Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Trasmoz, con ‘b’ de Bécquer... y de brujas

La localidad quiere potenciar sus dos grandes atractivos turísticos aumentando la huella de la poesía y la iconografía con nuevas apuestas estéticas y conceptuales.

Jesús Andía es el alcalde de Trasmoz desde hace cinco años. Bombero de profesión, ejerce en el parque de la DPZ en Tarazona, a apenas 13 kilómetros del pueblo de sus entretelas. Y tiene un par de cosas muy claras: el presente y el futuro de Trasmoz pasa por el turismo, con las figuras de los Bécquer y la historia de las brujas como polos. ¿Nada nuevo bajo el sol? No en el fondo, pero sí en la forma. Jesús quiere que Trasmoz rezume espíritu ‘becqueriano’ por doquier y busca dotar de contenidos a la tradición de las brujas que tiene en la historia de la Tía Casca –la última ajusticiada en el pueblo, allá por 1860– a su epicentro.

Bécquer está en cada rincón. Para empezar –apunta Jesús– lo ves en muchas casas, con rimas suyas en las puertas. Queremos vincular a nuestro pueblo con los hermanos Bécquer: no hay que olvidar a Valeriano, un extraordinario pintor. Tenemos Veruela al lado, pero aquí está el cementerio en el que Gustavo Adolfo Bécquer quiso descansar. Nuestro salón cultural es Bécquer, así como la biblioteca. Hay un recordatorio en cerámica de Muel a la entrada y habrá más referencias visuales en el futuro”.

Trasmoz es parte de la ruta de Bécquer que va desde Vera de Moncayo hasta Litago. “Este año es complicado organizar cosas, pero haremos lo que podamos. Se ha planeado una marcha poética con inicio en Vera, lectura y almuerzo, un vino con más poemas en nuestro mirador y conclusión en Litago con comida popular, cumpliendo en todo momento con la distancia social”.

El pueblo está excomulgado, por cierto, algo que también llama la atención de muchos visitantes. Depende del Papa el fin de esta situación, que se remonta al siglo XIII; los aquelarres y actos paganos son el origen de esta categorización.

Poesía renovada

Trasmoz alberga la Casa del Poeta, que tras un tiempo vacía acaba de encontrar nuevos dueños; son el poeta zaragozano Mariano Castro, médico de profesión, y su esposa María José Sanz. “Ambos nos han dicho que se ponen a la orden para colaborar en cualquier iniciativa. En invierno estamos 50 ó 60 personas, pero los fines de semana tenemos el arropo de la gente que tiene aquí su segunda residencia. También tiene aquí su casa el escritor y locutor Miguel Mena, en cuyo bagaje literario destaca ‘Alerta Bécquer’. El año pasado cumplió 60 años e invitó a todo el pueblo a una merienda, barril de cerveza incluido. Lo queremos mucho, porque no solamente es buena persona, sino que aporta mucho al pueblo”.

El castillo perteneció durante muchos años a una fundación (de la familia de Manuel Jalón, inventor de la fregona) y ahora se ha cedido al ayuntamiento. “Estamos hablando con Patrimonio para irlo restaurando, porque necesita mucho trabajo. El arquitecto que nos está preparando la memoria, para solicitar ayudas de cara a la restauración de la torre de entrada, se quedó maravillado al verlo; le pareció una joya. El año que viene queremos hacer también un mirador que dé la vuelta al monte, hasta el Mirador de los Olivos, donde despeñaron a la tía Casca. El turismo es nuestro futuro: los oficios tradicionales están desapareciendo, y tenemos que mirar hacia adelante”.

Vídeo del castillo de Trasmoz
Vídeo del castillo de Trasmoz

Una profusa huella artística y varios alicientes para la visita

El Museo de la Brujería de Trasmoz está en el castillo, que ultima su reapertura a las visitas. También hay allí un espacio para mostrar hallazgos de las excavaciones efectuadas en el lugar, como una vajilla del siglo XV de Manuel Ximénez de Urrea, último señor de la fortaleza.

El arte sigue abriéndose paso en las calles. El mural dedicado a Gustavo Adolfo Bécquer por el calagurritano Adrián Pereda es una de las últimas incorporaciones al lienzo colectivo: se hizo con una subvención del Día de la Comarca. En la historia de las brujas, los aportes de José Luis Corral han sido muy valorados por el pueblo, y la fiesta del Día de las Ánimas (que en el año actual está, lógicamente, en entredicho) es multitudinaria: en 2019 reunió a 7.000 personas. Se pusieron dos bares extra para apoyar al bar Emilio, guardián hostelero local todo el año.

Trasmoz cuenta con dos referencias de lujo en el sector de la transformación agrícola y ganadera. El aceite especiado de Agustín Fornós, de calidad suprema, está en las tiendas gourmet de media España y se exporta a todo el mundo; también se vende en el pueblo. Por otro lado, está el queso El Acebo del Moncayo, una verdadera delicia. “Cuando el castillo reabra, organizaremos visitas escolares y de adultos –explica Jesús Andía– y en esas visitas siempre se venden quesos y aceite. Óscar y su familia son una muestra de gente que ha decidido venir aquí a vivir y emprender, y últimamente están llegando más parejas jóvenes”.

Entre los de siempre está la familia Jalón y un sevillano adoptado, que actualmente está en su tierra: el artista Luigi Maráez. La fachada de su casa es en sí misma un atractivo turístico. “Ojalá pueda venir para el 150 aniversario de la muerte de los dos hermanos Bécquer, queremos hacer algo en septiembre”.

Bruja del Año, un reconocimiento singular para las mujeres locales

Concepción Martínez vive en el centro del pueblo. Tira de carácter jovial y afectuoso a la hora de saludar al ‘forano’; se trata de una personalidad local ilustre, ya que fue la primera elegida como Bruja del Año en el 2000, hace justo 20 años, cuando Trasmoz instauró esta distinción. “Para elegir a la Bruja del Año –explica el alcalde– se celebra una votación popular, y se eligen tres candidatas; esa misma noche, para no hacer esperar mucho, se celebra la elección final. La Bruja representa al pueblo en fiestas, ferias y diferentes actividades durante todo el año. Además. hay brujas de honor; cineastas como Elena Cid o la compositora e intérprete Carmen París han recibido ese honor. Elena, de hecho, ha llevado el nombre de Trasmoz por todas partes gracias a su largometraje documental ‘Bécquer y las brujas’ (2018), que abunda en la historia del pueblo y estos dos elementos de atención”.

Cómo llegar a Trasmoz y curiosidades

Comarca. Tarazona y el Moncayo.

Cómo llegar. Desde Zaragoza, su capital de provincia, hay 82 kilómetros por la AP-68 y la N-122, con desvío en Vera hacia Trasmoz.

Casas en venta. Este año ya se han vendido tres o cuatro viviendas en el pueblo, y hay más. El ayuntamiento y el bar han unido fuerzas para presentar a los visitantes un catálogo con todas las casas disponibles en detalle, que posteriormente se pueden visitar.

Bar y casa rural. El barEmilio está a la entrada del pueblo, cierra los lunes y da comidas con reserva (652 17 82 77). Se renovó en 2016 y mejoró sensiblemente sus instalaciones y servicios. La casa rural activa ahora mismo en el pueblo es El Horno en el centro del pueblo, aunque hay otra en preparación.

Museo de la Brujería. También consagrado a las Supersticiones del Moncayo, está enclavado en el interior del castillo de Trasmoz. Más información en la web de la Asociación El Embrujo de Trasmoz.

Reportaje de la serie ‘Aragón es extraordinario’.

Etiquetas
Comentarios