Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

educación

La segunda vuelta al cole en la pandemia genera a los padres menos temor por los contagios

Las familias confían en que la experiencia y la vacunación permitan cierta normalidad. Al consejero no le preocupa "excesivamente" que el 6% del personal esté sin inmunizar.

Primer día de clase en el colegio Pirineos-Pyrenees de Huesca.
Primer día de clase en el colegio Pirineos-Pyrenees de Huesca.
Verónica Lacasa

A sus 9 años, Noa Navarro salía este miércoles del colegio Joaquín Costa de Zaragoza contentísima porque en el patio había podido jugar "con los niños de las dos clases y no solo con los de la mía, como el curso pasado". "Por eso he podido estar con mis amigas, que es lo que quería, y que van a la otra", les explicaba a sus padres. Es solo un detalle de la flexibilización de los protocolos covid en los centros que ha sido posible gracias a la experiencia acumulada y a la vacunación de gran parte de la comunidad educativa.

El optimismo se respiraba entre los padres sin dejar de lado el respeto que se merece la covid. Regresaron los despertadores, las mochilas, el material escolar (mínimo estos primeros días), pero también las mascarillas a partir de los 6 años, los geles, los circuitos, las entradas y salidas escalonadas, la distancia de seguridad...

"El curso pasado solo hubo contagios puntuales y este, con la experiencia y la vacunación tiene que ir por lo menos igual de bien o mejor", apuntó David Navarro, padre de Noa. Una opinión con la que coincidió Estefanía Aineto. El curso pasado decidió no llevar a Julieta de 3 años a la guardería, pero este está "mucho más tranquila". "Los colegios no fueron uno de los focos de transmisión y el alto índice de vacunación también ayuda a tener confianza", aseguró.

Para el director del colegio de Primaria con más alumnos de la capital turolense –El Ensanche, con 450 escolares–, Manuel Catalán, se empieza a ver "la luz al final del túnel". Se mantendrán, no obstante, las cautelas como la ventilación cruzada de las aulas, el uso de mascarillas y geles, la intensificación de la limpieza y el corte de trafico de las calles de acceso a las horas de entrada y salida para evitar las aglomeraciones. La nueva organización de los espacios de recreo favorecerá una mayor "socialización" de los niños, al poder jugar con grupos más grandes, aunque se mantendrán horarios separados para primaria e infantil y espacios determinados para cada ciclo.

El consejero de Educación, Felipe Faci, lo definió como un curso "de transición a la normalidad". En relación a que el 6% del personal de los centros esté sin vacunar, bien por razones médicas o porque rechazan el pinchazo, opinó que se trata de un porcentaje "insignificante" que no debe preocupar "excesivamente". Destacó que la educación tiene "uno de los porcentajes más altos" de inmunización de los sectores sociales.

Algunos frentes abiertos

La ausencia de incidentes importantes, más allá de las protestas en cinco centros zaragozanos por la falta de infraestructuras educativas y los nervios y confusiones habituales, fue la tónica dominante. Pero también quedó de manifiesto que Educación tiene algunos frentes abiertos. En Huesca ha eliminado 15 desdobles entre todos los centros públicos, algunos de los cuales han tenido que habilitar espacios extra en aulas polivalentes o de psicomotricidad tras haberse disparado la demanda de los comedores.

En el Pedro J. Rubio se han quedado sin los cuatro desdobles que tenían el curso anterior en 3º, 4º, 5º y 6º de primaria y vuelven a tener tres aulas por curso. Han perdido tres unidades en el Juan XXIII -cuya amypa se ha movilizado para mantenerlas- y en San Vicente; dos en el Alcoraz, donde afirman que mantener la distancia de 1,2 metros con los 26 alumnos de 6º es "impensable"; y una en el Sancho Ramírez y en El Parque. Los directores de los colegios públicos están pendientes de una respuesta a la carta que enviaron en junio al Ayuntamiento solicitando que se mantuviera el refuerzo de limpieza matinal.

En representación de la escuela concertada, Ángel Morán, secretario general de FSIE en Huesca, criticó la tardanza en la llegada de apoyos para alumnos con necesidades especiales (acneaes), algunos de los cuales ya tenían reconocidos estos refuerzos en otros centros públicos.  

Testimonios

- Raquel Velasco, madre de Angelo (5 años) y Giula (10 meses)

«El colegio es un lugar seguro porque los niños cumplen las pautas que les marcan y lo traigo tranquila. Más me preocupa lo que podamos hacer los adultos en reuniones y fiestas»
Raquel con sus hijos en Zaragoza.
Raquel con sus hijos en Zaragoza.
Toni Galán

- Miriam Álvarez, madre de Emma (4 años)

«Estamos ilusionados con el inicio del curso y confiados en que, al menos, resulte igual que el anterior, que fue mejor de lo que pensabamos. Mi hija vuelve al colegio con muchas ganas»
Miriam, con su hija Emma, en Teruel.
Miriam, con su hija Emma, en Teruel.
Antonio Garcia/Bykofoto

- Estefanía Aineto, madre de julieta (3 años)

Estefanía y Julieta, en Zaragoza.
Estefanía y Julieta, en Zaragoza.
Toni Galán
"El curso pasado no la llevé a la guardería por la pandemia. Este me suscita algo de incertidumbre, pero hay un alto nivel de vacunación y las escuelas no fueron un foco de propagación"

- Mohamed Elakali, padre de Sara (3 años)

Mohamed, con su hija Sara, en Teruel.
Mohamed, con su hija Sara, en Teruel.
Antonio Garcia/Bykofoto
«Estamos tranquilos con la vuelta al colegio. Hay que aprender a convivir con la covid-19. El año pasado cerraron varias clases por contagios, pero fue bastante bien»

- David Navarro padre de noa (9 años) y Ela (6 años)

David Navarro y familia en Zaragoza.
David Navarro y familia en Zaragoza.
Toni Galán
"El curso pasado solo hubo contagios puntuales y este, con la experiencia y la vacuna, tiene que ir igual de bien o mejor. Está contenta porque ha podido jugar en el patio con todos los compañeros de su edad"
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión