Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

HERALDO VIDA SALUDABLE

¿Cuáles son los hábitos saludables a seguir durante el embarazo?

La alimentación, el ejercicio físico y la salud mental son tres de los pilares en los que deben asentarse los periodos de gestación, cuyo tratamiento se ha visto alterado debido a la actual crisis sanitaria.

Durante la pandemia mundial de covid-19 las consultas a mujeres embarazadas han cambiado.
Durante la pandemia mundial de covid-19 las consultas a mujeres embarazadas han cambiado.
Pixabay

Con el fin de concienciar sobre los problemas de esta índole y que así más mujeres puedan buscar la ayuda que necesitan y acceder a un tratamiento adecuado, el pasado 6 de mayo se celebró en todo el planeta una nueva edición del Día Mundial de la Salud Mental Materna, con el que las entidades que lo impulsan pretenden también mejorar los recursos destinados por los gobiernos a la prevención, detección y tratamiento de los trastornos mentales durante el embarazo y el primer año tras el nacimiento (trastornos mentales perinatales).

Un reflejo del peso que tiene la salud mental en los periodos de gestación se ha podido comprobar durante la crisis actual del coronavirus, pues algunos estudios muestran que la ansiedad de buena parte de las mujeres embarazadas se ha disparado en este tiempo, una problemática que precisa de más medidas para mejorar la atención y el tratamiento a las afectadas por parte del ámbito sociosanitario.

Tanto este factor como otros igualmente importantes son fundamentales para que las gestantes puedan tener un embarazo cómodo. Precisamente por ello es clave que a las mujeres encintas se les haga un seguimiento adecuado para así examinar las posibles alteraciones que puedan surgir y solucionarlas a tiempo.

Enfermedades como la diabetes gestacional, la preeclampsia, la toxoplasmosis o la listeriosis tienen una relación directa con el control del peso y la alimentación durante estos periodos. En este sentido, los expertos nutricionistas recomiendan pautas como seguir un patrón dietético saludable, suplementar la dieta con ácido fólico y evitar las carnes crudas o poco cocidas, además del alcohol, la cafeína, los embutidos y ahumados, los pescados crudos, en salazón o de gran tamaño, los huevos crudos o la leche fresca sin pasteurizar. Asimismo, conviene tener presentes una serie de reglas a la hora de manipular los alimentos, como lavarse las manos frecuentemente o mantener limpios los útiles de cocina.

La higiene bucal, las clases de preparación al parto o las vacunas son otros elementos significativos a destacar en los embarazos, cuya atención es a menudo compleja, como ocurre en el caso de algunas mujeres inmigrantes que no conocen el idioma o de aquellas que están en riesgo de exclusión. Es por ello que en ese ámbito trabajan, además de los sanitarios, diversas asociaciones que tratan de mejorar su calidad de vida y de hacer que estén lo más cómodas posibles durante sus periodos de gestación.

Las claves que rodean a los periodos de gestación

El embarazo es "un estado fisiológico de la mujer que precisa de un seguimiento adecuado, con el fin de controlar las posibles alteraciones que puedan aparecer y prevenirlas o diagnosticarlas precozmente", explica Laura Lasso, matrona y enfermera especialista en salud mental.

Por ello, son necesarias las consultas de seguimiento, donde se realizan ecografías y pruebas para ir asegurando una correcta evolución. También es precisa la psicoprofilaxis obstétrica o preparación al parto, que se refiere al conjunto de actividades que los profesionales sanitarios realizan "para contribuir a que el embarazo se perciba de forma positiva y facilite un parto normal en el aspecto físico y emocional", apunta Lasso.

Pero, en la situación actual, marcada por la pandemia del Covid-19, se han sustituido algunas de las consultas presenciales, pensando siempre en el beneficio de la embarazada, para minimizar el riesgo de contagio. También durante esta crisis han surgido nuevas investigaciones y proyectos que actualizan los conocimientos sobre salud. Un ejemplo es el proyecto ‘La salud mental perinatal y el género en tiempos del Covid’, que se centra en analizar aspectos de la salud mental de las embarazadas como la ansiedad y la depresión relacionándolos con los estereotipos de género y viendo la evolución durante el posparto. 

Una investigación llevada a cabo por el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa y la Universidad de Zaragoza como parte de la tesis doctoral de Laura Lasso, dirigida por Ángel Gasch, enfermero y antropólogo, y Daniel Orós, ginecólogo y obstetra del Hospital Clínico. "En tiempos del Covid, hemos visto que la ansiedad de las embarazadas está disparada, por lo que esperamos poder analizar de forma completa lo que les ocurre para poder trabajar en intervenciones que ayuden a prevenirlo y tratarlo de la mejor forma posible", indica Lasso.

Hábitos saludables

Existen una serie de recomendaciones que son fundamentales durante el embarazo, así como una serie de prácticas tóxicas y situaciones que deberían evitarse durante el periodo de gestación. Por ejemplo, es muy importante la correcta higiene de la boca, ya que durante el embarazo son frecuentes las caries o la infección de encías. "Es recomendable una visita al dentista al comienzo de la gestación para valorar el estado bucal", explica la matrona.

Además, tal y como expone Lasso, durante el embarazo es esencial realizar ejercicio físico, porque es beneficioso para evitar ganar peso excesivo, para tener más garantías de llegar al parto con una buena preparación física y porque contribuye a una buena recuperación posparto.

Por otra parte, hay que prestar especial atención a algunas vacunas durante el periodo gestacional, siendo esencial inmunizarse contra la difteria, el tétanos y la tosferina (DTP). Esta última enfermedad afecta de forma más grave a menores de un año. "Por eso, es muy importante vacunarse, para que el bebé pueda estar cubierto ese período desde que nace hasta que se le pueda administrar la vacuna", apunta Lasso. No hay que olvidar tampoco que los hábitos tóxicos deben evitarse durante el embarazo. "El alcohol, el tabaco y cualquier tipo de droga son muy perjudiciales, pues pueden producir alteraciones en el feto", recalca Lasso.

Asimismo, es clave el descanso y la relajación durante el periodo de gestación. "El objetivo inmediato de las técnicas de relajación es obtener un estado de reposo, con descanso total y absoluto del cuerpo, la mente y las emociones", concluye la enfermera especialista en salud mental.

El factor alimentario

El control del peso y la alimentación es igualmente importante en el embarazo para reducir el riesgo de la aparición de enfermedades como la diabetes gestacional, la preeclampsia, la toxoplasmosis o la listeriosis. Para ello, es conveniente seguir un patrón dietético saludable. "Si hasta el momento del embarazo no se seguía, nunca es tarde para empezar tan buen cambio. En nuestro país, la dieta mediterránea es uno de esos patrones, pues incluye vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono y grasas de productos muy variados y saludables", señala Yoana Terés, dietista y nutricionista.

Entre las principales recomendaciones que la experta establece para las gestantes se halla la de suplementar con ácido fólico la dieta antes y durante el embarazo (sobre todo en el primer trimestre). "Aún tomándolo, la dieta debe aportar ácido fólico, y este lo encontramos en alimentos como verduras y hortalizas de hoja verde –espinacas, acelgas, rúcula, lechuga…– y legumbres", agrega.

Además del alcohol, se deben evitar otras sustancias como la cafeína y productos como los embutidos y ahumados, la carne cruda o poco cocida, los patés y foie gras, los pescados en salazón, crudos o de gran tamaño (por el contenido en mercurio), los huevos crudos y la leche fresca sin pasteurizar o quesos y postres elaborados con esta, así como aquellos quesos enmohecidos como el roquefort o el cabrales y los fermentados como el feta o el camembert.

Como recuerda la nutricionista, el caso de la carne cruda o poco cocida obedece a la existencia en ella del parásito Toxoplasma gondii, que causa la toxoplasmosis. Para no tener contacto con el parásito, las embarazadas han de evitar los embutidos hasta después del parto: "Jamón, chorizo, lomo o salchichón son carnes curadas que no han sido cocinadas y pueden ser transmisoras de la enfermedad. Pero si estos productos se cocinan correctamente se pueden consumir", explica Terés.

Cabe destacar también las medidas de higiene que han de seguir las gestantes a la hora de manipular alimentos. "En primer lugar, hay que lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, especialmente tras la manipulación de carne cruda, y deben evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos antes de lavarse. Es muy importante mantener limpios los útiles de cocina, lavándolos con agua caliente y jabón tras cada uso y siempre que hayan estado en contacto con carnes crudas, frutas y verduras sin lavar. Por último, se han de pelar y lavar muy bien todas las frutas, verduras y legumbres antes de consumirse", indica la profesional.

En cuanto a algunas de las dudas frecuentes que surgen al respecto, la dietista y nutricionista Laura Reviejo explica que en el embarazo se ha de cuidar la salud lo máximo posible y comer de forma saludable escuchando al cuerpo y las necesidades que la mujer tenga. "Pero eso no significa que haya que comer por dos o que haya que hacerlo siempre guiada por los antojos", añade.

No obstante, aún queda camino por recorrer en este sentido. "Las indicaciones existentes al respecto de la alimentación de las gestantes están obsoletas. Creo que no se les ayuda a llevar una alimentación sana, adaptada a las necesidades de cada mujer y a los problemas derivados en algunos casos de esta situación. Un problema para cuya solución se necesitan más nutricionistas especializados", concluye Reviejo.

- Ir al suplemento de salud.

Etiquetas
Comentarios