Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Campanas rockeras desde Ejea: Tako. Su disco con más brillo

Todo un meritorio ejemplo de supervivencia y empeño a lo largo de 27 años. Más desbocados que nunca, 'creciendo de punta y afilados', como canta su infatigable 'frontman', Mariano Gil, los ejeanos han vuelto estos días con un nuevo disco, 'Las campanas de la vergüenza' -el décimo sexto de su trayectoria-, con su típica carga de rock leñero y unas letras cada vez más depuradas, quizá algo recargadas y crípticas, pero fácilmente intuibles en su intención: el cabreo social y la crítica a los políticos (“llueve en las bocas que no dicen la verdad”, “maestros del farol y las propuestas nulas”), aunque dejando espacio para el amor y temas sociales de mucha sensibilidad como el cáncer de mama ('El alma atada').

Estribillos quedones, furioso empuje vocal e instrumental y un sonido desbordante y limpio como nunca, obra del productor Daniel Alcover (Dover), muy dado a abrillantar instrumentos y a subir volúmenes. Es difícil encontrarse con un disco de rock cañero con tanto fulgor sonoro, máxime habiéndose grabado, como en los viejos tiempos, por tomas conjuntas, no instrumento a instrumento.

Y en medio del sudoroso entusiasmo que Tako derrama, un oasis para el reposo con dos estupendas baladas: 'El tío Tufo' y 'La tienda' (esta con armónica y un texto plagado de resonantes metáforas), que no son sino la actualización de una sana costumbre abierta por los de las Cinco Villas con aquella magnifica pieza titulada 'A las puertas del deseo' (1989), de su segundo álbum homónimo. Es una de las virtudes del grupo: su pulso para incendiar discos y escenarios como para apagarlos con estos manguerazos de sensibilidad.

La novedad mayor, y se diría que más gratificante, el giro inédito en ritmo, instrumentos y coros que ofrece 'El palacio de la soledad', una de las composiciones, con su rabiosa diatriba contra los políticos, más logradas de este nuevo álbum. Son casi 30 años de pelea y amor por un sonido y una estética barrial, que podrá gustar más o menos, pero que ellos sienten y sus muchos fans asienten gozosos. En Ejea y,  por extensión, en Aragón repican campanas de orgullo.

http://www.youtube.com/watch?v=kj_nDXfivLc

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión