Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Para qué sirve el Omeprazol, sus efectos secundarios y cómo hay que tomarlo, según un experto

El doctor Javier Alcedo, Jefe de Sección de Patología Funcional y Motilidad Digestiva del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, orienta con un análisis específico sobre el uso adecuado de este medicamento y ayuda a descartar mitos.

Omeprazol
Omeprazol
V. M.

No es una pandemia, pero causa alarma. Cada vez que corre la noticia de lo perjudicial que es un medicamento de uso habitual entre la población, las preguntas a los especialistas se multiplican por 10, o más. Todos advierten siempre de lo desaconsejable que es automedicarse o seguir pautas marcadas de manera anónima en alguna web. La voz del experto es, sin lugar a dudas, la mejor guía. Teniendo en cuenta además que la condición física y médica de cada persona puede determinar el modo en que le afecta un determinado medicamento, tanto en el rendimiento como en los posibles efectos secundarios.

Para qué sirve el omeprazol

En los últimos años, el omeprazol es uno de esos medicamentos analizados masivamente por la opinión pública. El doctor Javier Alcedo, Jefe de Sección de Patología Funcional y Motilidad Digestiva del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, aporta ese análisis específico que ayuda a descartar mitos y orienta sobre el uso adecuado de este medicamento. “El omeprazol sirve para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico; también se usa para tratar la dispepsia, que es el dolor en la boca del estómago, y para proteger la mucosa gástrica y la duodenal en caso de estar tomando antiinflamatorios, que pueden causar lesiones de la mucosa. En estos casos, el omeprazol o fármacos similares, que funcionan como inhibidores de la bomba de protones, pueden reducir el riesgo de lesión derivado de estos antiinflamatorios”.

Alcedo resalta ciertas novedades positivas del fármaco. “Recientemente se ha visto que el omeprazol es útil para mejorar el tratamiento de enfermedades como la esofagitis eosinofílica. En estos casos, unas células inflamatorias propias pueden alterar el movimiento del esófago, incluso causar estrecheces en este órgano. El omeprazol consigue evitar que los eosinófilos acudan al esófago; los mecanismos de este proceso aún no han sido bien explicados, pero podrían tener que ver con que el fármaco disminuye la apertura de los pasos entre las células, evitando la entrada de alérgenos externos y, por tanto, la llegada de eosinófilos a la mucosa del esófago”. La esofagitis eosinófila es una enfermedad crónica del sistema inmunitario, en la que un tipo de glóbulo blanco (eosinófilos) se acumula en el revestimiento del esófago.

Cómo usar correctamente el omeprazol

El uso depende del tipo de molestias o de dolor. "Si se trata de dispepsia, el omeprazol es útil tanto a demanda, como en tratamiento continuo". También previene eficazmente la esofagitis. Es un fármaco muy seguro; obviamente, no hay ningún medicamento en el mercado que carezca por completo de efectos secundarios, pero el uso del omeprazol es el que menos consecuencias adversas ha mostrado, con una historia de uso de varias décadas”.

Si el omeprazol es tan seguro, ¿por qué se le atribuyeron de pronto todos los males hace un tiempo? El doctor responde. “Muchas veces leemos publicaciones que describen asociaciones estadísticas entre la toma de un fármaco y un evento adverso, pero una asociación no implica una relación causal. El omeprazol es habitual en pacientes que toman muchos fármacos porque tienen muchas patologías, y estos pacientes tienen otras alteraciones de manera frecuente, no es correcto atribuirlas al omeprazol”.

El doctor recuerda que hay casos que sí merecen una precaución extra antes de tomar omeprazol. “Hay que estar alerta con ciertas infecciones intestinales o en pacientes con enfermedad renal crónica, puesto que el fármaco podría alterar el metabolismo del fósforo y el calcio, o causar diarrea, pero son hechos aislados que generan más habitualmente otros fármacos. El omeprazol, bien indicado, previene otras lesiones y mejora la calidad de vida, superando en gran medida el beneficio a cualquier riesgo potencial, que ya de por sí son mínimos”.

El mejor momento del día para tomar omeprazol: ¿antes de desayunar o antes de dormir? 

Entre los usuarios habituales se hizo común en muchos casos tomarlo antes de dormir. Alcedo no está de acuerdo en hacerlo como norma, especialmente si ya se ha cenado. “Lo más recomendable es tomarlo 30 minutos antes del desayuno, para que ejerza así su acción completa. Hay pacientes que tienen síntomas por la noche, y en ese caso es mejor dividir la dosis, tomando la mitad 30 minutos antes de la cena y la otra mitad media hora antes del desayuno siguiente. Lo que es poco aconsejable es tomarlo con el estómago lleno, porque no ejerce su función máxima hasta la siguiente ingesta de comida, y el efecto no será óptimo".

Alcedo aclara que “si queremos prevenir síntomas nocturnos, mejor tomarlo antes de cenar, pero no es un protector estomacal en sí. Lo que consigue realmente el omeprazol es impedir que se genere ácido en el estómago cuando se hace la digestión; si la digestión ya se ha pasado y el ácido, por tanto, ya se ha creado, el omeprazol tendrá un efecto mínimo como bloqueante”.

Contraindicaciones o efectos secundarios del omeprazol

El especialista del Hospital Miguel Servet recalca que el omeprazol no tiene contraindicaciones formales; tampoco entre embarazadas. “La cuestión es que hay muchos fármacos que no se han testado en el embarazo; por tanto, no hay evidencias suficientes de sus efectos, pero eso no significa necesariamente que comporten riesgos para las embarazadas. Con éste en concreto, menos aún; de hecho, muchas embarazadas con problemas graves por el reflujo acaban tomando omeprazol, sin que se hayan encontrado alteraciones en el feto o en el propio proceso del embarazo”.

Qué es Nexium y para qué sirve

Alcedo recalca por último que el Nexium, es esomeprazol. Un fármaco similar a omeprazol que podría ofrecer una ligera ventaja en la supresión del ácido, aunque la diferencia parece escasa y limitada a pocos casos. Cuando un paciente no tolera el omeprazol, que sería un caso raro, se intenta con la famotidina, antagonista de los receptores de la histamina tipo 2. Tiene menos beneficio para el tratamiento del reflujo, pero sí funciona igual de bien con la dispepsia”. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión