Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

encuesta heraldo

Uno de cada tres aragoneses cree que la crisis sanitaria de la covid durará, al menos, un año

Los encuestados dan una nota de 3,6 a la gestión del Gobierno de Sánchez y de 3,3 al de Lambán. Casi el 60% considera que el sistema educativo debería volver a la normalidad en septiembre.

Se extrema la vigilancia en Las Delicias ante los rebrotes de coronavirus.
Se extrema la vigilancia en Las Delicias ante los rebrotes de coronavirus.
Guillermo Mestre

El confinamiento, las mascarillas, la distancia social, los ERTE, la presión hospitalaria... No cabe duda de que la crisis sanitaria del coronavirus ha alterado en los últimos meses las rutinas cotidianas de los aragoneses y, en consecuencia, el 93,4% de los ciudadanos se muestra preocupado por el devenir de la pandemia. Además, uno de cada tres encuestados considera que la crisis se prolongará al menos un año y un 17% piensa que habrá que aprender a convivir con el virus porque esta amenaza "no se irá nunca". Estas son algunas de las conclusiones de una encuesta en torno a la pandemia realizada por la empresa demoscópica A+M para HERALDO, en la que se toma el pulso a las inquietudes ciudadanas, en unos días (6 y 7 de agosto) en los que Aragón lideraba el número de nuevos contagios en España.

Los aragoneses reflejan su temor al contagio, un miedo que se concentra sobre todo en Zaragoza, con el 61% cree que tiene altas probabilidades de contraer la enfermedad. Pese al panorama de incertidumbre, los aragoneses encaran la vuelta del verano con el propósito de intentar recuperar la mayor normalidad:. El 57,7% de los encuestados se muestran partidarios de que las clases presenciales regresen el mes que viene, mientras que a un 28,2% le parece precipitado en las actuales circunstancias.

Loading...

El sondeo de opinión también indaga sobre el grado de satisfacción de los aragoneses con distintos servicios públicos y su eficacia y labor en los momentos más duros de la crisis sanitaria. Los encuestados reconocen la labor de los sanitarios, que tantos aplausos desde los balcones recibieron, y les dan una nota de 8,96 sobre 10 por su encomiable esfuerzo en los hospitales, centros de salud, residencias...

Igualmente es muy valorado el trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad (reciben una nota de 8,15), tanto en sus labores de desinfección como de apoyo logístico en, por ejemplo, el montaje de hospitales de campaña durante el estado de alarma y la carpa de triaje que estos días han puesto en pie en el parquin del Hospital Clínico. Los transportistas, los trabajadores de supermercados, los farmacéuticos y los servicios de limpieza también son merecedores de un notable alto, en un ranquin de valoraciones en el que los únicos que suspenden son los políticos.

Meses de incertidumbre

Sin embargo, la óptima percepción del trabajo de los profesionales no se traslada a la gestión de la crisis. Tanto el Gobierno central como el aragonés suspenden en la encuesta. Casi el 58% de los consultados cree que la Sanidad aragonesa no está siendo capaz de dar una respuesta. A la dimisión en mayo de la que fuera consejera Pilar Ventura, le sucedió después las condenas a la DGA por no suministrar epis a los sanitarios durante la pandemia y, ahora, las elevadas cifras de contagios, justificadas con que también se están haciendo más pruebas PCR, como reconoció recientemente el epidemiólogo Fernando Simón.

A nivel nacional, los aragoneses parecen respaldar con sus respuestas la reciente iniciativa de varias sociedades médicas y científicas, que solicitan que se lleve a cabo una evaluación independiente de la gestión del Gobierno y las 17 comunidades autónomas de la pandemia del coronavirus. Los investigadores creen que esta fiscalización "no debe concebirse como un instrumento para distribuir la culpa", sino para "identificar áreas en las que el sistema de salud y asistencia social deben mejorarse".

Aunque, según los datos de seroprevalencia, Aragón sigue lejos de la denominada ‘inmunidad de grupo’, en lo relativo a las percepciones son muchos los ciudadanos que creen haber pasado la enfermedad: hasta un 21,1% de los encuestados dice que ha tenido síntomas compatibles con el coronavirus y esta cifra se dispara hasta el 29,9% en la ciudad de Zaragoza.

También son significativas y curiosas las conclusiones respecto a la percepción psicológica de la crisis, y puede decirse que los aragoneses durante el confinamiento han sentido más aburrimiento que miedo o soledad. La mitad de los consultados han sufrido "mucha o bastante" ansiedad y el 70,9% ha echado en falta las relaciones sociales, lo que ha podido provocar que las terrazas y bares volvieran a llenarse tras el fin del estado de alarma.

Llama la atención que es una minoría (un 3,6%) la que dice haber tenido graves "problemas de convivencia", a pesar de que durante tres meses no resultó sencillo compatibilizar la vida familiar, doméstica y laboral sin salir apenas de casa. En la parte positiva de este encierro, destaca el impulso al teletrabajo y el mejor reparto de las tareas del hogar; en la negativa, el hecho de que el número de divorcios se ha incrementado tras el confinamiento.

Otra cuestión de la encuesta hace referencia a la situación laboral de los entrevistados que, en su mayoría, ha empeorado con la pandemia. Los ERTE (y los desfases a la hora de cobrar del Servicio Público de Empleo Estatal) han afectado a más de 120.000 trabajadores aragoneses y, en consecuencia, un 34,6% de las respuestas del sondeo señalan que la situación laboral «ha empeorado» algo o mucho. Por otro lado, algo más de un 10% ha visto cómo mejoraban sus condiciones de trabajo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión