pescado en Barbate, Cádiz, y se vende este jueves en esta lonja de la capital aragonesa.

Todavía quedaban unos minutos para que el reloj diese la 7.00. Poca frecuencia de tranvía en el centro Zaragoza, el sol tímido comenzaba a secar los charcos del suelo y la vida en el Mercado Central se desperezaba, que no los detallistas, en pie desde la madrugada para acudir a Mercazaragoza. A las puertas de esta lonja zaragozana aguardaba una nevera de porexpan de la que asomaba una gran cola. Era la de un atún rojo de 285 kilos y 2,78 metros de longitud.

Allí, frente a las murallas romanas han comenzado los primeros 'selfies' -como si de farándula se tratase- y una vez en el interior del mercado ha continuado la expectación. Tras las maniobras para entrar en el montacargas le esperaba una cama de hielo en el puesto de los hermanos López y decenas de detallistas se han acercado para comprobar que las habladurías que circulaban por la lonja zaragozana eran ciertas. De hecho, más de uno ha regresado a 1975 al ver al atún, porque le ha venido a la memoria la película 'Tiburón'.

Este ejemplar ha sido pescado en Barbate, Cádiz, y se vende este jueves en esta lonja de la capital aragonesa.

"¿Pero estos mostradores nuevos van a aguantar semejante peso?", les preguntaban a los hermanos José Luis y Ana Belén, los pescaderos. Todos coincidían que desde que se inauguró el nuevo Mercado Central es la primera vez que entra un animal de tal tamaño. No ha sido labor fácil sacarlo de la nevera -que bien parecía un ataúd- y ponerlo en el expositor.

"Para todos los maños, desde la almadraba de Peteca Chico de Barbate", dijo Paiki antes de mandar el voluminoso ejemplar a la capital aragonesa. Este atún fue capturado por la milenaria técnica y ha recorrido más de 990 kilómetros hasta llegar a manos de José Luis, responsable de pescado fresco de Distribuciones Rodrigo, que le esperaba con los cuchillos afilados para la ocasión.

Antes de empezar a cortarlo ya tenían de 60 a 70 kilos reservados para clientes, aquellos que se han enterado del boca a boca. "Una parte será para amigos de Teruel y otra para Villanúa", recordaba López. Este pescadero de larga tradición familiar lo tiene claro: "No ha entrado un animal así en todos los más de 100 años del Mercado Central". Él hacía referencia a la calidad, porque en cuanto envergadura sí: hace unos años hasta este puesto llegó un atún que superó los 300 kilos. Todavía está en la retina y en el recorte de HERALDO que conservan con mimo. "Ese fue el primero que vino a Zaragoza de ese tamaño. Unos días antes tuvimos otro de 140 kilos y creó tanta expectación que no dudé en pedirles uno más grande a mis amigos de Conil", relata este detallista del Mercado Central.

Hace unas semanas llegó a este puesto de José Luis y Ana Belén otro atún, en esa ocasión fueron 80 kilos, y cuando todavía estaban en el provisional tuvo a la venta un rape de 50 kilos. "Nos gusta traer pescados grandes cuando nos ofrecen en la lonja, para hacer la competencia al programa de televisión 'Monstruos de río", señalaron en esa ocasión. Este jueves han vuelto a desafiar al programa de televisión y a la resistencia del nuevo mostrador.

Etiquetas
Comentarios