Salud

Heraldo Saludable

Los diagnósticos de alergias alimentarias en Aragón se han duplicado en la última década

Las reacciones alérgicas a los alimentos suponen ya el 10% de las consultas de Alergología del Hospital Clínico de Zaragoza, el servicio de referencia en la Comunidad, donde se atienden más de 600 casos al año.

Los diagnósticos de alergias alimentarias en Aragón se han duplicado en la última década
Los diagnósticos de alergias alimentarias en Aragón se han duplicado en la última década

El número de diagnósticos de alergias alimentarias en Aragón se ha duplicado en poco más de una década y, además de la frecuencia, también ha aumentado de forma considerable la gravedad de lo casos.

Así lo indica el doctor Juan Fraj, del servicio de Alergología del hospital Clínico de Zaragoza, donde cada año atienden a una media de 6.000 pacientes alérgicosEl 10% de las consultas que se realizan en esta unidad -en torno a 60 al mes- corresponden a alergias alimentarias que pueden provocar desde un simple síntoma oral -como picor en la lengua o hinchazón de labios- hasta el temido shock anafiláctico, que compromete la vida del paciente si no se actúa rápido.

"El cuadro clínico que producen las alergias alimentarias es muy variable, y aunque a veces se manifieste como un simple picor, sí que hemos tenido casos de ingreso en UCI por este motivo, con complicaciones respiratorias que son las que ponen en peligro la vida del paciente", explica el doctor Fraj.

Los síntomas derivados de la anafilaxia van desde problemas de afectación en la piel a afecciones digestivas -en forma de náuseas, vómitos, dolor crónico abdominal, diarreas-, síncope por la caída de la tensión arterial, etc. "Generalmente empiezan a aparecer a los cinco o diez minutos de tomar el alimento, cuando el paciente está haciendo ejercicio físico o ha tomado en horas previas un antiinflamatorio, y prácticamente todos los casos acaban en Urgencias, porque son pacientes a los que hay que monitorizar, administrarles adrenalina y goteros", añade el experto.

Principales alérgenos alimentarios

En la actualidad, la alergia a alimentos de origen vegetal y, en concreto, a las denominadas proteínas de transferencia de lípidos (PTL) es una de las que más ha aumentado en la última década. "Cuando yo era residente, en los años 80 y 90, esta alergia era relativamente rara; pero a partir del año 2000 se disparó y ahora estamos en niveles casi epidémicos", explica Fraj, quien apunta a factores como el estilo de vida occidental, las nuevas formas de cultivo, la sequía y el uso de tantos tipos de fungicidas y herbicidas como posibles responsables del aumento de este tipo de casos, aunque por el momento -matiza- "no hay evidencia científica" al respecto.

Las cifras a nivel global, recogidas en el Libro Blanco de la Organización Mundial de la Alergia (WAO), señalan que de 220 a 520 millones de personas sufren alergia alimentaria en todo el planeta, con una prevalencia mundial del 1-3% en los adultos y de entre el 6-8% de los niños. "Conforme vas cumpliendo años, menos probabilidades tienes de desarrollar una alergia alimenticia (es muy difícil que una persona de 70 llegue a desarrollarla). Por eso, si sacamos una media de la edad de estos pacientes en su mayoría son niños", confirma Fraj.

En lo que respecta al tipo de alimentos implicados, los datos varían según el grupo de edad, zona geográfica o hábitos alimenticios concretos, pero a partir de los últimos estudios publicados por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) se podría concluir que el huevo y la leche de vaca son los alimentos que más frecuentemente provocan alergias en niños, seguidos de los pescados (alergia más persistente y muy frecuente en adultos). Según otro estudio realizado sobre la población general, las frutas son el primer alimento causante de alergia en España, seguido de los frutos secos, los mariscos y los pescados.

"En nuestro medio, los frutos secos que más problemas dan son la nuez, la avellana y el cacahuete. Los mariscos, los frutos secos y otras frutas como el kiwi también son causa frecuente en adultos jóvenes", detallan desde el Clínico.

A la hora de abordar este tipo de casos, tan importante es el diagnóstico, que pasa por tener una buena historia clínica del paciente con las correspondientes pruebas cutáneas, como la prevención. Según datos de la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (Aepnaa), ocho de cada diez reacciones en niños se producen en el colegio, donde no todos los profesionales poseen los mismos conocimientos al respecto. "La mayoría de veces todo ocurre por desconocimiento. Si se supiesen evitar determinadas situaciones, mucha veces no se llegaría ni a actuar ante reacciones graves", comenta Ana Murillo, delegada en Aragón de Aepnaa y madre de dos niños con alergia alimentaria.

Aunque a su juicio cada vez hay más sensibilización con este tipo de casos, sigue siendo "primordial" favorecer la formación de las personas que elaboran la comida y gestionan posteriormente los alimentos en comedores escolares porque sigue habiendo mucha "confusión" entre alergias, celiaquías e intolerancias. "El error más común que se produce es dar un alérgeno que está dentro del alimento -como sucede con la proteína de la leche en productos sin lactosa- porque se confunde  o se desconoce. Las contaminaciones cruzadas, cuando estás gestionando en un comedor dietas exentas de algún alérgeno y dietas que lo llevan, son otro aspecto que hay que controlar desde la prevención", concluye Murillo.

Loading...

Etiquetas
Comentarios