Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca llega al segundo parón de la Liga como colista

La victoria del Valladolid sobre el Athletic (2-1) y el empate del Levante con el Alavés (1-1) arrastran a los azulgranas a la última plaza tras nueve jornadas debido a la diferencia de goles. La salvación continúa a un punto.

Míchel Sánchez, durante el partido ante el Cádiz en El Alcoraz.
Míchel Sánchez, durante el partido ante el Cádiz en El Alcoraz.
Javier Blasco/EFE

La SD Huesca alcanza el segundo parón de la temporada como colista y con la asignatura de la primera victoria todavía pendiente tras nueve jornadas. A pesar de que en el empate a uno del sábado ante el Eibar se habían recuperado las buenas sensaciones perdidas en las derrotas anteriores, este domingo los resultados en el resto de campos no acompañaron. El triunfo del Valladolid sobre el Athletic (2-1), que deja a los de Míchel como los únicos que todavía no han ganado, y el empate del Levante sobre el Alavés (1-1) enviaron a los azulgranas al fondo de la tabla por una cuestión de diferencia de goles.

El buen juego desplegado en la mayoría de los partidos no se ha visto reflejado en los marcadores y así el balance global a estas alturas del curso es de seis empates y tres derrotas. La permanencia sigue a un punto de distancia lo que unido a las últimas buenas señales dejadas por el equipo hace que la calma siga siendo la guía a seguir. De todos modos, la primera victoria ayudaría a despejar posibles dudas. La siguiente cita para el Huesca será el viernes de la semana que viene en Pamplona contra Osasuna (21.00).

Hasta ahora, salvo frente a rivales concretos y de enjundia, el Huesca ha logrado imponer el fútbol y el tipo de partido buscado, pero no ha rematado la faena. Ha faltado mayor efectividad en las dos áreas, la propia y la ajena. El ejemplo perfecto se vivió en el duelo con el Eibar. Con el regreso de Pedro López y, sobre todo, de Mikel Rico se dejaron atrás las fallidas pruebas pretéritas. Los azulgranas fueron los claros dominadores de la primera parte hasta el punto de que Mendilibar, el técnico de los armeros, reconoció que no le hubiese extrañado llegar por detrás en el marcador al descanso, y sin embargo en una segunda mitad más irregular, se vieron obligados a enmendar gracias a un cabezado de Mir el 0-1 sufrido en una de las pocas aproximaciones al área de Andrés vividas en los 45 minutos iniciales. Burgos remató a la red en un córner que pudo estar mejor defendido.

El bagaje de los cinco primeros compromisos de la campaña fue de cuatro puntos con dos goles a favor y cuatro en contra tras dos tablas a cero consecutivas con el Atlético de Madrid y el Elche. En esos partidos, el Huesca plantó cara a los colchoneros, único conjunto que se mantiene actualmente invicto, al Villarreal (1-1) y al Valencia (1-1). En cambio se echaron en falta mejores resultados ante los otros dos recién ascendidos. Además de empatar con los ilicitanos cayeron con el Cádiz (0-2).

En los cuatro partidos siguientes, si bien se ha mejorado en la faceta goleadora con cinco tantos, se ha empeorado notablemente a la hora de cerrar la meta propia con once dianas encajadas. A este respecto los dos 4-1 sufridos a domicilio ante la RealSociedad, el líder, y el Real Madrid pueden desvirtuar la estadística, aunque, de todos modos también ha habido que cruzarse con dos rivales directos.

El primer enfrentamiento tras el parón fue la visita a El Alcoraz del Valladolid. Los pucelanos se colocaron con un 0-2 a favor en una tarde en la que solo firmaron tres tiros a puerta, uno de ellos de penalti, y en la que un arreón de los locales les permitió empatar en cuatro minutos con los goles de Mir y el debutante Sandro. Después, tras los cruces en el Reale Arena y el Alfredo Di Stéfano, tocó verse las caras con el Eibar, con el que igualmente se logró rescatar un punto.

Esa capacidad de reacción y pelea, también mostrada en el careo con la Real Sociedad, en el que Mir equilibró el primer tanto de Oyarzabal, unida al juego que ha conseguido desarrollar y que incluso le permitió tutear al Real Madrid durante 40 minutos hasta que Hazard abrió el marcador, son los argumentos que se esgrimen en el club y en el seno del vestuario para confiar en un futuro más halagüeño.

Etiquetas
Comentarios