Despliega el menú
Aragón

La hostelería de Aragón critica el enésimo "jarro de agua fría" y teme nuevas restricciones

El sector reclama ayudas directas y ventajas fiscales para afrontar la caída de la facturación tras la clausura de las barras y el adelanto de la hora de cierre.

La hamburguesería Le Petit Comité, en el centro de Zaragoza, cierra su barra tras las restricciones aprobadas por la DGA
La hamburguesería Le Petit Comité, en el centro de Zaragoza, cierra su barra tras las restricciones aprobadas por la DGA
Guillermo Mestre

El servicio en barra vuelve a estar prohibido. Y esta vez, en todo Aragón. Las nuevas restricciones del Ejecutivo autonómico dejaron este lunes a los cafés, bares y restaurantes de la Comunidad al 50% en terrazas e interiores, un nuevo "jarro de agua fría" que podría dejar al sector en una situación aún más delicada. Tener que cerrar a las 23.00, unido al hecho de que en las mesas no podrá haber más de seis personas, obligará a suprimir turnos y, aseguran los hosteleros, afectará directamente a la caja.

Para los consultados, el anuncio es todo un ‘deja vu’, ya que Zaragoza retrocedió hace apenas semana y media a la fase 2 por las ‘no fiestas’ del Pilar y la llamada nueva normalidad solo ha durado unos días. Todas las miradas, no obstante, están puestas ahora en la próxima semana, ya que si la ciudad pasase al nivel 3 de alerta, con cierres a las 22.00, un aforo máximo del 50% en terrazas e interiores ‘clausurados’, muchos negocios optarían directamente por bajar la persiana.

"De momento vamos a seguir abiertos, pero analizaremos cómo evoluciona la situación", indicó este lunes Roberto Ramos, responsable de Le Petit Comité, una céntrica hamburguesería de Zaragoza. "Cuantas menos mesas, menos facturación", advirtió este joven hostelero, que lamentó el "miedo" que generan estas restricciones. Además, lamentó la clausura de la barra. "Damos cafés desde las 8.00, lo vamos a notar mucho".

Donde no hay novedades es en el ocio nocturno, que sigue prohibido. Para la Federación de Empresarios de Hostelería (Horeca), el balance es "agridulce", ya que el panorama es mejor que el anunciado el pasado viernes, pero muchos negocios "no resultan rentables con estos porcentajes". "A estas restricciones se suma ahora el horario, mucho más acotado. Muchos establecimientos dan ya por perdido el servicio de cenas", apuntaron desde la Federación.

La parte positiva está en que el Ejecutivo autonómico no contempla el cierre de bares planteado en Cataluña ni el toque de queda del Gobierno francés. La propia consejera de Sanidad, Sira Repollés, aseguró que "no se creen necesarias medidas extremas por parte del Estado", descartando una intervención única por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Los empresarios instaron este lunes  a los ciudadanos a adelantar sus cenas en la medida de lo posible, ya que, en adelante, no se podrán servir a las 22.00 o a las 22.30 como venía ocurriendo hasta ahora.

Uno de los subsectores especialmente afectado por este nivel 2 de alerta será el de los banquetes, que verá restringida su actividad "en niveles máximos". "Todavía quedan reuniones por celebrarse y la mayoría de ellas van a tener que anularse por las restricciones", señalaron desde Horeca.

Para la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza, las nuevas limitaciones de aforo representan el enésimo "jarro de agua fría". "Constituyen una dinámica que se está repitiendo, lamentablemente, con excesiva frecuencia", afirmaron desde el sector, que criticó la "incertidumbre" generada por la falta de concreción del director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, en su última comparecencia pública, en la que no detalló las restricciones.

En este sentido, reiteraron que, según datos de Sanidad, solo un 3,8% de los rebrotes se han producido en bares y restaurantes frente al 66,3% que tiene como origen reuniones familiares o de amigos.

Tanto Horeca como Cafés y Bares reclamaron "una red de medidas de protección" para preservar la viabilidad de las empresas y el mantenimiento de los puestos de trabajo. Insistieron, en este sentido, en que la bajada del IVA aplicable a la hostelería del tipo reducido (10%) al superreducido (4%) favorecería el incremento del consumo. El problema, comentaron desde Cafés y Bares, está en que "a nivel autonómico, el único segmento del sector hostelero que no ha recibido ayudas directas o subvenciones a fondo perdido es el de los bares y los negocios de ocio nocturno".

La prioridad, agregaron desde Horeca, es aprobar ayudas "acordes al momento" e imprescindibles para poder afrontar algunos pagos y garantizar la viabilidad de las empresas y la superviviencia de sus trabajadores.

"Responsabilidad"

La delegada del Gobierno en Aragón, Pilar Alegría, recalcó que el único fin de estas medidas extraordinarias es "proteger la salud de los aragoneses". "Os pido de nuevo que tengáis cuidado y responsabilidad", escribió en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, eludió ayer ante la prensa valorar las medidas que adoptó la DGA, pese a la incidencia que tendrán en la ciudad. Fuentes municipales se limitaron a señalar que el Ayuntamiento "acatará" las restricciones.

Etiquetas
Comentarios