Despliega el menú
Economía

negocios en tiempos de pandemia

De abrir tienda en Monzón con 18 años a repartir de casa en casa y lanzar la venta online en la era covid

A raíz del primer confinamiento, María Civera empezó a ofrecer un servicio de reparto a domicilio de sus productos de regalo que triunfó en el día de la madre. Todavía se mantiene y en la localidad es gratis.

María Civera tiene su tienda de regalos en Monzón desde los 18 años.
María Civera tiene su tienda de regalos en Monzón desde los 18 años.
HA

Con la mayoría de edad recién cumplida, María Civera decidió pedir un préstamo para coger el traspaso de una tienda de artesanía en su Monzón natal. Terminó sus estudios de Bachillerato con notas aceptables, hizo la selectividad y decidió empezar la carrera de Magisterio sin estar del todo convencida. A los seis meses, todas las dudas se disiparon. Aquello no era lo suyo.

Lo dejó y se embarcó en la aventura de tener su propio negocio con apenas 18 años. Contaba con el apoyo incondicional de sus padres, con quienes vivía en aquella época. Esto facilitó los primeros años, ya que prácticamente no tenía gastos personales.

Aun así, reconoce que se ha llevado muchos palos en estos 15 años, desde que abrió lo que primero se continuó llamado Janis y, más tarde, 'Con un estilo diferente', nombre actual de la tienda. "El negocio ha ido evolucionando y consolidándose conmigo, ahora me siento bien, me conozco mejor y he encontrado mi identidad, lo mismo que la tienda", explica María, cuando acaba de cumplir 33 años.

Confiesa que de pequeña, cuando comentaba con sus amigas qué iban a ser de mayores, ella decía que o ganaría un Óscar o tendría una floristería en París. Unos sueños entre la utopía y la ambición que muestran de qué pasta está hecha María. Aunque no ha conseguido ninguno de ellos, en su tienda se venden flores preservadas. No es una floristería en París, pero es un objetivo cumplido. Como la mayoría de los que se pone María, que se declara responsable y trabajadora.

"El negocio ha ido evolucionando y consolidándose conmigo, ahora me siento bien, me conozco mejor y he encontrado mi identidad, lo mismo que la tienda"

Ese carácter emprendedor es el que la mueve a superarse cada día, en lo personal y en lo profesional. Así, en su tienda, cuyo nombre final deriva del eslogan empleado para promocionar la anterior, el cliente puede encontrar artículos textiles para hogar y muchas ideas para regalar.

"Me dedico a escuchar a la gente, a saber qué necesita y, si puedo, a conseguirlo y ponerlo a su disposición en la tienda", explica María, quien siempre que puede viaja a grandes capitales en busca de inspiración. También visita ferias y mercados para estar a la última.

A la última pero no a cualquier precio. Para María es fundamental saber quién hay detrás de cada producto que vende en la tienda, aunque reconoce que no siempre es posible. En su catálogo hay productos de tres euros y otros de 40, tratando de llegar a varios tipos de público.

Mascarillas y mucha más decoración de hogar

Como no podía ser de otra forma, María ha incorporado a su oferta este año mascarillas y otros accesorios relacionados con ellas (como portamascarillas o cordones para llevarlas colgadas). Pero la covid no solo ha hecho que se vendan más este tipo de artículos en su tienda, sino también todo lo relacionado con la decoración del hogar. "Se nota que estamos más tiempo en casa y que nos apetece cuidarla y hacerla acogedora", explica, como motivo del aumento en las ventas de esta gama de productos.

No obstante, pese a este cambio en la demanda y a la adaptación en los servicios que se ha hecho desde la tienda, María reconoce que este 2020 está siendo complicado. "Este año no hay quien lo recupere", afirma. Pero ella se crece ante la adversidad y, lejos de frustrarse, no para de pensar cómo mejorar para hacer frente a la situación.

Así es como han surgido los nuevos servicios que se ofrecen desde 'Con un estilo diferente' a raíz de la pandemia. El reparto a domicilio, que en Monzón es gratuito, es una de estas iniciativas. Fue durante el primer confinamiento, que obligó a tener la tienda cerrada durante 59 días, cuando María pensó que no podía estar de brazos cruzados en casa. Así, decidió coger su coche e ir casa por casa. "Cada día me levantaba para repartir sonrisas", resume, sobre cómo vivió los primeros meses de la crisis. 

La iniciativa fue un éxito para la campaña del día de la madre, a principios de mayo, y para María fue una satisfacción poder ver la ilusión que transmitían los ojos de sus vecinos, que la recibían semiocultos tras una mascarilla. Dada la buena acogida, el servicio se ha mantenido y se siguen realizando repartos a domicilio gratuitos en Monzón. También se pueden hacer encargos por whatsapp para recoger en la tienda y se ha habilitado el pago por bizum.

Nuevo local y página web

El confinamiento también le sirvió a esta joven emprendedora de Monzón para ponerse al día con los típicos proyectos pendientes que se van quedando en el tintero por el estrés del día a día. Es el caso de la tienda 'online' (conunestilodiferente.com), a la que se le ha dado el empujón que le faltaba. Se ha ampliado el catálogo y se hacen envíos en 24 horas a cualquier punto de la Península con un coste adicional de 3.90 euros. La web está activa desde hace dos años. Se puso en marcha coincidiendo con el traslado a un nuevo local, más grande, de la tienda física. Fue entonces cuando Janis desapareció, para empezar una nueva etapa bajo el nombre de 'Con un estilo diferente'.

"Me decidí a hacerlo porque el local anterior se estaba quedando pequeño para los proyectos que tenía para el negocio", explica María. Fue entonces, también, cuando por primera vez empezó a tener más de un día libre a la semana. 

Y es que durante 13 años María ha estado sola al frente de todo, abriendo la tienda de lunes a sábado, mañana y tarde, con solo los domingos libres. Eso si no aprovechaba para  viajar a comprar mercancía o a tomar ideas.

Pero Laura, su actual empleada, se cruzó en la vida de María para hacérsela más llevadera. Se conocieron en la Escuela de Idiomas cuando ni la primera buscaba trabajo ni la segunda se planteaba tener una compañera en la tienda. Pero, dice María, lo suyo fue un flechazo, conectaron y decidió ofrecerle el puesto.

A día de hoy, Laura, que empezó trabajando diez horas semanales y un par sábados al mes, está casi a jornada completa. En temporada alta, como ésta de Navidad, atienden al público desde dos mostradores, colocados a 15 metros de distancia a raíz de la covid. "Así nos aseguramos de que no haya aglomeraciones", explica María.

Además, entre ella, su marido y algún amigo han dedicado los últimos fines de semana a ampliar el espacio de exposición de la tienda adaptando un trozo de almacén. De esta forma, se ha pasado de 80 metros, donde podían entrar cinco personas, a 120, con un aforo actual de casi diez. Así es como María Civera afronta los malos momentos, con esfuerzo, poniendo soluciones y siempre con un estilo diferente.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios