Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Luis Suárez, a ritmo de los mejores goleadores

Si el colombiano mantiene su promedio anotador, igualará los 23 tantos de Borja Bastón en la temporada 2014-2015

Real Zaragoza - Deportivo de La Coruña
Luis Suárez, tras marcar el tercer gol blanquillo en el Real Zaragoza - Deportivo de La Coruña
Toni Galán

Luis Suárez anotó frente al Deportivo de La Coruña su decimosexto gol de la temporada. A pesar de llegar mermado al encuentro a causa de un fuerte golpe en el tobillo que le impidió entrenar con normalidad durante la semana, el delantero colombiano volvió a resultar fundamental. Tras una primera mitad en la que apenas tuvo presencia por la escasez de espacios concedidos por el rival en los metros finales, en la segunda emergió para fabricarse el 3-1 y posicionarse como amenaza constante de los gallegos, antes de que Víctor Fernández decidiera cambiarlo en el minuto 75 de juego.

Valorando las circunstancias del choque -a la clara ventaja en el marcador había que sumar la superioridad en cuanto a efectivos por la expulsión del japonés Shibasaki-, el entrenador blanquillo no quiso forzar más de la cuenta a su jugador franquicia, al autor de casi el 40 por ciento de los goles de un Real Zaragoza que ya suma 42 y tan solo se ve superado en Segunda División por el Almería de Guti (46 tantos). 

Suárez está siendo capaz de asumir una responsabilidad anotadora mucho mayor de la que se le atribuyó en verano. Las siete dianas que convirtió con la elástica rojilla del Nástic de Tarragona condujeron a la dirección deportiva zaragocista -y al propio Víctor Fernánez- a pensar que, en un equipo más dominante y ofensivo que los catalanes, esos registros se podrían duplicar. Y así quedó de manifiesto ya en las primeras semanas de competición, antes de que la baja indefinida de Raphael Dwamena le obligase a cambiar de rol, lo convirtiese en el principal referente del ataque. 

El Bisonte pasó de ser un segundo delantero que partía muchas veces desde la banda a contraer, a todos los efectos, el cometido de ‘9’ puro. Y su rendimiento, jornada tras jornada, da la razón a quienes apostaron por su desmesurada ambición, por un olfato goleador que avanza al ritmo de los mejores rematadores que en los últimos tiempos han pasado por el estadio de La Romareda. 

Borja Iglesias, el de recuerdo más reciente para una afición que le sigue idolatrando, firmó 22 goles con la elástica blanquilla en la campaña 2017-18, para después fichar por el Espanyol. Ángel Rodríguez, quien ahora atraviesa el momento más dulce de su carrera en las filas del Getafe, anotó 11 y 21 goles respectivamente en las dos temporadas (2015-16 y 2016-17) que recaló en el conjunto aragonés. Y anteriormente (2014-2015), Borja Bastón convirtió 23 dianas en el año en que el Zaragoza de Popovic quedó las puertas del ascenso tras un ‘play off’ en el que otro delantero que ahora está en boca de todos, el brasileño Willian José, asomó como decisivo. 

Proyección de 23 goles

Si Luis Suárez mantiene su promedio goleador en las 13 jornadas que todavía quedan por delante, alcanzará exactamente esos 23 tantos hechos por Bastón. Una contribución que en la actual Segunda División española, considerando la situación de los máximos rivales y la firmeza que el Zaragoza viene exhibiendo en defensa (cuatro dianas encajadas en los últimos ocho encuentros), debería valer para abordar el objetivo de acabar en zona de ascenso directo. 

Entre los máximos aspirantes a subir a Primera, tan solo el Girona cuenta con un verdadero artillero. Christian Stuani lidera la clasificación hacia el Pichichi con 22 tantos, una cifra que Luis Suárez vería más cercana en caso de haber convertido todos los penaltis que ha lanzado a lo largo de la temporada. Mientras el uruguayo es un especialista en la materia -lleva seis tantos desde los once metros a pesar de que en octubre, tras una década sin fallar, perdonó uno-, el colombiano ha convertido en su gran lunar este tipo de situaciones. 

Es el primer futbolista en la historia moderna del Real Zaragoza –desde principios de los años setenta– que falla cuatro penas máximas en una misma temporada, circunstancia que, hacia la recta final del campeonato doméstico, restringirá que siga asumiendo la responsabilidad de ser el lanzador. 

Otra faceta del juego en la que Suárez no destaca es la del remate de cabeza. El equipo no acostumbra a centrar demasiados balones desde la banda y el ‘26’ zaragocista aún no se ha estrenado con la testa, que sí utiliza para analizar cada lance y asaltar al rival hasta devorarlo.

Etiquetas
Comentarios