Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Unos 1.900 menores de 14 años se infectan en el mes previo al inicio del curso

Los expertos inciden en los riesgos de la variante delta y animan a que los mayores de 12 acudan a vacunarse.

Varios niños, el año pasado durante la primera jornada del curso escolar en un colegio de Zaragoza.
Varios niños, el año pasado durante la primera jornada del curso escolar en un colegio de Zaragoza.
Toni Galan

La campaña de vacunación, la variante delta y la incidencia de la covid entre los pequeños marcará el inició del próximo curso escolar, que empieza en solo tres días. Y lo hace con unos 1.900 menores de 14 años contagiados durante el pasado mes. Son cifras superiores a las registradas el año pasado, cuando durante todo agosto hubo alrededor de 1.500 positivos en esta franja de edad. "Partimos de una incidencia más alta en estas edades", recuerda Nacho de Blas, epidemiólogo veterinario de la Universidad de Zaragoza. A principios de septiembre de 2020 había 108 casos por 100.000 habitantes y ahora se rozan los 136. "Todos los grupos están bajando, pero entre los niños el descenso es más lento", incide.

Resulta más afectado, principalmente, por tratarse del único colectivo que ahora no puede ser inoculado –en concreto por debajo de los 12 años–. "En la vuelta al colegio hay que diferenciar entre la situación de los alumnos de ESO y bachillerato, donde la campaña de inmunización está funcionado bien; y los de infantil y primaria", puntualiza. En este sentido, recalca que, al llegar recién vacunados, los jóvenes cuentan con elevadas tasas de anticuerpos y, por lo tanto, los riesgos se reducen.

Entre los niños, el escenario será diferente y, por ello, hace especial hincapié en la vacunación de los profesores, a los que se inoculó a principios de marzo y cuya efectividad podría verse reducida en los próximos meses –en clara referencia a la dosis de refuerzo que todavía no se ha descartado de cara al otoño o invierno–.

En todo caso, valora positivamente que la mascarilla, incluso en el exterior, siga siendo obligatoria. También considera primordial la ventilación, aunque en este sentido, lamenta que el Departamento de Educación no haya hecho "énfasis" en incluir medidas como los filtros de aire o los medidores de CO2. Considera que hubiera sido recomendable hacer algún estudio sobre la "capacidad de ventilación de los colegios".

Para la secretaria de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas y miembro del grupo de trabajo que elabora la Estrategia de Vacunación del Ministerio de Sanidad, Inmaculada Cuesta, la obligación de usar mascarilla y de mantener las ventanas abiertas es "fundamental" para "evitar la propagación del virus y que se produzcan casos de gravedad". "El tercer pilar necesario para un curso seguro es la vacunación", apunta. Por ello, anima a los mayores de 12 años a que se vacunen y también a sus familiares, para conseguir la tasa de inmunidad más elevada posible. "La vuelta a la escuela es fundamental para el desarrollo del niño, pero hay que hacerla con prudencia", enfatiza.

En este sentido, tanto Cuesta como De Blas reconocen que era el momento de recuperar la presencialidad total. "La semipresencialidad no era lo más operativo desde el punto de vista educativo", reconoce el epidemiólogo, quien también ve recomendable que se vuelvan a utilizar materiales compartidos y se recupere el uso de espacios como bibliotecas, laboratorios o similares.

Para él, el mayor problema se producirá en el acceso a las aulas, "cuando hay un volumen importante de alumnos por los pasillos". Lo mismo ocurrirá en el transporte escolar y el comedor. El Departamento de Educación mantendrá buena parte del protocolo para este año, permitiendo que los alumnos del mismo grupo estable de convivencia coman juntos y, a una distancia de metro y medio, pueda hacer lo propio otro grupo burbuja.

En estos casos, cuando los menores de 12 años, sin vacunar, se quitan la mascarilla para comer, cobra especial importancia la variante delta, que es "más contagiosa". "Y según unos recientes estudios, de 0 a 3 años –la mayoría todavía no están en los colegios– la variante delta se comporta con mayor transmisibilidad", puntualiza, aunque reconoce que aún es pronto para determinar estas cuestiones.

Por todo ello, explica Jesús Gómez Gardeñes, profesor titular en el Departamento de Física de la Universidad de Zaragoza, es fundamental que desde ahora se recupere el "ritmo de vacunación previo al periodo estival" para incrementar el número de jóvenes inmunizados. "Y hay que ser muy escrupulosos con las medidas de ventilación y el uso de la mascarilla, especialmente, en interiores", apunta.

Vacunación de menores

El siguiente paso será la inoculación de los menores de 12 años. Sin embargo, para ello todavía faltan ensayos clínicos y el visto bueno de las autoridades sanitarias. De Blas no cree que este momento vaya a llegar pronto, ya que "los beneficios deben de superar los riesgos en un colectivo en el que prácticamente no hay complicaciones derivadas de la covid"

A este respecto, recuerda que actualmente los estudios se centran en dos tramos de edad: de 5 a 11 años y de 6 meses a 4 años. Pfizer espera tener datos del primero para dentro de un mes y entonces podría solicitar que se autorice su uso. Finalmente, las autoridades sanitarias deberían evaluar si efectivamente es recomendable. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión