Despliega el menú
Aragón

aragón es extraordinario

Tako, una capa en la epidermis de Ejea

La banda de rock goza de reconocimiento nacional tras 18 discos y 36 años de historia; además, ha conseguido el aplauso intergeneracional del público en su localidad,

Foto de Ejea de los Caballeros
Mariano Gil y Nacho Jiménez, miembros fundadores de Tako
Laura Uranga

Desde que emergiera como proyecto musical, la banda de rock Tako ha sido santo y seña de la cultura en Ejea. A día de hoy, por aquello de la durabilidad (nunca se han tomado un descanso en el camino) son parte indeleble de la historia reciente de la ciudad. Mariano Gil y Nacho Jiménez están desde el principio, pero el resto del grupo lleva ya tantos años que pueden considerarse plenamente miembros históricos de Tako. “Fernando lleva más de 20 años, ‘Teto’ e Íñigo también están desde hace un montón, y sus experiencias en otras bandas nos han ido alimentando; somos un equipo”, afirma Mariano. Entre sus compañeros de generación (y predecesores, y discípulos) el predicamento de los ejeanos tiene alcance nacional, y cuando han cruzado el charco hacia tierras americanas, la respuesta ha sido entusiasta.

Mariano sonríe en una mesa de Casa Fau, bar y restaurante que despierta muchas filias intergeneracionales en la Ejea actual por la calidad de lo que ofrecen y cómo lo ofrecen. Justo como Tako. “Nuestra edad como grupo se cuenta desde la primera maqueta de 1984, y si hablamos de discos llevamos editados 18. Las musas siguen acompañando, en este 2020 queremos seguir con la gira de ‘A las puertas del deseo’ y trabajar en ese material que va surgiendo. Maldito Records, nuestra compañía, está contemplando muchas posibilidades: ‘single’ con vídeo a ‘maxi’ antes de un disco completo… seguimos haciendo lo que nos pide el cuerpo, pero tenemos discos muy diferentes y eso nos enorgullece”.

El vocalista y compositor del grupo no saca pecho al valorar si son los más veteranos y prolíficos del panorama nacional entre los grupos que nunca se han desbandado o hecho largas pausas. “Nunca hemos tenido necesidad de anunciar nuestra separación o descanso para volver luego. Cuando compongo un número equis de canciones las muestro a la banda, ellos aportan sus matices, le damos forma y a lanzar nuevos mensajes al viento. Es una necesidad, no estamos en esto por la fama o la pasta. Soy feliz componiendo, tocando, paseando por la sierra de Santo Domingo... es mi vida”.

Tako es uno de los grupos de rock más duraderos de España
Laura Uranga

‘Carpintero de condenas’ y ‘A las puertas del deseo’ suenan en cada concierto: las cantan gente con canas en las sienes y chavales de 10 años. “A mí también me encantan ‘El cabo del querer’ y ‘Suessetania’, del disco ‘30 pasos’: ésta última habla de Ejea, y me costó mucho rematar la letra, era un compromiso grande con todos los que la llaman hogar. Lo mejor de Ejea es la gente, saludar a todo el mundo por la calle, entrar en un bar y que siempre haya alguien conocido para charlar. En los 80 crecí en los bares: había muchísimos, un ambiente tremendo. Copas aparte, íbamos a leer comics, a escribir fanzines… de los desaparecidos me acuerdo mucho del Cepero, el Génesis, el Scorpions, el Colores o el Vibraciones”.

Mariano agradece los aplausos famosos, pero no los pone más alto de los anónimos. “Cuando gente como Fernando de Reincidentes, Jorge Asín, Óscar de Lujuria, Asfalto o Rosendo te echan piropos y valoran tu trabajo es un orgullo, pero yo me emociono igual con el último de los espectadores de un concierto, emocionados cantando: ¿sabes lo que es eso? Van pasando los años y aún tenemos nuestro sitio, parece que el rock no ha muerto y salta por encima de las modas”.

Las estrellas de rock se quedan en casa, y no pasa nada: es calidad de vida

Mariano Gil y Nacho Jiménez nunca se han ido de Ejea; la única ‘operación triunfo’ a la que se han sometido tiene que ver con la felicidad, y se ha librado en casa. Mariano lo tiene claro. “Triunfar ya hemos triunfado, ¿no? Hemos tocado con Mötley Crue e Iron Maiden, hecho giras por América, tenemos un montón de discos que hablan por nosotros… y eso está muy bien, pero el cariño de la gente es impagable. Tenemos nuestros trabajos: yo soy técnico de mantenimiento en unas instalaciones deportivas municipales, y mis compañeros siempre están dispuestos a echar una mano cuando toca hacer equilibrios para llegar a todo porque el grupo demanda más atención. Nacho tiene con su familia el restaurante Bolaso, que es una maravilla... somos felices tocando, componiendo… el trabajo permite pagar las cuentas, y la música sigue siendo el centro de todo”.

Clásicos: de los útiles escolares a los zapatos

La longevidad de Tako como proyecto artístico es heredera de otros emprendedores ejeanos que llevan muchísimas décadas abriéndose paso en otro terreno, en este caso el comercial. La avenida Cosculluela, que en septiembre pasado albergó un multitudinario concierto de Tako, tiene en su número 20 a la Papelería Arilla, con María Teresa Arilla al frente. “La papelería abrió en 1958 en el Muro junto con la imprenta que llevaban mis padres; antes de jubilarse abrieron el actual local en el que estamos ahora”. La tienda vende útiles escolares y de oficina, y sigue repartiendo los programas de fiestas, como antaño. “Al haber imprenta, fabricábamos el programa y lo regalábamos en el mostrador. También se hizo costumbre poner a primeros de noviembre en el escaparate un belén de barro, artesano, cuyas figuras se iban vendiendo poco a poco hasta que quedaban muy poquitas; entonces solíamos colocar ya artículos de regalo. Mantenemos la costumbre, seguimos comprando las figuras a los mismos artesanos... y con el negocio vamos adaptándonos a los nuevos tiempos; además de papelería hemos sumado maletas y otros complementos. En la avenida, de los de toda la vida, quedamos nosotros; por suerte hay otras tiendas en Ejea que llevan mucho más tiempo aún, como Aznárez o Calzados Roldán”.

Aznárez no quiso participar en este reportaje; sí lo hizo Calzados Roldán (Mediavilla, 2). María José es la tercera generación de la familia en el negocio. “Mi abuela Apolonia comenzó en 1922. Desde entonces hemos estado abiertos ininterrumpidamente, primero en la calle Herrerías; en 1939 ya bajó aquí mi padre con mi abuela y yo llevo desde 1977, nada más salir del colegio. Mis hijos ya están fuera, esto lo llevamos entre mi hermana Yolanda y yo. Vendemos calzado infantil, caballero, señora y zapatillas deportivas, siempre buscando calidad. Y así como mucha gente se va a Tudela o Zaragoza a ver más opciones, muchos siguen fieles a nuestra tienda, y de los pueblos cercanos viene gente a comprar. La cosa no está fácil, pero seguimos peleando. El pequeño comercio ha sido y es mi vida; me encanta escuchar a la gente, preguntar hasta por el gato… el tú a tú es fundamental. Ojalá nos quede más tiempo del que parece”.

Comarca. Cinco Villas.

Esta localidad de las Cinco Villas dista 73 kilómetros de Zaragoza, su capital de provincia. La ruta más empleada es por la AP-68 hasta Alagón y luego la A-126 por Remolinos y Tauste, para coger la A-127 hasta Ejea. También se va mucho por la A-23 hasta Zuera y de ahí por la A-124 y A-125.

Fútbol de bronce. La S.D. Ejea, asentada los últimos años en Segunda B, marcha en la mitad de la tabla del Grupo III de la categoría.

Fiestas de la Virgen de la Oliva. Los festejos en honor a la patrona de la villa comienzan el último fin de semana del mes de agosto. El programa festivo abarca 9 días y dos fines de semana, con una amplia diversidad de actos, en los que destaca la música y los eventos taurinos.

Ilustres. Dos de los personajes más valorados de la localidad son el pintor barroco Vicente Berdusán y la heroína de los Sitios de Zaragoza Juliana Larena.

Reportaje de la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios