Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Cómo saber si tengo alergia y a qué: síntomas y prevención

La de 2020 está siendo una primavera especialmente dura para las personas propensas a sufrir este tipo de reacciones.

Mujer con alergia primaveral
Esta primavera 2020 está siendo dura para las personas propensas a tener alergias
Pixabay

El sistema inmunitario, que es el gran defensor de nuestro organismo, puede jugarnos en ocasiones malas pasadas. Ocurre con las alergias, por ejemplo, que en esta primavera parecen haberse recrudecido más que nunca. Ante determinadas sustancias, nuestro ejército personal produce anticuerpos, y ese hecho puede ir acompañado de irritación de la piel o nariz, hinchazón de las vías respiratorias, del sistema digestivo… en casos graves, de hecho, hay que estar prevenido con determinados remedios para evitar consecuencias fatales. Normalmente, además, las alergias no se curan, aunque sí varían en intensidad y pueden llegar a desaparecer por sí solas debido a cambios de hábitat o de hábitos.

Cómo saber a qué tengo alergia

El cuadro es muy reconocible; estornudos, picor en la nariz, paladar y ojos, urticaria, tos… los síntomas varían según el causante, ya sea polvo en suspensión, alguna gramínea, un insecto, un medicamento o un alimento concreto. Para saber si se padece algún tipo de alergia se efectúan unas pruebas comparadas; la única forma eficaz de diagnóstico es provocarlas por medio de exposición al alérgeno. El método es depositar sobre la piel del antebrazo una gota del extracto alergénico y hacer una minúscula punción; la punta de la lanceta introduce el alérgeno en la capa más superficial de la piel, y la reacción llega pasado un cuarto de hora. En casos severos se puede hacer una prueba oral controlada, siempre en hospital.

Cómo actuar

En el mercado se venden antihistamínicos, que reducen o anulan los efectos secundarios de la alergia por un tiempo determinado. Cuando estos remedios no sean suficientes hay que consultar a un médico de inmediato, para atajar la situación antes de que se agrave. Una inyección de epinefrina (adrenalina) es una solución más radical, pero solamente debe ser administrada por un profesional o una persona de larga trayectoria alérgica que sepa cómo hacerlo. Normalmente es intramuscular, pero en casos graves debe aplicarse por vía intravenosa.

Las alergias más comunes son las que traen partículas aéreas (polen, caspa de mascotas, ácaros del polvo) y algunos alimentos, sobre todo los frutos secos, lácteos y mariscos. También las picaduras de abejas o avispas o medicamentos basados en penicilina. Si la persona tiene antecedentes familiares de alergias severas o bien de asma, también es más propensa a sufrirlas, y se manifiestan de manera muy habitual entre los niños.

Cómo prevenir las alergias

Si se conocen las sustancias causantes, hay que evitarlas, lógicamente, extremando la limpieza de ácaros en casa, cerrando ventanas en primavera o preguntando siempre los ingredientes de las salsas y guisos al comer fuera de casa. También es recomendable llevar un distintivo visible de la alergia que se padece, para que la reacción de quienes atiendan a la persona afectada sea más eficaz.

En las casas, además de limpiar minuciosamente y con frecuencia cada rincón y los filtros de la calefacción o los aires acondicionados, hay que evitar la temperatura excesivamente calurosa y la humedad por encima del 50%. 

Etiquetas
Comentarios