Despliega el menú
Aragón

Vecinos de La Muela organizan una protesta contra la okupación ilegal

La asociación vecinal de la Urbanización Alto de la Muela Sur ha convocado una concentración este viernes a las 19.00 frente a la parcela afectada.

Vivienda okupada en La Muela
Vivienda okupada en La Muela
Google Maps

No es la primera vez que ocurre y los vecinos temen que no sea la última. Por eso, ante la reciente okupación ilegal de una vivienda ubicada en la Urbanización Alto de la Muela Sur, la asociación vecinal ha decidido organizar una protesta que tendrá lugar este viernes a las 19.00 frente a la parcela afectada, ubicada en el número 9 de la avenida de Aragón de La Muela. “Es la tercera vez que vivimos una situación de estas características en los últimos dos años”, advierte Jaime Lagunas Llop, secretario de la organización y vecino de la urbanización desde hace más de dos décadas.

Según ha podido saber HERALDO, la vivienda en cuestión, perteneciente a CaixaBank, se ubica a la entrada de la urbanización, en concreto frente al Hotel La Estancia -actualmente cerrado- donde, al parecer, los okupas accedieron hace unos diez días. “La preocupación entre los vecinos es máxima ya que sería un verdadero problema si se empezasen a meter en el resto de viviendas que están vacías en la zona”, asegura Lagunas.

Actualmente, la urbanización está compuesta por unas 700 parcelas de las cuales más de 200 permanecen ocupadas todo el año, la gran mayoría se corresponden con segundas residencias y algunas permanecen vacías. “Justo ahora, a mediados de septiembre, finaliza la época de mayor ocupación de la urbanización y la preocupación de los vecinos es evidente”, asegura el secretario. “Todo comenzó hace varias semanas cuando algunos vecinos detectaron la presencia de coches sospechosos merodeando por la zona”, explica Lagunas.

"Hace varias semanas, algunos vecinos detectaron la presencia de coches sospechosos merodeando por la zona"

La urbanización cuenta con un servicio de vigilancia nocturna los 365 días del año, el cual finalmente confirmó la okupación hace unos días. “Nos dijeron que habían detectado la presencia de varias personas en su interior. En este barrio estamos muy concienciados con este tema y enseguida damos la voz de alarma ante cualquier movimiento anómalo porque sabemos que es una zona de riesgo”, asevera el representante vecinal.

Precisamente por eso han decidido convocar esta concentración vecinal para tratar de disuadir a los okupas, una convocatoria que han hecho extensible a todos los vecinos de La Muela a través de un bando municipal. “Tradicionalmente nos hemos sentido desentendidos y marginados como barrio, pero creemos que esto es un problema que nos afecta a todos”, resume.

Jaime Llopis, secretario de la asociación vecinal de la Urbanización Alto de la Muela Norte
Jaime Llopis, secretario de la asociación vecinal de la Urbanización Alto de la Muela Sur
Camino Ivars

Por su parte, fuentes de CaixaBank han confirmado que la vivienda okupada, una parcela que se encontraba a la venta, pertenece a Building Center, una de sus sociedades, así como que fueron conocedores de los hechos a finales del mes de agosto y que presentaron la correspondiente denuncia ante el juzgado el pasado día 26.

Indignación y rabia entre los vecinos

Miedo, indignación, inseguridad, rabia… la mezcla de sentimientos entre los vecinos de la urbanización es de lo más variada. “No hay derecho, parece que las leyes estuvieran hechas al revés”, lamenta Meli de Pablo, vecina de la urbanización desde hace 11 años. “Sabíamos que había un coche dando vueltas por la zona porque los vecinos estamos muy pendientes de estas cosas y lo hablamos por los grupos que tenemos. Enseguida nos avisamos de todo, sobre todo cuando afecta a segundas viviendas y vemos caras que no son conocidas”, afirma.

“A final no sabes qué hay que hacer en estos casos, pero me sumaré a la concentración ya que es lo único que podemos hacer”

La preocupación es tal que esta vecina asegura que en los últimos tiempos son muchas las viviendas que han optado por añadir sistemas de alarma en sus hogares. "Últimamente es conversación de cada día en el café, verdaderamente nos tiene muy preocupados”, explica. 

En sus propias palabras, De Pablo siente inseguridad y una gran impotencia pues sabe que este proceso no ha hecho más que empezar. “Ahora no sabemos hasta cuándo estarán ahí. Algo hay que hacer. Claro que la gente sin medios tiene que tener acceso a una vivienda y a unos servicios mínimos, pero no así. Que les ayuden de otra forma”, reivindica.

Junto a ella, también estará en la concentración otro vecino de la urbanización, Ezequiel J. Grimal, residente de la zona desde hace más de 25 años. “Me tomé la noticia con relativa sorpresa ya que viendo lo que está ocurriendo en todos lados y con la ley que tenemos tampoco es de extrañar”, admite este vecino que asegura sentir una mezcla de rabia y una sensación de desamparo absoluta. “A final no sabes qué hay que hacer en estos casos… si asumir, afrontar o el qué, pero me sumaré a la concentración ya que es lo único que podemos hacer en estos momentos”, concluye.  

Etiquetas
Comentarios