Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

HERALDO VIDA SALUDABLE

Salud bucodental: un servicio esencial con camino por recorrer

Solo uno de cada dos españoles cumplen la recomendación de acudir al dentista al menos una vez al año. Factores como la economía o la dieta son claves en un ámbito que puede causar serios daños si no se cuida.

La Encuesta Europea de Salud publicada en 2021 reveló que el 49,1% de la población no fue al dentista durante el año anterior.
La Encuesta Europea de Salud publicada en 2021 reveló que el 49,1% de la población no fue al dentista durante el año anterior.
Freepik.

El año pasado, la 74ª Asamblea Mundial de la Salud (máximo órgano de decisión de la OMS) aprobó una resolución sobre salud bucodental en la que se recomendó adoptar un planteamiento que promueva la prevención y que incluya una atención "oportuna, integral e inclusiva" dentro del sistema de atención primaria. La resolución afirmaba que la salud bucodental se debe integrar en la lucha contra las enfermedades no transmisibles y que las intervenciones en esta esfera deben incluirse en los programas relacionados con la cobertura sanitaria universal.

Con este texto se hacía hincapié en una petición que lleva realizándose durante muchos años en España desde diversos foros: la ampliación de la cartera de servicios de atención bucodental en el sistema nacional de salud, de manera que el ciudadano no tenga que pagar lo que paga actualmente por ellos. Una demanda que cobra más relevancia si cabe en el contexto actual en el que se encuentra el país, en el cual destaca la tasa interanual del Índice de Precios de Consumo del 8,4% que se ha registrado en abril. A ello, se le suman algunos datos reveladores, como el que reflejaba la Encuesta Europea de Salud publicada en 2021 y que indicaba que el 49,1% de la población no fue al dentista durante el año anterior.

En este sentido, cabe subrayar los 48 millones de euros que el Gobierno de España incluyó en los últimos Presupuestos Generales del Estado para ampliar los servicios públicos de salud bucodental, una cantidad considera escasa por profesionales y usuarios. "La verdad es que 48 millones para toda la población española es una cifra muy baja. Supone poco más de un euro para la atención bucal de cada español. Es claramente insuficiente, pero esperamos que esta cifra vaya aumentando en los próximos años", explica Jaime Alfonso, presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Aragón.

El responsable del órgano se muestra favorable a ampliar la cobertura en el país, tal y como ocurre en la mayoría de los estados de la Unión Europea (UE), mediante algún tipo de subvención para el paciente, aunque reconoce que "es complejo implantarlo por el elevado coste que supondrá". "En los países que ya lo está, este sistema supone entre un 10% y un 12% del total del presupuesto sanitario del país", agrega. En cuanto a estas ayudas, destaca que en la UE nunca superan el 60%, siendo del 30% en Francia, del 40% en Alemania y del 50% en Finlandia; mientras que en Italia, Grecia o Portugal la situación es similar a la española. "Considero que hoy no es viable una cobertura del 100%", añade Alfonso.

Colectivos prioritarios

El Programa de Atención Bucodental Infantil y Juvenil (PABIJ) del Gobierno de Aragón, dirigido a niños de entre 6 y 13 años –hasta 16 en caso de discapacidad–, financia servicios como las revisiones diagnósticas, las endodoncias o el tratamiento de urgencias bucodentales

"Hay colectivos cuyas necesidades deben ser atendidas de forma prioritaria, como la población infantil, cubierta por el PABIJ; las mujeres embarazadas, la población con discapacidad y las personas mayores con escasos recursos -explica Alfonso-. Para atender adecuadamente a las personas con discapacidad, sería necesario crear unidades específicas que tengan la posibilidad de manejar farmacológicamente al paciente. Y, en el caso de los mayores con escasos recursos, se debería ir a un modelo de subvención del tratamiento con libre elección del profesional por parte del paciente, como ocurre en los países que tienen ya esta cobertura".

Numerosos odontólogos insisten en la importancia de que los padres y las madres traten de que sus hijos adquieran unos correctos hábitos en materia de salud bucodental.
Numerosos odontólogos insisten en la importancia de que los padres y las madres traten de que sus hijos adquieran unos correctos hábitos en materia de salud bucodental.
Freepik.

En lo relativo a los precios de las clínicas dentales, a menudo considerados excesivos por buena parte de la población, el presidente del Colegio de Odontólogos señala que, aunque la citada encuesta muestra que una de cada cinco personas que no va al dentista lo hace por motivos económicos, también apunta que la mayor parte de los que no van –el 60%– dicen no hacerlo porque no perciben tener un problema en su boca. "La economía, por tanto, no es la causa más frecuente pero, en cualquier caso, la crisis actual afectará negativamente", amplía.

La aparición de caries, las dificultades para la ingesta debido a problemas dentales y la pérdida prematura de piezas dentales son algunos de los riesgos de no llevar una correcta higiene oral. Asimismo, la gingivitis (inflamación de la encía con sangrado), la periodontitis (perdida de sujeción del soporte dentario), la halitosis, la diabetes y las afecciones pulmonares y cardiovasculares son enfermedades que pueden derivarse de ello.

"La afección más frecuente es la caries, que es el resultado principal del deterioro dental y una de las infecciones bucales más comunes. Constituye una de las causas de pérdida de dientes y está originada por bacterias como el ‘streptococcus mutans’", señala el odontólogo Ramón Ruiz de la Cuesta, quien recuerda que, aunque la recomendación de acudir al dentista es de una vez al año, en España lo hacen uno de cada dos ciudadanos, lo que supone la media más baja de la UE.

El factor de la dieta

La alimentación es otro de los elementos que juega un papel clave en este apartado. Así, tal y como apunta el profesional, una dieta saludable es fundamental para mantener una óptima salud oral. "La dieta mediterránea, rica en verduras, frutas, pescado y aceite de oliva, es la más indicada. La fruta fresca y los vegetales crudos como la manzana, el apio o la sandía ayudan a eliminar la placa de los dientes y refrescan el aliento. Las fresas, por ejemplo, contienen xilitol, una sustancia antibacteriana que contribuye a reducir los microorganismos del biofilm dental", sostiene Ruiz de la Cuesta, agregando que los zumos envasados y las bebidas carbonatadas o energéticas son los alimentos más perjudiciales.

En cuanto a las pautas a seguir para mantener una buena salud bucodental, y además de lavarse los dientes tres veces al día, el odontólogo expone que es recomendable mantener una buena higiene con cepillos interdentales y utilizar la seda dental y el colutorio a diario. "Las mujeres embarazadas, por su parte, deben tener en cuenta la gingivitis del embarazo, que es la condición clínica más frecuente, pues aparece en el 60-75% de los casos y suele hacerlo, generalmente, entre el tercer y el octavo mes. Aunque, en la mayoría de los casos, desaparece después del parto", indica el experto.

Asimismo, numerosos profesionales de este campo hacen hincapié en la importancia de que los padres y las madres insistan en que los niños mantengan unos correctos hábitos, tratando de ser unos buenos reflejos en cuanto a cuidado e higiene, lo cual engloba la promoción, la educación, la prevención y la protección. "En los últimos años hemos asistido a una disminución de la caries en la población infantil, lo que se debe a la prevención y a la educación oral que se realiza en las clínicas dentales, con los sellados de fisuras, la educación en técnicas de cepillado en clínica, las fluorizaciones o el diagnóstico precoz de caries; todo ello guiado por el PABIJ. Según la OMS, una correcta higiene dental reduce la incidencia de caries en un 50%, así que es recomendable que, en casa, los padres estén encima de sus hijos para que estos realicen un correcto cepillado", afirma el profesional.

Por último, y ante la proliferación del comercio ‘online’ y la venta directa a los consumidores, que han impulsado la comercialización de artículos como blanqueadores, férulas de descarga oclusal o alineadores de ortodoncia, diversos odontólogos han dado la voz de alarma. "No se puede hacer un diagnóstico ni un tratamiento de ortodoncia sin un control muy estrecho por parte de un facultativo, igual que no se puede hacer un blanqueamiento dental sin que un profesional haga una revisión previa y le dé un seguimiento al paciente durante el tratamiento. Lo mismo se puede decir de las férulas oclusales", manifiesta Alfonso, quien apuesta porque exista una regulación específica, argumentando que "la salud no puede ser equiparada con un bien de consumo".

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión