Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Misión para la SD Huesca, adelantarse en el marcador

En las nueve jornadas disputadas, el Huesca solo ha marcado primero en una ocasión, en el debut frente al Villarreal.

Maffeo celebra con Ferreiro su gol ante el Villarreal.
Maffeo celebra con Ferreiro su gol ante el Villarreal.
EFE

Aunque aún faltan diez días, el próximo choque de la SD Huesca ya aparece en el horizonte como una cita en la que no se podrá fallar. El parón que vive la competición esta semana debido a los compromisos de selecciones va a permitir a los azulgranas preparar a conciencia su visita a Osasuna, fijada para dentro de dos viernes. En tierras navarras lograr la primera victoria de la temporada cuando ya se llevarán disputadas diez jornadas será ineludible tanto en lo moral, para que el equipo vea recompensado el trabajo que realiza, como en los clasificatorio, para abandonar el farolillo rojo al que cayó el pasado fin de semana a pesar de empatar con el Eibar y tratar de asomar la cabeza fuera de los puestos de descenso; la permanencia queda a un punto.

De cara al careo en Pamplona varios son los aspectos a mejorar y entre ellos a grandes rasgos aparecen la contundencia defensiva, solo el Betis ha encajado más tantos, y el acierto ante la meta rival. Los 97 disparos que llevan realizados los oscenses en lo que va de curso se han traducido en siete goles. Esos lastres, por ejemplo, han provocado que tan solo se hayan adelantado en una ocasión, circunstancia que se está demostrando crucial en la competición.

Desde que arrancó la Liga se han celebrado 83 partidos. En ellos, el equipo que tomó ventaja acabó imponiéndose en 55 ocasiones, en 14 empató y solo en seis su oponente logró darle la vuelta a la situación. Es decir, golpear primero está significando puntuar en el 83,1% de las ocasiones.

El Huesca viene sufriendo los efectos de esta estadística en sus propias carnes. En el partido que significó su regreso a la élite, la visita al Villarreal, Maffeo cantó el 0-1 a los 42 minutos. Después, ya en la segunda parte se le señaló un penalti que Gerard Moreno no perdonó para transformar el definitivo 1-1 en el 68’. Entre un tanto y otro transcurrieron 26 minutos, los únicos en todo el ejercicio en los que los de Míchel han saboreado lo que significa mandar en el marcador.

Después, al margen de los 0-0 con el Atlético de Madrid y el Elche, se han ido intercalando las derrotas con el Cádiz (0-2), la Real Sociedad (4-1) y el Real Madrid (4-1), y los empates con el Valencia (1-1), el Valladolid (2-2) y el Eibar (1-1) en los que, con mejor o peor fortuna, resultó obligatorio rehacerse tras sufrir el revés que significa sacar el balón de la red.

Paradigmática en este sentido resultó la visita del Eibar a El Alcoraz el sábado. Antes de que Burgos consiguiese el 0-1 en un córner cuando el minuto 38 corría en el cronómetro, si un equipo había buscado con insistencia marcar había sido el local. Hasta ese momento, se habían registrado, entre otras, varias aproximaciones de Mir, un tiro de Borja García, el gol anulado por mano de Siovas y una triple ocasión a la limón entre Sandro y Rico. Ya fuese por inspiración de Dmitrovic, el meta de los vascos, por falta de puntería, por mala suerte o por una combinación de varios factores, el gol no quiso entrar hasta que ya tras el descanso un cabezazo de Mir a centro de Pedro López permitió al menos rescatar un punto.

Osasuna, solo una excepción

Osasuna se presentará en el Sadar como 13º con diez puntos en su haber, cuatro más que el Huesca, gracias a una tarjeta de resultados que incluye tres victorias, un empate y cuatro derrotas, la última el sábado ante el Sevilla por 1-0. En su sucesión de partidos solo uno se escapa a la regla de que quien marca primero al menos no pierde.

En la tercera jornada Roberto Torres festejó el 1-0 ante el Levante. Sin embargo, Melero igualó pronto antes del cierre del primer acto y después los granotas superaron a Herrera dos veces más por mediación de Roger y Morales para establecer el 1-3 final.

El resto de ocasiones en las que ha tomado ventaja no solo ha ganado, sino que ha dejado su puerta a cero. Así ocurrió contra el Cádiz (0-2), el Celta (2-0) y el Athletic (1-0). Por contra, cuando el partido se le ha puesto hacia arriba, no ha sabido trepar por la pendiente. Tanto el Getafe (1-0) como el Atlético de Madrid (1-3) y elSevilla (1-0) lograron conservar su ventaja ante los de Jagoba Arrasate, cuyas únicas tablas, con el Eibar, fueron a cero.

Las dos últimas visitas de los oscenses a los navarros invitan a ser optimistas. En la 2015-16 los azulgranas se impusieron por 2-3 después de empezar perdiendo y en la 2017-18 empataron a uno con un gol de Melero casi al final.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios