Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Entra en vigor el confinamiento perimetral de Zaragoza, Huesca y Teruel

La limitación de la movilidad se combina, además, con el paso de toda la Comunidad a partir del lunes al nivel 3 de alarma, el más restrictivo, que contempla aforos al 25% y cierre de la hostelería a las 22.00.

El Gobierno de Aragón decretó este miércoles el confinamiento perimetral de las ciudades de Zaragoza, Huesca y Teruel y sus barrios rurales, que ya está en vigor, ante la "preocupante" evolución epidemiológica de la pandemia del coronavirus en Aragón.La limitación de la movilidad se combina, además, con el paso de toda la Comunidad a partir del lunes al nivel 3 de alarma, el más restrictivo, que contempla aforos al 25% y cierre de la hostelería a las 22.00. Los "escalofriantes" datos de las últimas 24 horas, arrojan otros 898 contagios a la cifra total de positivos que acumula la región desde marzo -más de 45.000-. La curva, lejos de aplanarse, sigue creciendo imparable. Hay "transmisión comunitaria del virus", y las autoridades sanitarias la vinculan a encuentros sociales y familiares. El decreto ley que aprobó la DGA cita, de forma expresa, que "la reactivación de la vida económica y lectiva, la reanudación de vida social o las fiestas locales han propiciado una aparición de nuevos casos muy diseminados por toda la Comunidad".

Para tratar de frenar el avance de la covid-19, y tras el aumento exponencial de datos, la DGA decidió endurecer aún más las restricciones. Y lo hicieron a través de un decreto ley que, según defendió el presidente de Aragón, Javier Lambán, "tiene fundamento jurídico, se ampara en las competencias que el Estatuto de Autonomía confiere a Aragón" y se ha adoptado "en contacto constante" con el Ministerio de Sanidad. Esta norma faculta a la DGA a establecer confinamientos atendiendo a la evolución de los indicadores de riesgo. 

Las cifras avalan la decisión: Aragón registra una incidencia de 586 casos cada 100.000 (543 en Zaragoza; 1.003 en Huesca; y 1.418 en Teruel), la ocupación de las unidades de cuidados intensivos alcanza el 40% -el 13% en planta- y la tasasa de positividad se sitúa ya entre el 17 y el 20%. La consejera de Sanidad, Sira Repollés, recordó, además, el "importante incremento" de contagios los últimos días, que se podría derivar de las ‘no fiestas’ en el caso de Zaragoza. De los ocho sectores sanitarios de la Comunidad, solo Calatayud y Alcañiz tienen una incidencia inferior a 500 casos cada 100.000 habitantes. "Son datos preocupantes que nos obligan a tomar medidas que tendrán un efecto económico y social que trataremos de que sea lo más limitado posible, pero que consideramos esencial para proteger a la población más vulnerable y al sistema sanitario", afirmó, rotunda, Repollés.

Sira Repollés: "Son datos preocupantes que nos obligan a tomar medidas que tendrán un efecto económico y social que trataremos de que sea lo más limitado posible"

El confinamiento perimetral se limita a las tres capitales de provincia, porque son las que ejercen "más atracción" sobre el resto de territorio y son "ejes de movilidad" de ocio y comercio, además de laborales, respecto al entorno próximo. De ahí que desde las 0.00, las entradas y salidas de estas tres ciudades queden limitadas a "lo estrictamente necesario", y siempre que sea por causa justificada para acudir a centros sanitarios, por obligaciones laborales, retorno al lugar de residencia, cuidado de personas dependientes, asistencia a centros escolares y otros motivos de fuerza mayor. No llevar los pertinentes justificantes acarrea multas que rondan los 600 euros, y las fuerzas de seguridad serán exigentes a la hora de garantizar su cumplimiento.

Repollés aclaró que sí se permite la movilidad con total libertad dentro de estas ciudades, pero pidió que las actividades se limiten a las "imprescindibles". El decreto ley establece que el confinamiento perimetral puede tener una duración de hasta 30 días, aunque las medidas se revisarán semanalmente.

A partir de la próxima semana

Desde este lunes, toda la Comunidad aragonesa entrará en el nivel de alerta 3, que reduce los aforos a un 25%, excepto en los establecimientos de la venta de alimentos, que estarán al 50%. Los bares y restaurantes cerrarán a las 22.00, salvo los servicios de entrega a domicilio, y solo se podrá consumir en terraza y en mesa de hasta seis personas con un aforo máximo del 50%. Los grupos sociales se mantienen en seis personas, como máximo, salvo que sean convivientes.

En cuanto a los entierros y velatorios, se permitirán 15 personas en espacios abiertos y 10 en cerrados, el mismo límite tendrán las bodas, bautizos o comuniones. Los equipos deportivos no profesionales podrán entrenar hasta 20 personas. Los profesionale jugarán sus partidos sin público. En las actividades deportivas en espacios cerrados solo podrán participar seis personas. Se cerrarán, también, los centros de ocio juvenil, ludotecas y centros recreativos y los congresos deberán hacerse de forma no presencial.

El entorno educativo se mantendrá por el momento sin variación porque, según recordó la consejera, los contagios no se relacionan con brotes en colegios, residencias o ámbito laboral. Eso sí, pidió a las familias "extremar precauciones" fuera de la escuela porque es "importante que los niños puedan seguir teniendo sus clases de forma presencial". Se permitirá un 30% de aforo en academias, autoescuelas, centros de enseñanza no reglada y centros de formación y del 25%, en bibliotecas. En cuanto a la cultura, se establece también un aforo del 25% en museos, cines, teatros y auditorios, así como en espectáculos al aire libre, con un máximo de 150 personas.

"Entiendo el desasosiego"

"Entiendo el cansancio, desasosiego, inquietud e impaciencia de la población aragonesa, que ve que pasan los meses y la epidemia no desaparece de nuestras vidas", afirmó Lambán, al tiempo que volvió a emplazar a la "responsabilidad individual" para contener la pandemia. "No vamos a escatimar recursos materiales con PCR, rastreadores, habilitando hospitales de campaña... y siempre dijimos que no nos temblaría la mano para tomar las decisiones pertinentes", añadió. 

En su intervención, hizo referencia al sector de la hostelería y ocio, que se está viendo especialmente afectado por estas restricciones, y que necesita un gesto "de aliento y de compromiso económico" por parte del Gobierno. Este miércoles mismo, tras comparecer ante los medios, Javier Lambán y el vicepresidente del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, se reunieron vía telemática con representantes del sector de la hostelería para transmitirles el apoyo "tanto institucional como económico". Aunque no concretó cómo serían estas compensaciones, el presidente de Aragón se comprometió a estudiar "cómo arbitrar" ayudas directas al sector.

Javier Lambán: "Entiendo el cansancio, desasosiego, inquietud e impaciencia de la población aragonesa, que ve que pasan los meses y la epidemia no desaparece de nuestras vidas"

"Mensaje de tranquilidad"

A pesar de que el avance de la pandemia ha obligado a adoptar duras y contundentes medidas de restricción, la consejera quiso lanzar un "mensaje de tranquilidad" a la sociedad. "No estamos bien, pero no estamos comprometidos. Tenemos margen de maniobra, posibilidades de incrementar el número camas uci, tenemos infraestructura y equipamientos suficientes para atender a pacientes covid", advirtió.

Aragón participará este jueves en el Consejo Interterritorial con el ministro Salvador Illa y representantes autonómicos, donde se pondrán en común las medidas que desarrolla cada territorio. Respecto a la posibilidad de que la región pudiera solicitar un toque de queda, para restringir la movilidad a determinadas horas del día adelantó: "No está en nuestra capacidad ni voluntad solicitar un estado de alarma ni un toque de queda, eso tendría que ser el Gobierno central quien lo realizase". Para hacerlo, sería necesario volver a declarar el estado de alarma y que las comunidades autónomas estuvieran de acuerdo. Sí es probable que se apruebe el nuevo plan de respuesta rápida frente a la covid, que fijará un marco nacional que será preciso combinar con el autonómico.

Para Lambán, el Gobierno aragonés está tomando medidas consistentes en "restringir, o en algunos casos, anular, la utilización de determinados espacios públicos". Incide el decreto ley en que las medidas tratan de "anticipar la intervención sanitaria para evitar las grandes consecuencias que tendría para la salud y la vida de las personas el no hacer nada en este momento de la evolución de la pandemia". Para tratar de "modular los efectos no deseables", se difiere al día 6 el paso al nivel de alerta 3 para "permitir que las actividades más afectadas se adapten, en la medida de lo posible, a la nueva situación". Aunque los sectores más que tiempo piden ayudas para afrontar las rectricciones que se les vienen encima.

Etiquetas
Comentarios