Despliega el menú
Aragón

Preocupación ante un posible aluvión de bañistas en zonas naturales de Aragón

La fase 2 de la desescalada contempla al acceso a playas, pero no deja claro cómo se regulará el acceso a ríos y pozas que abundan en regiones de interior como Aragón, donde las piscinas municipales no abrirán en junio.

Miles de personas acuden cada verano a darse un baño en el río Bergantes en Aguaviva.
Miles de personas acuden cada verano a darse un baño en el río Bergantes en Aguaviva.
L.C.

Las piscinas municipales de Aragón no abrirán, al menos, hasta el mes de julio; una limitación que no afecta a las privadas, cuyo uso recreativo y deportivo, con aforo limitado al 30% se permitirá a aquellos territorios que pasen a la fase 2, en principio, el 25 de mayo.

En esta nueva etapa, también se podrá acceder a las playas y se permitirá el baño recreativo. El aforo máximo permitido en estos lugares será del 30% de la capacidad de la instalación, siempre que sea posible respetar la distancia de seguridad de dos metros entre usuarios. En el caso de las piscinas, se requerirá la concertación de cita previa con la entidad gestora de la instalación y se organizarán horarios por turnos, según señala la última disposición publicada en el BOE el pasado 16 de mayo. Además, la orden recoge que en estos sitios se permite la práctica de actividades deportivas, profesionales o de recreo, siempre que se puedan desarrollar individualmente y sin contacto físico, permitiendo mantener una distancia mínima de dos metros entre los participantes.

Pero ¿qué ocurre con otras zonas de baño naturales que no son playas? En Aragón, ríos, pozas y otros enclaves naturales que tienen el agua como protagonista serán destinos muy solicitados con la llegada del calor en los próximos días. Se prevé, además, una mayor afluencia a estos espacios ya que la posibilidad de que tres provincias aragonesas entren en la fase 2 el próximo lunes permitiría la movilidad entre ellas.

En los municipios en los que se encuentran algunos de estos parajes pesa la incertidumbre sobre cómo y quién regulará su acceso. Desde el Gobierno de Aragón se indica que en estos lugares “el control no sanitario de cualquier zona corresponde a los ayuntamientos o a la Guardia Civil, en función de dónde se trate”.

Sin embargo, velar por el cumplimiento de las restricciones de uso de ríos y pozas que dependen de municipios aragoneses es un tarea difícil de cumplir para algunos ayuntamientos. Esto ocurre en Aguaviva, donde cada verano se combate el calor en la poza del río Bergantes, bajo el puente de piedra de Cananillas. “Estamos preocupados y no tenemos nada claro al respecto. En las zonas de costa se habla de las playas; en las de interior, de las piscinas, pero no se dice nada sobre qué va a ocurrir en las zonas de baño naturales. Tememos lo que pueda pasar en junio, dado que las piscinas municipales permanecerán cerradas en Aragón”, relata Aitor Clemente, alcalde de la localidad turolense.

Clemente subraya, además, la inquietud que supone no saber qué ocurrirá este año, si el paraje natural será más frecuentado de lo habitual, si el baño estará permitido o no en la siguiente fase, qué tipo de restricciones se aplicarán y quién velará por su cumplimiento, ya que “los ayuntamientos tenemos las herramientas y los recursos que tenemos, que son más bien limitados”, argumenta.

salto-bierge-noticia1
El Salto del Bierge es uno de los principales atractivos de la Sierra de Guara.
F. Paules

Mientras, el ejecutivo aragonés está “a la espera de que el Gobierno central dicte alguna medida consensuada con las comunidades autónomas”, dice el alcalde, en relación a la consulta que realizó recientemente sobre este asunto al ejecutivo aragonés. Del mismo modo, el presidente de la Comarca de Somontano de Barbastro, Daniel Gracia, señala que por el momento no se sabe qué ocurrirá en estos espacios y que hasta entonces se está a la espera de lo que sobre este asunto dictaminen el Gobierno central y el Gobierno de Aragón. En la comarca oscense se encuentra, entre muchos otros atractivos fluviales, el salto del río Alcanadre, en Bierge, uno de los más populares de Aragón, cuyas visitas están reguladas desde 2017 para evitar los problemas de masificación que hasta entonces sufría.

En Zaragoza, en un un entorno de cascadas y pinares junto al río Arba se encuentra el pozo Pigalo, una balsa dividida en dos espacios con diferentes profundidades y una cascada. Es una de las pozas más conocidas en la provincia de Zaragoza. No es una zona de baño controlada (ZBC), a diferencia del salto de Bierge o el paraje Cananillas, en Aguaviva. “Las ZBC son espacios geográficamente definido donde se bañan, en la temporada correspondiente, un número significativo de personas. En cada zona de baño existe al menos un punto en el que la Dirección General de Salud Pública de Aragón recoge periódicamente una muestra de agua para controlar su calidad y son las únicas que cuentan con autorización expresa para el baño al estar dotadas de infraestructuras y servicios, estar en un espacio sin riesgo y con una calidad del agua comprobada”, señala el Ayuntamiento de Zaragoza.

En cuanto al acceso a la poza de Pígalo, desde la Comarca de las Cinco Villas informan de que “la capacidad del parquin es lo que hasta ahora suele limitar la ocupación de este espacio, pero no existe un control específico como en las zonas de baño controlado (ZBC)”.

El Pozo Pigalo es el punto de partida de esta ruta.
El Pozo Pigalo es el punto de partida de esta ruta.
A.C Fayanás

Hace un par de semanas, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) consideró que es "muy poco probable" infectarse con el virus SARS-CoV-2 por estar en contacto con el agua durante las actividades recreativas habituales en las piscinas o playas. El CSIC remarcó que la principal vía de transmisión -también en la playa, en los ríos, las piscinas o los lagos- son las secreciones respiratorias que se generan con la tos, los estornudos, y el contacto de persona a persona, por lo que las recomendaciones que deben seguirse en estas zonas de baño son las mismas que en otros lugares.

No obstante, el estudio también destacaba que “la supervivencia del virus en agua de ríos, lagos, pozas de agua dulce y no tratada es superior en comparación con las piscinas y el agua salada y, por tanto, deben extremarse las medidas de precaución para evitar aglomeraciones, siendo éstos los medios acuáticos más desaconsejables en relación con otras alternativas”.

 Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus y la desescalada.

Etiquetas
Comentarios