Gastronomía
Suscríbete por 1€

nueva propuesta en zaragoza

Veintiuno Coffee, la apuesta por el buen café cada día

Tras el éxito de su primera cafetería de especialidad en la zona de plaza San Francisco en Zaragoza, da el salto al centro de la capital.

Jonathan Gorri y Adrián Barceló en Veintiuno Coffee
Jonathan Gorri y Adrián Barceló en Veintiuno Coffee
C. Ivars

Hoy, 1 de octubre, se celebra el Día Internacional del Café. Una fecha con que se trata de rendir homenaje a una de las bebidas más populares del mundo. Y qué mejor manera de celebrarlo que "apostar por el buen café cada día". Una de las propuestas que defienden desde Veintiuno coffee a capa y espada.

Llegaron a la capital aragonesa hace siete años convirtiéndose en uno de los locales pioneros en apostar por el café de especialidad en la ciudad. Regentado por Jonathan Gorri (33) y María Crespo (32), han logrado convertir el establecimiento en parada obligatoria para los amantes de la segunda bebida más consumida en el mundo (después del agua). "No fue nada fácil, por aquel entonces era algo muy nuevo", reconoce Jonathan.

"Hace tres años decidimos abrir Onawa Coffee, nuestro propio tostador artesanal en La Cartuja; y hace uno dimos el salto con un obrador, Veitiuno Bakery"

Gorri, natural de Guadalajara, junto a Crespo, nacida en Madrid; llegaron a Zaragoza en busca de un lugar más tranquilo donde empezar una nueva vida. "Ambos venimos del mundo de la hostelería y llevábamos ritmos frenéticos. El hermano de María vivía aquí y nos gustaba mucho el ritmo y la gente, así que decidimos probar", relata desde el local que acaban de inaugurar. Y es que tras el éxito de su primera cafetería ubicada en el 21 de Fernando el Católico -de ahí el nombre del bar-, dan el salto al centro, en concreto al 21 de la calle Albareda. Eso sí, en esta ocasión lo del número es por casualidad.

En este caso, emprende aventura junto a un socio local, vecino de Caspe, Adrián Barceló, quien le acompaña al mando de este segundo establecimiento. "Llevábamos tiempo buscando un local en la zona. El local -la antigua heladería Rico- surgió por casualidad", admite. Muy iluminado, rodeado por cristaleras y con la máquina de café como clara protagonista del espacio -de hecho, está en la barra, algo más habitual en el norte de Europa-, un cartel de neón de color amarillo en el que se lee Veitiuno Coffee da la bienvenida al visitante. Dentro, en dos vitrinas, encontramos una amplia variedad de tartas y dulces, y una zona con opciones saladas. Todo -destacan- hecho por ellos.

"Hace tiempo que decidimos suministrarnos a nosotros mismos. Hace tres años decidimos abrir Onawa Coffee, nuestro propio tostador artesanal en La Cartuja; y hace uno dimos el salto con un obrador, Veitiuno Bakery", explica el barista. En ambos casos, realizan pedidos privados y servicios a otras cafeterías y establecimientos.

Un café de Veintiuno Coffee
Un café de Veintiuno Coffee
C. Ivars

En cuanto a la apuesta gastronómica del local, rodeado de oficinas y muy cercano a Hacienda y el Hospital Ramón y Cajal; de nuevo repiten la fórmula que les ha hecho famosos en la ciudad: "Buen café, y desayunos y almuerzos tipo brunch". Entre las preferencias de sus clientes se encuentran la tostada Veintiuno, con aguacate, queso ricota, tomate cherry y un huevo poché; así como sus brioches y huevos benedict. También destacan sus tartas y tartaletas.

Y es que, con esta nueva apertura, su objetivo es seguir defendiendo su filosofía y pasión por el buen café. "Nuestro trabajo se basa en la constancia, el compromiso y la formación constante. A cabezones no nos gana nadie, creo que en eso nos parecemos a los aragoneses -ríe-. Además, nuestras dos hijas han nacido aquí, así que nos sentimos más maños que nunca", admite. Hoy, en Fernando el Católico, dispensan entre 500 y 700 cafés al día. Eso sí, el camino no ha sido nada fácil: "Apostamos por algo al 100% y completamente desde cero. Al final, ha merecido la pena".

"Nuestro trabajo se basa en la constancia, el compromiso y la formación constante"
Veintiuno Coffee da el salto al centro, en concreto al 21 de la calle Albareda
Veintiuno Coffee da el salto al centro, en concreto al 21 de la calle Albareda
C. Ivars

Cinco años educando paladares

En cada uno de los locales ofrecen cinco variedades de café de especialidad -esto es, de más de 82 puntos-, de diferentes procedencias. "Vamos variando según la cosecha y la temporada", advierte. Además de servirlo en taza, en sendos locales venden sus propios paquetes de café tostado en La Cartuja, a 9 euros la unidad.

"Estamos convencidos de que no se consume más café de especialidad por puro desconocimiento. A mucha gente le encantaría, pero no sabe que existe", advierte. Por eso, otra de sus políticas pasa por tratar de minimizar al máximo el precio final. "Optamos por ofrecer un buen producto a un precio competitivo. Queremos democratizar el café de especialidad para que pueda disfrutarlo el mayor número de gente posible", añade.

En la actualidad dan trabajo a once personas. Sin embargo, tienen claro que quieren seguir creciendo. "Nos gustaría abrir un local más turístico en el casco histórico, con terraza. Es algo que nos falta por tocar todavía", afirma. Tal vez muy pronto aparezca un local ubicado en el 21 de alguna céntrica calle o plaza. Mientras tanto, la idea es seguir apostando por el buen café hecho en casa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión