Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

recetas

Tarta de limón, un postre de verano fácil y barato para preparar en casa

Aunque el helado es el postre por excelencia cuando llega el calor, esto no significa que sea el único.

Lemon chessescake food photography recipe idea
Una de las ventajas de este postre es que el limón ayuda a refrescar el paladar.
Freepik

Sea cual sea la época del año, no hay sensación más satisfactoria que terminar un suculento festín con un postre (para el que siempre hay hueco). Sin embargo, en verano, apetecen aquellas delicias que dejen una sensación refrescante en el paladar, para así combatir las altas temperaturas. Por ello, los helados son la primera elección de muchos comensales. Sin embargo, el estío ofrece una variada carta de dulces. Las tartas que no necesitan horno son una de las opciones más aclamadas: son rápidas, fáciles de hacer y, además, te ayudan a ahorrar energía. Una de las más populares es la de limón cuya elaboración es sencilla y no requiere de ingredientes poco habituales en las despensas. 

Ingredientes para seis personas:

  • 1 paquete de galletas maría, de sobaos o de bizcochos de soletilla, según la textura final que se le quiera dar al postre. 
  • 100 gramos de mantequilla.
  • 2 sobres de gelatina de limón.
  • 500 ml de nata para montar.
  • 250 gramos de queso crema.
  • 100 gramos de azúcar.
  • 150 ml de leche entera.
  • 200 ml de agua o zumo de limón. 
  • Se le puede añadir la piel rallada.

Tarta de limón, paso a paso

Ingredientes para hacer una tarta de limón.
1

Una deliciosa base 

Primero hay que preparar la base de la tarta. Para ello, hay que picar las galletas y mezclarlas con la mantequilla derretida. Después, hay que cubrir toda la base del molde que se haya escogido para la tarta con esta masa. Es recomendable conservarlo en la nevera alrededor de media hora. 

Preparación para la tarta de limón.
2

El secreto está en la crema

Después, es el momento de preparar la crema. Hay que mezclar en un bol la nata con la crema de queso, la leche y el azúcar. Para conseguir la mejor textura hay que batir todos estos ingredientes hasta que formen una crema bien integrada. Una vez conseguida, se calienta el agua para disolver los dos sobre de gelatina. En este paso, el agua se puede sustituir por zumo de limón si se quiere conseguir un sabor más intenso. Una vez templada, se añade la gelatina a la mezcla anterior, a la que también se le puede agregar un yogur, y se vuelve a batir hasta que esté mezclado. 

Porción de tarta de limón.
3

Un poco de paciencia 

El penúltimo paso es verter la mezcla encima de la base de galletas que estaba reservada en la nevera y, aunque la tarta ya tenga una pinta increíble y no puedas resistirte a pegarle un bocado, hay que tener un poco más de paciencia: hay que dejarla enfriar en el frigorífico un mínimo de tres horas. 

Etiquetas
Comentarios