Despliega el menú
Aragón

aragón es extraordinario

El Monasterio de Veruela, sahumerio del alma

La magia de Veruela se desparrama en todas sus estancias, el terreno exterior y los alicientes añadidos –vino, aceite– en una visita que estimula y sacia la curiosidad.

Foto de Monasterio de Veruela
Pilar Velilla, en la antigua cocina del Monasterio de Veruela
Laura Uranga

Pilar Velilla es de Tarazona y lleva 20 años de guía en el Monasterio de Veruela. No hace falta escuchar mucho rato el modo en que habla del lugar donde desarrolla su trabajo para entender que le apasiona la tarea y el destino. “Abrimos todo el año de martes a domingo, y también los lunes festivos. El rango de horas es amplio, de 10.30 a 18.00 y hasta las 20.00 en verano. Nuestro último registro anual de visitantes llegó a 60.000; además de los visitantes ocasionales vienen muchos antiguos alumnos de los jesuitas con sus familias, que estuvieron aquí de colonias o ejercicios espirituales de niños; la Compañía estuvo un siglo aquí, hasta mediados de los 70. Todos se acuerdan con cariño de sus visitas, y también –ríe– del frío que pasaban”.

En el Monasterio hay visitas guiadas a horas fijas, y también se pueden concertar previamente para grupos. “Lo singular de este Monasterio –apunta Pilar– es que además de sus muchos atractivos, tiene una amplia oferta de visitas a su alrededor. Desde aquí hay rutas a todos los pueblos de la zona, tanto de esta comarca como de la vecina de Campo de Borja. Mucha gente hace doblete con la catedral de Tarazona, o con un paseo por el Moncayo, y si cuentan con más días hay muchos pueblos preciosos aquí”.

En el banco que recibe a la entrada del Monasterio se aprecian las figuras sedentes de un monje y Gustavo Adolfo Bécquer, el morador más conocido de estas dependencias en el siglo XIX. Son ocho siglos de historia los que contemplan el lugar. “Los cistercienses fundaron muchas poblaciones en la zona; luego esto fue hospedería, los jesuitas apostaron por la educación y los hermanos Bécquer dejaron constancia de la vida en estas tierras. Somos un polo de atracción turística, que incluye el Museo del Vino del Campo de Borja y un Centro de Interpretación del Aceite Sierra del Moncayo en el antiguo aljibe; pronto abrirá el Parador, que se va a ubicar en el área de la construcción más reciente dentro del Monasterio, la del siglo XVII, actualmente no visitable”, aclara Pilar.

El Monasterio de Veruela, al detalle

De entre los muchos alicientes de la visita al Monasterio, con el claustro, el pozo y las historiadas cornisas como objetivo tradicional de los ojos curiosos, destaca el palacio abacial del siglo XVI; está siendo restaurado por la DPZ con varios talleres de empleo y el patio ya está ‘abierto por obras’; actualmente alberga una exposición sobre Víctor Hugo. Además de la famosa iglesia y sus tumbas acristaladas en el suelo frente al altar, llama la atención la antigua cocina con su pasaplatos, un agujero oblicuo que quizá debía su singular disposición al afán de evitar la tentación de la gula a los austeros monjes... y ayudar al tiro del fuego, dada la ausencia de chimenea.

Por las tapias del paseo de los Plátanos se asoman ardillas, que hacen las delicias de los más peques en los ‘descansos’ intelectuales de la visita. “Hay mucha fauna en el terreno, sobre todo aves –apunta Luis, responsable de la instalación– y se pueden ver pájaros carpinteros, cárabos, lechuzas... incluso algún zorro”. También hay una opción virtual, visitaveruela.com, pero Pilar, Luis y todo el equipo del Monasterio lo tienen claro. “Si quieres conocer esto de verdad, hay que venir”. Ellos, encantados.

Vídeo del Monasterio de Veruela

Los hermanos Bécquer, Serrat, Natalie Portman... y Rosalía en Veruela

Los hermanos Bécquer tienen su espacio dedicado en el Monasterio. La pluma de Gustavo Adolfo y los pinceles de Valeriano generaron un bagaje muy interesante en estas dependencias, que les albergaron durante una larga temporada. En Veruela se hace especial énfasis en la figura del hermano menos conocido, Valeriano. “De hecho –aclara la guía Pilar Velilla– si no hubiera sido por él, tendríamos menos información del Monasterio y de toda esta zona; dejó muchísimos dibujos y grabados de naturaleza, casas, rincones de pueblos… Gustavo Adolfo, por su parte, daba testimonio de lo que veía. Fueron dos grandes documentalistas, que se adelantaron más de un siglo al interés moderno por la conservación del patrimonio material e inmaterial”.

El Ciclo Veruela Verano es un festival organizado por la Diputación Provincial de Zaragoza que ha traído artistas de primer orden a este Monasterio. Los sábados de cada mes de agosto, la música se adueña de la iglesia en recitales de naturaleza muy especial. Además, durante el año hay concentraciones de corales, de música tradicional –destacan las gaitas–, conciertos clásicos, sesiones de órgano, conciertos familiares en Navidad, visitas teatralizadas en verano desde hace dos años... han actuado aquí Montserrat Caballé, Serrat, Los Secretos, Kiko Veneno... y muchos más. “Serrat –recuerda Luis– no cantó en la iglesia, y prefirió el Paseo de los Plátanos; salió todo muy bien”. A la ahora mundialmente famosa Rosalía no le fue a ver mucha gente en 2017, pero se manejó de maravilla. En cuanto al cine, en estas dependencias se han grabado las series ‘El ministerio del tiempo’ y ‘Conquistadores Adventum’, y filmes como ‘Los fantasmas de Goya’ de Milos Forman o ‘La marrana’, con Natalie Portman, Javier Bardem o Aitana Sánchez Gijón en los repartos.

Un grafiti hecho por científicos... y los cazadores de psicofonías

Una delegación científica francoespañola y otra anglogermana acudieron en 1860 al Moncayo con la intención de observar un eclipse solar desde las alturas de la montaña mágica. Con aquél motivo se abrió una ruta de andada que ahora se usa para subir a la cima del Moncayo. Una tormenta destrozó las cabañas hechas para albergar a los expedicionarios, que tuvieron que volver grupas hacia la hospedería habilitada en el Monasterio. De la epopeya quedó una marca curiosa para ser hecha por tan selecto grupo, en el que figuraba León Foucault, ‘el del péndulo’: un grafiti en una columna con enunciado de la aventura, la fecha y unas iniciales.

Con un enfoque menos científico, los últimos años se han sucedido las visitas para desentrañar el misterio de ciertas visiones, apariciones fantasmagóricas en fotografías e incluso psicofonías. El espacio televisivo ‘Cuarto Milenio’ abordó el tema.

Consulta los reportajes de 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios