Despliega el menú
Aragón
#YoComproEnAragón

comercio

El comercio de Zaragoza tras el confinamiento: "No te queda más remedio que tirar para adelante, pero es duro"

Las tiendas zaragozanas han recibido con comprensión pero también preocupación el anuncio de las nuevas restricciones tras el cierre perimetral de las tres capitales aragonesas que se inicia este jueves.

Tienda de Urbanvicart en Zaragoza.
Arturo Borraz y Víctor Plou, en su tienda Urban Vicart en Zaragoza.
Oliver Duch

"No te queda más remedio que tirar para adelante, pero es duro", confiesan Arturo Borraz y Víctor Plou, detrás del mostrador de su tienda de marcas de moda de señora en el centro de Zaragoza, tras anunciarse este miércoles el confinamiento perimetral de la capital aragonesa para controlar la pandemia de covid. Aseguran que pese a todo son optimistas y van a lanzar la colección de bolsos que tenían prevista "con la misma ilusión". En Urban Vicart ya lucen las prendas de la temporada otoño-invierno y están pedidas las de primavera-verano 2021 porque trabajan con un año de antelación. Las nuevas restricciones llegan en un momento en el que las ventas ya se han resentido por la pandemia y mientras se mantienen los gastos. "El alquiler nos lo pasan todos los meses y el día 20 nos cobraron los impuestos", apunta Borraz.

Se muestran indignados porque les vuelvan a exigir más esfuerzos al comercio y la hostelería, de la que dependen en buena medida porque afirman que la gente deja de renovar el armario si no sale. Están de acuerdo en que no haya habido Fiestas del Pilar, aunque para ellos haya supuesto perder las primeras ventas de la temporada porque "la gente siempre estrena algo en Pilares". Sin embargo, creen que está demostrado que no son los sectores que generan más contagios y consideran que con las nuevas limitaciones "van a promover que la gente se junte más en casa y va a haber más rebrotes".

A la espera de Navidad

"Seguiremos luchando, sacaremos las colecciones en enero y en Navidades decoraremos con el máximo colorido para dar optimismo", concluye Plou, que no pierde el ánimo.  Sus clientas no les han fallado este tiempo, asegura. El mismo espíritu que mantiene en Instagram y tuvo durante el confinamiento en el que diseñaron equipos de protección individual contra el virus. Y hasta se han propuesto comer todos los días en los bares de la zona para colaborar con otro sector castigado.

"Cada vez sea agota el oxígeno de todas las tiendas", alerta otro comerciante del centro que prefiere no dar su nombre. "No estamos teniendo ningún tipo de ayudas" y lamenta que muchos caseros "quieran cobrar lo mismo y les dé igual que el aforo esté limitado y estemos perdiendo dinero todas las semanas". Una situación "insostenible" que hace que sea un problema hasta tener a los empleados en ERTE ahora que se han reducido las exenciones a las cotizaciones con la última prórroga de estos instrumentos.

Sin embargo, algunos compradores creen que puede tener un efecto positivo en el consumo. "Como no puedes salir de Zaragoza, sales a comprar en Zaragoza", asegura Elvira y Aitana, madre e hija que buscaban unas gafas de sol en una tienda cercana al paseo de la Independencia. Reconocen que salen menos de compras que antes de la pandemia y que han empezado a comprar en internet. "Este año casi todo mi consumo es por internet", reconoce la hija. "A mí me gusta más ver y tocar en una tienda", confiesa Elvira, que está deseando volver a la normalidad para "disfrutar de salir de compras y a tomar algo con mis hijos". 

La dependienta que les atiende confiesa que llevan dos semanas "muy flojas" y espera que se pasen estas semanas de confinamiento y se consiga llegar con menos restricciones a Navidad. "No habrá fiestas, pero la gente se regalará algo", cree.

"El miedo se hace patente por parte de la ciudadanía. Puede enquistarse y hacerse endémico, lo que cambiaría los hábitos del consumidor"

Desde la asociación que agrupa a los comercios zaragozanos consideran las nuevas restricciones "malas noticias" para un sector que arrastra la caída del consumo desde el inicio de la crisis sanitaria. Creen que va a incrementarse, aún más, la desconfianza del consumidor por el confinamiento perimetral. "El miedo se hace patente por parte de la ciudadanía. Puede enquistarse y hacerse endémico, lo que cambiaría los hábitos del consumidor", cree José Antonio Pueyo, presidente de ECOS, la Federación de comercio y servicios de Zaragoza.

El confinamiento trae desde este jueves para el comercio "menos movilidad, menores posibilidades de venta en los establecimientos, se reduce el número de peatones, las necesidades de equipamiento para cumplir con nuestros compromisos sociales se reducen o directamente desaparecen", enumera como aspectos más negativos.

A los comercios la nueva restricción les coge cambiando a la temporada otoño invierno, pero que temen se quede en las perchas de las tiendas porque muchos consumidores no compren "por la poca necesidad de salir de sus domicilios".

Perdido el puente de Todos los Santos

Entre los sectores más afectados, desde ECOS se apunta al de los floristas, muy importante en dicha federación, aseguran, que "no vendió en las fiestas del Pilar pero tampoco van a poder efectuar ventas en el puente de todos los Santos". Pueyo lamenta que "se ha privado de disfrutar de un puente de todos los Santos a muchas personas que acudirían a nuestros establecimientos de turismo rural y a nuestra Comunidad Autónoma".

El confinamiento en los hogares puede animar las ventas en otros establecimientos como ocurrió en marzo. "Al estar más tiempo en casa van a crecer los equipamientos del hogar (en estos momentos los congeladores por ejemplo están agotados) y la alimentación va a crecer en ventas, porque se va a evadir el gasto de la hostelería hacia los domicilios particulares", considera Pueyo.

"Algunos autónomos que pidieron préstamos ICO se van a ver muy apurados para poderlos pagar"

Pueyo recuerda que "la hostelería y resto de ocio lo están pasando francamente mal" junto con el sector de equipamiento personal. Pese a la necesidad de rebajar la carga de los alquileres, creen que "no nos parece de recibo que en Cataluña por imperativo legal reduzcan las rentas de alquiler a los propietarios de locales".

"Estas medidas son necesarias pero vamos tarde y hay que ponerse a trabajar para ayudar a comerciantes y hosteleros", ha pedido Mayte Mazuelas, presidenta de la organización de autónomos ATA Aragón.  Augura un balance negativo entre las altas y bajas de autónomos este mes en el régimen especial de autónomos porque "esto es más largo de lo que decían y algunos autónomos que pidieron préstamos ICO se van a ver muy apurados para poderlos pagar". A ello une que "vemos que empieza a haber morosidad en la Administración y en las empresas y hará que muchos autónomos tendrán que cerrar".

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.  

Etiquetas
Comentarios