Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Uncastillo: cita con el románico cincovillés

El vastísimo conjunto monumental de la localidad da una idea de su relevancia en la zona, especialmente en el siglo XVI; visitar esas maravillas es un placer.

El casco urbano de Uncastillo alberga el mejor conjunto románico del siglo XII en España. La fortaleza sobre la peña Ayllón, emblema de la localidad, domina un amplio territorio en todo el entorno. A sus pies, pequeños pasadizos unen un entramado de calles concéntricas. En el último anillo, el río Riguel y el Cadenas abrazan la población. Ya fuera, emergen barrios extramuros que se construyeron más tarde. “Uncastillo es como un tratado de la perfecta ciudad medieval, dice José Francisco García, director de la Fundación Uncastillo-Centro del Románico. Destaca que esa es la mejor razón para descubrir esta población, pero hay más. Muy cerca se puede elegir la visita a Sádaba, al yacimiento arqueológico de Los Bañales, a Sos o a Ejea. El recorrido por este territorio es fantástico”, concluye.

La riqueza patrimonial de Uncastillo, Conjunto Monumental Histórico-Artístico desde 1966, es la consecuencia de su historia y de la posición estratégica que ocupó en un enclave de frontera en la Marca Superior con castillos en toda la zona o en la Ruta Jacobea. Los peregrinos llegaban desde Biel a Sibirana, Undués o bajaban por Uncastillo a Navarra”, dice Jesús Zarralanga. Desde hace más de cuatro décadas se ocupa de recibir en la oficina de turismo de San Martín a los muchos visitantes que llegan durante todo el año. Pueden conocer la fortaleza de 4.500 metros cuadrados, donde están la Torre del Homenaje y el palacio gótico de Pedro IV, las seis iglesias románicas del XII, una sinagoga medieval con el barrio judío en visitar guiada, palacios renacentistas y casas señoriales.

“Uncastillo tiene seis iglesias, pero tuvo además 22 ermitas, de las que quedan cuatro. No hay que olvidar que fue cabeza de arciprestazgo en el siglo XVI y que llegó a tener 135 clérigos. Toda la zona próxima pagaba sus diezmos a Uncastillo”, señala el guía.

Si en el siglo XII se levantaron las iglesias, en el XVI se reformaron y ampliaron las más importantes, como Santa María o San Martín, se levantó el ayuntamiento y la iglesia palacio de San Andrés. De nuevo, la respuesta la tiene el guía. “En el XVI hubo un gran poderío económico. ¿Por qué? Se vendían el trigo y lana de las 23.000 hectáreas del término municipal. Se vendían a América y, en contraprestación, llegaban el oro o semillas valiosísimas”.

Para Jesús, lo más importante de su trabajo es “intentar que la gente entienda todo que ve para que le guste, disfrute y se vaya contenta”. Por eso y porque tiene buena voz, entrenada en el coro de los “Auroros”, en sus visitas no duda en demostrar la acústica del coro de San Martín entonando una aurora reivindicativa y, a veces, algún fragmento de la Misa Pastorela.

“Al terminar la visita, se sientan en el coro y cantas a la gente; se van encantados. Por eso, recomiendo que visiten Leyre a las 19.00, cuando se canta el Gregoriano y después Javier de noche”.

Uncastillo conserva además los restos de una gran ciudad romana en el yacimiento de ‘Los Bañales’ que reúne foro, termas y  acueducto. “Tiene una dimensión comarcal; la suerte es que está en el centro de varias localidades, y nuestra voluntad ha sido de que sea un proyecto territorial junto a Layana, Sádaba y Biota, y la Comarca de Cinco Villas así lo ha entendido con su apoyo”, señala José F. García.

Fundación Uncastillo: más de dos décadas de trabajo y emociones

La Fundación Uncastillo surgió del trabajo de la asociación cultural La Lonjeta hace ya 22 años. Nació con una perspectiva ambiciosa basada en el patrimonio y la cultura, con voluntad transformadora y de vanguardia. “Debíamos anticiparnos y desarrollar proyectos con efectos reales sobre el empleo, la economía y el turismo. Ese fue y sigue siendo nuestro objetivo”, define su director, José F. García. Los proyectos que hemos puesto en marcha son sostenibles, duraderos y rentables. “La fortaleza lleva a abierta 18 años, la sinagoga es autosuficiente y el yacimiento de Los Bañales es sostenible porque toda la financiación que se recibe se invierte, y consigue hacer crecer el proyecto. Sabemos gestionar”, concluye.

La Fundación ha atravesado momentos difíciles; la crisis de 2008 llegó con dos edificios a mitad de rehabilitar. “Tenemos una base social única que nos dan los 33 patronos, instituciones e individuales que han salido a nuestro rescate cuando ha sido necesario. Hoy tenemos un apoyo sólido, queremos ser vanguardia y nos comprometemos a tener proyectos de gestión serios y sostenibles”.

La estrategia actual se dirige a la colaboración con otras instituciones en proyectos de emprendimiento cultural en el medio rural basado en los recursos del territorio; actualmente hay tres en marcha. Además, se plantean la crisis sanitaria como oportunidad para el medio rural. “La crisis ha hecho que se mire más hacia lo rural, por la libertad de tener espacio para uno mismo; podemos ofrecerlo para que alguien desarrolle su proyecto profesional. Este verano es distinto a los anteriores “pero seguimos trabajando en Los Bañales y tendremos visitas en La Fortaleza, la Sinagoga y la Judería, amén de unas jornadas sobre la Herencia Judía en agosto, aunque todo adaptado a la nueva realidad”.

El restaurante El Secreto, enclavado en un castillo de Uncastillo

Solo lleva abierto unos meses pero su canelón de longaniza con salsa de boletus y el magret de pato con salsa de frambuesa y manzana ya son una referencia para los que visitan Uncastillo. Juana Subirón decidió abrir su restaurante, que apuesta por productos locales y da trabajo a tres personas. Pese al parón de estos meses, abrió de nuevo a finales de mayo. “La respuesta es mejor de lo que pensábamos y tenemos reservas a días vista, además de completos casi cada fin de semana; eso era impensable para nosotras”. Jugana apuesta por la cocina tradicional pero sin renunciar a la creatividad. “He aprendido en casa a cocinar, y preparo recetas de mi familia; las migas de mi padre y el ternasco lechal entre dos fuegos que es tan típico de Uncastillo. Además, investigo; no paro de pensar”, dice. En julio abren toda la semana con carta diaria en el número 23 de la Avenida Ramón y Cajal.

Cómo llegar a Uncastillo y curiosidades

Comarca. Cinco Villas.

Cómo llegar. Uncastillo está en el centro geográfico de Zaragoza y Pamplona, a hora y cuarto de ambas.

Qué ver. El Pozo del Hielo fue restaurado en 1997. En su interior se encuentra el Museo del Frío, que muestra cómo se almacenaba el hielo y la nieve del invierno y se conservaban para ser utilizados durante el año. En el interior se ha recreado el sistema de almacenamiento del hielo, con los objetos utilizados en esta tarea.

Compras. Taller tienda de Encajes y Bolillos de Teresa Pueyo que además ahora ofrece mascarillas personalizadas. El taller y tienda de restauración de muebles de Olga Claveras en el antiguo cine teatro Goya, levantado en 1920. Otras compras: tortas, embutidos, morcillas, licores, patés artesanos y el vino Uncastellum.

Comer y dormir. Además del restaurante El Secreto, en el Bar de Moe hay platos combinados y pinchos. Uncastillo cuenta con un centenar de plazas en viviendas de turismo rural.

Reportaje de la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios