Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

Consejos y remedios para combatir la ansiedad

Se trata de un padecimiento cada vez más relevante; siempre ha estado ahí, pero bajo otros nombres.

Una infusión caliente puede ayudar a calmar la ansiedad
Una infusión caliente puede ayudar a calmar la ansiedad
Pixabay

La ansiedad forma parte de la vida cotidiana. Es un problema antiguo, que no siempre se ha atendido de manera correcta y que a menudo se confunde con falta de serenidad, inmadurez ante las dificultades o una timidez extrema. Los ataques de ansiedad, muy espectaculares, ya no son tan cotidianos y deben ser atendidos minuciosamente, ya que además del mal trago en el momento de padecerlos son una evidencia de problemas mayores. El trastorno de ansiedad generalizada, por ejemplo, impide controlar el grado de preocupación por problemas del día a día o, incluso, irreales.

Este problema lanza señales, empezando por ese grado de preocupación excesiva. Normalmente tiene sus raíces en edades tempranas, y se manifiesta entre los adultos en forma de nerviosismo extremo y continuado, déficit de atención en las tareas habituales… lo más doloroso, además, es que quienes padecen de ansiedad continua se dan perfecta cuenta de lo que les ocurre, pero no se sienten con fuerzas para combatir por sí mismos este sentimiento, que suele ir asociado al insomnio, el cansancio extremo, los dolores de cabeza, los problemas para tragar correctamente, la irritabilidad… un cuadro realmente preocupante

Soluciones a la ansiedad

La primera es pedir ayuda, comenzando por un médico de confianza que, una vez evaluada la situación, derivará a la persona afectada a un especialista, ya sea psicólogo o psiquiatra. En materia de tratamiento suele aplicarse la terapia cognitivo-conductual, que trabaja con la persona afectada en la identificación de diferentes formas de pensar, comportarse y reaccionar ante diversas situaciones. La medicación es otro recurso, que de ningún modo puede ser primera opción ni administrarse sin la supervisión de un especialista. Ahí entran en juego los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) o las benzodiacepinas, también usadas como antidepresivos.

Descansar bien: jaque al insomnio

Medicación aparte, la vida saludable es un gran arma. Un giro correcto en la nutrición y la práctica de ejercicio regular son apoyos valiosos a la hora, por ejemplo, de conciliar mejor el sueño. El insomnio es otro problema habitual en los cuadros de ansiedad extrema, y la falta de recuperación de energías crea en la persona afectada un círculo vicioso del que es complicado salir. El apoyo de familiares y amigos que acompañen sin juzgar también es fundamental. 

Etiquetas
Comentarios