Viajes
Suscríbete por 1€

rutas por aragón

Ruta de los castillos en el entorno de Daroca: murallas, torreones y 9 fortalezas

Anento, Cubel o Berrueco conservan restos de antiguos castillos y en algunos de estos pueblos también hay todavía rastro de murallas.

Uno de los accesos al recinto amurallado de Daroca
Uno de los accesos al recinto amurallado de Daroca
Aratur

Daroca y su entorno conservan todavía su espíritu medieval a través de los restos de varias murallas, torreones y hasta nueve castillos. Todos estos se situaron en el entorno de la fortaleza de Daroca, para servir como vigías en un territorio fronterizo entre los reinos de Aragón y Castilla. Esta ruta comienza en Anento, que además de ser uno de los Pueblos Más Bonitos de España y contar con el paraje natural del Aguallueve, también conserva resquicios de un castillo a las afueras de la localidad. Es de origen musulmán y apenas queda una de sus caras. Está en lo alto de una colina, en posición estratégica y hay una ruta circular a pie que pasa por el Aguallueve y llega hasta el casco urbano.

El pueblo de Berrueco se extiende a los pies del antiguo castillo que también se cree de origen islámico. Se conservan dos torres de planta cuadrada, una de ellas de seis metros de altura. Desde su elevado emplazamiento se puede ver la laguna de Gallocanta y su entorno. Pero para altura, la del castillo de Cubel. Con 1.111 metros, es la localidad de la provincia de Zaragoza de mayor altitud por lo que la importancia de este castillo en cuestiones de vigilancia fue notable. Los restos se asientan en una colina 50 metros por encima del pueblo aunque actualmente la atalaya que se conserva está muy transformada por la acción humana durante los siglos.

En Langa del Castillo, como su propio nombre indica, también hay un castillo. Este destacó tanto por sus dimensiones como por su posición, sirviendo de eje de comunicación con el río Jalón. En tiempos, el espacio por el que se extendía la fortaleza era de más de una hectárea, siendo este castillo uno de los de mayor superficie de Aragón. Lo que queda de aquello se puede ver en lo alto de un cerro no demasiado alto en cuya base se conservan un buen número de bodegas tradicionales excavadas en la roca. La ruta continúa en Retascón, población muy cercana al camino histórico que unía Levante y el Valle del Ebro, por lo que su papel estratégico en las comunicaciones de la zona fue importante. De su castillo se conserva un torreón en estado semiderruido.

En Romanos se encuentra la única iglesia-castillo de esta zona. Se construyó primero en mudéjar y después tuvo aportaciones del gótico. Actualmente tiene una cerca defensiva alrededor que se cree proviene de la época de la Guerra de los Dos Pedros. La de Santed es una construcción defensiva de pequeñas dimensiones pero bien situada, por lo que tuvo una importante función estratégica para controlar el paso entre el valle del Jiloca y la meseta castellana. El acceso al conjunto puede realizarse desde la plaza del pueblo a través de la calle que sube junto al Ayuntamiento. Desde su torre se obtiene una visión panorámica de la sierra y los llanos del entorno de Gallocanta y Used.

Foto de Langa del Castillo
Langa del Castillo
JMACIPE

Del castillo medieval de Torralba de los Frailes tan solo se conserva un largo muro rematado con almenas y se encuentra adosado a la actual iglesia, en el centro del pueblo. En uno de sus extremos tiene una torre muy modificada, ya que se adaptó para uso de vivienda. La ruta de los castillos en torno a Daroca termina en Villarreal de Huerva, donde quedan restos de la fortaleza, una torre y resquicios de una antigua muralla. El conjunto está próximo a la iglesia de San Miguel y forma parte de lo que se cree pudo ser el recinto amurallado o incluso la propia población en la Edad Media.

Las murallas celtíberas de El Castellar

En las inmediaciones de Berrueco se localiza el yacimiento celtíbero de El Castellar. Los restos encontrados indican que en este lugar hubo un poblado celtíbero de unos 600 metros cuadrados de extensión, asentado sobre una loma con gran control visual de la laguna de Gallocanta y su entorno. Su estructura interna se configura alrededor de una amplia calle central que recorre el espacio de norte a sur y que facilita el acceso a las más de 20 casas que se conservan. Una de las principales singularidades de esta excavación es que el recinto está rodeado por una muralla. Del conjunto se conservan algunos fragmentos de cuatro hiladas de altura (unos 80 centímetros).

Para bien conservada, la murada de Daroca. Con los cuatro kilómetros que han llegado hasta la actualidad, este es el recinto amurallado más extenso de Aragón. Se construyó a finales del siglo VIII y su principal función era la de defender a la población. Más tarde, hacia finales de la Edad Media y cuando ya no había conflictos, las murallas fueron el símbolo de poder y prestigio de la ciudad.

El aspecto actual de la muralla es fruto de una serie de trabajos de restauración que comenzaron en 1960. El recinto se estructura a través de tres construcciones, que son los castillos de San Cristóbal, San Jorge y Mayor. El acceso al mismo se produce por varias puertas: la Baja, la del Arrabal y la Alta. También se conservan varias torres, como la de la Sisa y la de San Marcial. Para acercar al visitante a este entorno, hay una ruta trazada y señalizada, la Ruta de las Murallas, que permite conocer mejor los restos medievales de Daroca. Además, la oficina de Turismo ofrece visitas guiadas que pasan tanto por los principales puntos de interés del recinto amurallado como por otros, como la basílica de Santa María con la capilla de los Sagrados Corporales, que destacan en la localidad.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Visita todas las informaciones relacionadas con el turismo en Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión