Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca trabaja desde casa a la espera de noticias

El club y el cuerpo técnico, que evaluarán el martes la situación, manejan varios escenarios para planificar el trabajo durante los próximos días con el fin de preservar la preparación física de los jugadores.

Rafa Mir realiza ejercicios en el jardín de su casa.
Rafa Mir realiza ejercicios en el jardín de su casa.
Instagram

Más allá de los partidos de liga o de las grandes citas como las competiciones continentales o las finales con el título en juego, al igual que en el resto de la sociedad, la situación actual ha trastocado también completamente el día a día de los diferentes equipos y de sus componentes. La planificación deportiva, a todos los niveles, acostumbra a estar marcada por calendarios concretos y así la incertidumbre sobre cuándo se reanudará la competición y en qué condiciones, si es que el balón vuelve a rodar en lo que queda de temporada, provoca que los pasos a dar sigan caminos poco despejados. En el caso de la SD Huesca, en un principio, el retorno a los entrenamientos se fijo para el miércoles. Sin embargo, a la vista de las reuniones que se tienen que producir en las próximas horas, será el martes cuando el cuerpo técnico y el club evalúen la situación.

Sobre la mesa, en función del escenario, se están elaborando varios planes en lo que al aspecto físico se refiere. En el caso de que se permitan los entrenamientos y de que la entidad considere seguro llevarlos a cabo, atendiendo a las restricciones y consejos preventivos que se están dando, tales como mantener un metro de distancia entre una persona y otra, y evitar las aglomeraciones, la idea es dividir a la plantilla en grupos reducidos para citarlos por turnos en el IES Pirámide. Allí, no se podría hacer uso del diferente material ni tampoco de los vestuarios.

De no ser posible esto, los futbolistas tendrían entonces que ejercitarse en su casa. Para ello, se les haría entrega de planes específicos en función de las posibilidades del domicilio de cada uno de ellos y del material con el que cuentan.

Ambos panoramas presentan un hándicap clave por el momento, el no tener una fecha para la vuelta a la competición. En otros parones como el de las vacaciones de verano o el de Navidad, los preparadores físicos saben cuándo comienzan, cuándo terminan e incluso lo que viene inmediatamente después, por lo que pueden planificar la puesta a punto al milímetro. Ahora, todo es una incógnita. A este respecto no es lo mismo, por ejemplo, que la fecha de regreso se establezca para dentro de un mes, a que en un principio el hiato se extienda por quince días y luego se prolongue otras dos semanas más. De hecho, de alargarse la pausa actual, sería necesario realizar una nueva pretemporada antes de volver a la competición.

Míchel trabajó con sus hombres por última vez el viernes pasado. Después, se les dio fiesta, durante cuatro días, lo que no significa que la plantilla haya estado parada. Durante ese tiempo en sus casas los jugadores han tenido que realizar a diario trabajo de fuerza, como han reflejado alguno de ellos en sus redes sociales. Tal es el caso de Rafa Mir, que publicó una fotografía en su jardín junto a dos mancuernas.

Solo en un caso los ‘deberes’ fueron distintos, el de Doukouré. El centrocampista costamarfileño sigue poniéndose a tono tras pasar más de un año en el dique seco por las diferentes lesiones que ha tenido que superar. Al jugador cedido por el Levante se le hizo entrega de un vídeo con diferentes ejercicios consensuados con el readaptador Jorge Carracedo, con el que viene trabajando en los últimos meses. Después de que ya hubiese vuelto a ejercitarse como uno más, se entiende que la situación actual podría resultar beneficiosa para su completa recuperación.

Con todavía once jornadas por disputarse, el equipo llegaba al tramo final de la temporada con mucha carga de trabajo acumulada en la piernas, pero reflejando buenos parámetros en los diferentes test a los que son sometidos. No en vano, los azulgranas, según los datos empíricos que manejan los cuerpos técnicos, pueden presumir de ser el equipo que más corre de la liga. En enero, los jugadores atravesaron por un momento de cansancio, más como percepción personal que en cuanto a rendimiento real, pero, sin embargo, ahora el estado era óptimo.

No podía ser de otro modo dado que la SD Huesca, cuarta clasificada, a cinco puntos de los puestos de ascenso directo, se encontraba ante el reto de asaltar las dos primeras plazas. El equipo, tras la victoria sobre el Fuenlabrada por 2-0 había recuperado las buenas sensaciones y se afrontaba la siguiente visita al Málaga, partido que debería de haberse disputado el sábado pasado, con la intención de romper con la mala racha a domicilio y dar comienzo a la ansiada larga sucesión de victorias que tanto se ha resistido a lo largo del curso.

Etiquetas
Comentarios