Teruel
Suscríbete por 1€

PALEONTOLOGÍA

Se descubren 87 nuevas huellas de dinosaurio en el yacimiento de `El pozo´ en El Castellar

Las cerca de 500 icnitas que suma este espacio paleontológico son de tamaños muy diferentes y se trabaja ya en su conservación. 

Los visitantes en el yacimiento `El Pozo´ de El Castellar junto a los paleontólogos.
Los visitantes en el yacimiento `El Pozo´ de El Castellar junto a los paleontólogos.
Javier Escriche

El Castellar ha sumado 87 nuevas huellas de dinosaurio, ubicadas en el yacimiento El Pozo, a las 400 ya descubiertas en años pasados en este mismo enclave. Los equipos de paleontólogos comenzaron los trabajos hace "dos semanas y media aproximadamente". "Las fases de excavaciones están finalizadas y ahora se trabaja en la conservación y restauración", ha reconocido Ana, una de las profesionales. "Las 87 icnitas estaban en un espacio de 88 metros cuadrados y muchas son de pisadas reales que mantenían los rellenos que estaban en buen estado", han reconocido los trabajadores.

El yacimiento 'El Pozo', uno de los 76 existentes en el pueblo, según han comentado los paleontólogos, "es uno de los más importantes del Jurásico superior de la Península Ibérica con huellas producidas por dinosaurios que tenían un fémur de aproximadamente cuatro metros". "Este espacio tiene una peculiaridad y es que los fósiles encontrados tienen mucha variedad de tamaño, muchos tienen forma de medialuna porque pertenecen a saurópodos", han afirmado. Los expertos conocedores de la zona ahora estudian "si se produce gregarismo y las huellas de diferentes tamaños son de una misma familia o si se trataba de una zona de preferencia para los animales o solo pasaban cuando bajaba el mar".

Con el comienzo de los trabajos, los investigadores vieron que "es posible que, antes de excavar, los vecinos ya hubieran visto las huellas porque el muro próximo al yacimiento estaba lleno de rellenos de huellas". "Para llegar hasta las huellas hemos trabajado duro porque las capas terrestres están movidas y se forman escalones que dificultan seguir el bloque superior en el que están las huellas", ha confesado la paleontóloga Andrea Guarido. Para conseguir llegar a esa capa superior se han retirado "grandes bloques de sedimento y excavado mucha arena".

Una vez han finalizado la primera fase de excavación se continúa con la de restauración y conservación, "la más importante porque es la que permite mantener el trabajo frente a la fracturación de la roca por la vegetación o por el contraste fuerte de temperaturas ", han afirmado los paleontólogos. Para valorar el material con el que se están rellenando las grietas se ha realizado un estudio previo. "Las más grandes se llenan con cal para que quede lo más natural posible, aunque también se utilizan masillas y resinas", han explicado los trabajadores.

Los resultados se han presentado al público en una jornada de puertas abiertas organizada por la Fundación Dinópolis. "Es la primera vez que se hace una jornada de divulgación de este tipo en el que se puede conocer de primera mano el trabajo y las herramientas de los paleontólogos porque normalmente cuando se encuentran huesos se trasladan directamente al laboratorio", ha anunciado personal de la Fundación.

Se trata de una experiencia única porque el yacimiento `El Pozo´ es uno de los pocos no visitables del pueblo. Hasta aquí se han acercado un centenar de personas, de todas las edades, en la visita programada para las 10.30 y se esperaba un volumen de asistentes similar en el resto de citas de la mañana. Desde la organización han declarado con sorpresa que "está siendo un éxito" porque no esperaba tanta gente y van a plantear repetirlo de nuevo.

Muchos curiosos se han acercado desde El Castellar y coinciden en que "es bueno para la economía del pueblo". Mientras otros llegaban de pueblos próximos. "Estoy veraneando en Cabra de Mora y hemos visto que es una buena oportunidad para conocer el trabajo de los paleontólogos". Durante las explicaciones, algunos han reclamado que se señalicen las huellas sin provocar su deterioro porque "a veces en función de la luz no se perciben bien", ha compartido una de las paleontólogas.

Para cuando los trabajos finalicen se valora, tal y como han anunciado, hacer una memoria y ver si es posible incluir pasarelas o una techumbre para proteger los hallazgos como se ha hecho en otros yacimientos del municipio. Su riqueza hizo que en 2004 se declarasen como Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón y El Castellar continuara apostando por la paleontología con el DinoPaseo o la carretera de las huellas de dinosaurio, que atraviesa pueblos como Galve o Ababuj. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión