Aragón
Suscríbete

"La Z-30 está construida sobre el Barranco de la Muerte. Pudo haber sido una tragedia"

Un geólogo y un histórico del movimiento vecinal explican lo sucedido en los barrios de Parque Venecia y Torrero tras la intensa tormenta de este jueves.

Un conductor sobre un coche arrastrado por el agua en medio del Tercer Cinturón de Zaragoza
Un conductor sobre un coche arrastrado por el agua en medio del Tercer Cinturón o Z-30 de Zaragoza, el pasado jueves
Heraldo.es

Zaragoza sigue en 'shock'. Y en especial, los vecinos de Parque Venecia, Torrero y La Paz. La tormenta que descargó sobre la capital aragonesa fue tan intensa que algunas calles se convirtieron en ríos. En la Z-30, también conocida como Tercer Cinturón de la ciudad, a la altura de la avenida de la Policía Local y la avenida Tizano se vivieron momentos especialmente angustiosos. En poco menos de una hora, la fuerte tromba de agua llegó a descargar hasta 54,2 litros por metro cuadrado en algunos puntos de la capital.

Los vecinos del barrio explican que "no es raro" que las calles se encharquen si hay una "tormenta fuerte", sin embargo, lo vivido este jueves no es algo habitual. "La realidad es que la Z-30 está construida sobre el Barranco de la Muerte. Nosotros hace años nos impusimos a la idea de que el trazado de la circunvalación pasase por ahí", explica un histórico del movimiento vecinal de Torrero, Chema Gregorio, que asegura que "se ha menospreciado el potencial hídrico del barranco". 

"El barranco suele estar seco y solo baja agua una vez cada 20 o 30 años"

El agua, apostilla, "bajó por donde siempre lo ha hecho históricamente". "Los humanos no pueden cambiar la fuerza de la naturaleza", defiende el zaragozano. Con la magnitud de lo sucedido, Gregorio incide en que es una suerte que no haya víctimas ni heridos". "Podría haber sido una tragedia gorda", insiste.

Chema recuerda que sucedió algo similar -aunque no tan grave- hace veinte años "cuando estaban haciendo el cuartel de la Policía Local". "Se inundó todo. Por entonces, no se habían construido todos los edificios que hay ahora en Parque Venecia", dice. Hace 50 años, relata, "las lluvias también provocaron una riada que llegó a romper las ventanas y persianas de los edificio que había por la zona".

El Barranco de la Muerte, añade el geólogo Jesús Fernández -vecino también del barrio, "ya ha dado algún susto". "Cada x años, 20, 30 o 50 tenemos un susto. Es un fenómeno natural", especifica. La cuenca del Barranco de la Muerte, argumenta, es muy abierta y amplia. 

"El barranco suele estar seco y solo baja agua una vez cada 20 o 30 años. Eso sí, cuando lleva agua, lleva mucha. En su momento, cuando se construyó la Z-30, no se valoró una salida artificial ni el importante caudal que podría  llevar el barranco", dice Fernández.

Ahora, señala el geólogo, "será necesaria alguna actuación para evitar que vuelva a suceder algo así". "Riesgo existe de que vuelva a pasar porque ya lo hemos visto", reconoce. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión