Despliega el menú
Zaragoza

Brigadas vecinales vigilan a los okupas en María de Huerva

La Policía Local desalojó el domingo una vivienda que había sido usurpada horas antes por dos personas.

Situada a 17 kilómetros de Zaragoza, la localidad cuentan con el aliciente de su amplia población joven y el impulso del ‘geocaching’ –una búsqueda de tesoros– como aliciente para el turismo.
María de Huerva
Laura Uranga

El Ayuntamiento de María de Huerva ha elogiado la actuación de la Policía Local del municipio, así como la colaboración de los vecinos para conseguir recuperar una casa okupada ilegalmente por dos individuos. El desalojo se produjo de forma "rápida" y "pacífica" sobre las 15.30 del pasado domingo.

El alcalde de María de Huerva, Tomás Díaz Álvarez, explicó que la Policía ya tenía identificada a la pareja de okupas, que había habitado ilegalmente en otra vivienda en el municipio zaragozano de Escatrón, y que cuenta, según Díaz, con un amplio historial delictivo.

"Desde el Consistorio, la Policía y los propios vecinos llevamos bastantes días muy pendientes de movimientos sospechosos", dijo el edil, aclaración que responde al hecho de que los vecinos de María han formado, por iniciativa propia, varios grupos de vigilancia para localizar a desconocidos que pudieran introducirse de forma ilegal en las viviendas vacías del pueblo, que en estos momentos son unas 80 casas.

De esta forma y debido a la alerta de los vecinos, los intrusos no permanecieron más de ocho horas dentro de la casa: "Habíamos estado vigilando hasta las dos de la madrugada y los okupas debieron entrar sobre las seis de la mañana", aseguró el alcalde de María.

Cuando se dio el aviso, la Policía Local se personó en la casa, cuya propietaria se encontraba en ese momento, en el Pirineo, y comprobaron que los individuos disponían de un contrato falso, "prácticamente hecho a mano", por lo que se les invitó a marcharse. No hubo ningún incidente, aunque los agentes detectaron daños materiales en el interior del domicilio.

Álvarez recalcó que existe "cierta alarma" entre los ciudadanos porque se están dando más okupaciones de viviendas en localidades vecinas, como Cadrete. "María de Huerva ha sido siempre un sitio acogedor y queremos que la gente venga a vivir aquí, pero sin invadir la propiedad de nadie, de forma pacífica y normal", añadió.

Precisamente, este domingo, una centena de vecinos de Cadrete participaron en una protesta contra la okupación ilegal en el municipio y para exigir más seguridad.

Etiquetas
Comentarios