Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La afición de la SD Huesca, resignada y a la expectativa

Los hinchas azulgranas consideran necesario el parón en el fútbol por el coronavirus y mantienen el debate acerca de cómo se debe reanudar o no la competición

Aficionados de la SD Huesca, en El Alcoraz.
Aficionados de la SD Huesca, en El Alcoraz.
Rafael Gobantes

Todo el mundo estuvo pegado a los móviles, a la radio, a la televisión y a los periódicos en busca de noticias entre las que no se encontraron los marcadores o las crónicas de los partidos. Este fin de semana ha sido el primero sin fútbol. Si todo hubiese transcurrido con la cotidianidad perdida a causa de la irrupción del coronavirus, la SD Huesca debería de haber partido el viernes a Málaga en un vuelo chárter acompañada por cerca de un centenar de aficionados para un día después afrontar su compromiso de la jornada 32 al que llegaba como cuarta a cinco puntos del ascenso directo. Ahora mismo los análisis sobre lo acontecido en La Rosaleda, para bien o para mal, continuarían. Sin embargo, todo eso quedó en suspenso el pasado y lejano jueves y desde entonces los pensamientos que los aficionados de la SD Huesca le pueden dedicar al fútbol no difieren demasiado de los del resto de ámbitos. Se centran en especular sobre lo que ha de venir y en las repercusiones que conllevará la situación actual.

El hincha azulgrana comprende la necesidad de que la liga se haya tenido que detener y no entiende cómo se pudo plantear en un primero momento simplemente el cierre de los campos al público. "Mucha gente no entendió la gravedad de la situación hasta que no se detuvo el fútbol", señala Carlos Blas, de Frente Serrables. A este respecto, para Alberto Ibor, de Peña Moya, haber jugado a puerta cerrada "era un sinsentido". "Comprendo que es un deporte que mueve mucho dinero, pero hay que pensar que los derechos que uno pide para sí mismo lo son para todos, y los futbolistas y el resto de las personas necesarias para celebrar un partido no podían ser menos", valora.

Para Sergio Martínez, de la Peña 15/06, era "un parche rápido, que no se podía alargar en el tiempo". Como ejemplo de la inutilidad de la medida pone lo ocurrido en el partido de la Liga de Campeones disputado el martes entre el Valencia y el Atalanta en el que miles de aficionados chés se reunieron en los exteriores de Mestalla. "La situación era surrealista y se iba a volver a dar", considera.

En un principio, el parón en la competición se debe extender durante dos semanas. Es decir, que la afección se circunscribiría a dos jornadas. Sin embargo, a nadie se le escapa que podría ser necesario un tiempo mayor antes de la vuelta a la normalidad e incluso sobrevuela la posibilidad de la suspensión de la temporada, que traería aparejado el problema, no contemplado en los reglamentos y estatutos, de cómo resolver las clasificaciones finales, así como los ascensos y descensos. "Si la liga no se reanuda, tendría que dejarse como si esta temporada no hubiese existido. No tendría que haber ascensos ni descensos, nada de opciones como tener en cuenta el final de la primera vuelta o la clasificación actual porque nadie te garantiza que el líder, el Cádiz, si se sigue jugando, no se vaya a desplomar y acabar por ejemplo quinto", opina Fernando Lobera, de Fenómenos Oscenses. Para Blas, en cambio, "lo justo sería acabar la liga cómo sea y cuándo sea".

Si se consigue reanudar, Ibor, que no tiene "ninguna esperanza" al respecto, cree que el parón "no le habrá venido bien a ningún equipo, independientemente de la racha previa". "Todo lo que está ocurriendo nos ha descentrado de nuestra rutina diaria y es muy difícil sobreponerse a eso", apunta.

A la espera de que finalmente se pueda volver a jugar, el Huesca, que en principio debe entrenar el miércoles, debe aprovechar este tiempo, según Lobera, "para reforzar el ánimo". "Además, se volverá con fichaje incluido porque Doukouré va a tener más tiempo para recuperarse y es un jugador que nos hace falta en el centro del campo".

"Tenemos que estar preparados para cualquier situación y aceptarla", recomienda Martínez.

Etiquetas
Comentarios