Despliega el menú
Aragón

aragón

Aragón suspende sus fiestas en verano y cierra las piscinas municipales al menos hasta julio

También se acuerda la clausura de las escuelas infantiles hasta el próximo mes de septiembre. La Famcp pide aplazar los actos lúdicos a finales de año o 2021 para reducir el impacto económico.

Piscina municipal de La Granja (Zaragoza), el año pasado.
Piscina municipal de La Granja (Zaragoza), el año pasado.
Toni Galán

Aragón no tendrá este verano fiestas patronales como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus. Tampoco abrirá sus piscinas municipales al menos hasta julio y las escuelas infantiles permanecerán cerradas hasta septiembre. La decisión, sujeta a la evolución de la pandemia y a las recomendaciones de las autoridades sanitarias, fue adoptada ayer en una reunión entre la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, representantes de las tres diputaciones provinciales, los ayuntamientos de Zaragoza, Huesca y Teruel y la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (Famcp).

"La prudencia, el sentido común y la responsabilidad es lo que tiene que primar en cualquier decisión en estos momentos. A nivel individual y también a nivel institucional. Hemos decidido suspender la fiestas patronales previstas para los próximos meses para evitar situaciones de contacto personal. La sociedad aragonesa es sensible a lo que está ocurriendo", explicó Pérez tras el encuentro, celebrado por videoconferencia desde la sede del 112 Aragón.

No se trata de medidas inalterables, sino adaptables y matizables a tenor del desarrollo de los acontecimientos. De hecho, todos los participantes se emplazaron a una nueva reunión en dos semanas, el próximo 3 de junio, para volver a evaluar la situación y establecer nuevos criterios. "No queremos hipotecar el futuro con decisiones que ahora nos parecen lógicas pero que dentro de un mes pueden estar desfasadas", manifestó la consejera.

Hasta ahora, Huesca y Teruel eran los únicos grandes ayuntamientos que habían confirmado la cancelación de sus festejos. En este último caso, tras una cumbre telemática celebrada el pasado 23 de abril en la que participaron representantes del Ayuntamiento turolense, de las 21 peñas vaquilleras y de la Asociación de la Soga y Baga, se acordó por unanimidad la suspensión de los festejos de La Vaquilla, previstos del 3 al 13 de julio, ante la imposibilidad de celebrar un evento que se caracteriza «por su carácter multitudinario y callejero». Idénticos motivos a lo que adució el 15 de mayo el Consistorio oscense para hacer lo propio con las fiestas de San Lorenzo, que debían celebrarse entre el 9 y el 15 de agosto.

Para las fiestas del Pilar de Zaragoza, del 10 al 18 de octubre, todavía no hay un veredicto definitivo, ya que se trabaja "con todos los escenarios posibles". La incertidumbre que rige la actualidad no deja otro remedio que "quedar a la espera de la evolución". Lo que sí está garantizado es que, de celebrarse, serían unas fiestas de más bajo perfil, "mucho menos multitudinarias".

La cancelación de los festejos populares tendrá un importante impacto económico tanto en los municipios como en orquestas, empresas de pirotecnia, de animación infantil, bares y comercios. Por este motivo, la Famcp ha recomendado a los consistorios trasladar los actos lúdicos "a finales de año o a principios de 2021".

Su presidente, Luis Zubieta, reconoció que los alcaldes llevaban tiempo reclamando unas directrices. "Ha prevalecido el criterio sanitario, ya que a todos nos preocupa el control de esta situación", subrayó. Adelantó, asimismo, que en la próxima reunión se estudiará qué hacer con los campamentos de verano, también en riesgo de cancelación.

Las piscinas municipales fueron otro de los puntos más destacados en la de este miércoles. Las instalaciones permanecerán cerradas al público durante todo el mes de junio. En el mejor de los casos, estarán disponibles en julio. Una limitación que no afecta a las privadas, cuyo uso recreativo y deportivo, con una limitación de aforo del 30%, está permitido en aquellos territorios que pasen a la fase 2.

Aunque se cree que las municipales sí podrían abrir en agosto, hacerlo conllevará, como señaló el presidente de la Famcp, un importante sobresfuerzo "económico y de personal" para los ayuntamientos. Sobre todo, para los de menor tamaño, que podrían tenerlo complicado, ya que las exigencias en materia de desinfección y control de aforos serán "muy altas", según avanzó.

Etiquetas
Comentarios