Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Kagawa, Suárez, Vigaray, Igbekeme... todos se prueban para llegar a tiempo ante el Cádiz

El entrenamiento de este sábado es para Víctor Fernández un test decisivo para armar la alineación ante el líder gaditano 24 horas más tarde, este domingo a las 16.00 en La Romareda.

Shinji Kagawa, esta mañana en la Ciudad Deportiva al inicio del entrenamiento, el último antes de recibir al Cádiz.
Shinji Kagawa, esta mañana en la Ciudad Deportiva al inicio del entrenamiento, el último antes de recibir al Cádiz.
Daniel Marzo

Del escepticismo a la esperanza. De las dudas con varios jugadores titulares de alta importancia en el esquema base del Real Zaragoza, Víctor Fernández puede pasar a primera hora de la tarde de este sábado a acumular varias noticias positivas y, en algún caso, inesperadas en el rato del desayuno previo al último entrenamiento de esta intensa semana, en los prolegómenos de recibir al Cádiz, líder de Segunda, 24 horas más tarde en La Romareda.

Porque todos los enfermos, lesionados y tocados físicamente en los días precedentes se han alistado a participar en la sesión preparatoria. Todos. Solo falta el capitán Zapater, cuya reaparición aún no tiene fecha. Nadie se quiere perder el partidazo contra los andaluces. Nadie quiere faltar al duelo. Ninguno quiere perder comba en el excelente inicio de temporada del invicto Real Zaragoza, 3º en la clasificación y con aspiraciones a desbancar al Cádiz en unos días.  

A saber: Kagawa, Luis Suárez, Vigaray e Igbekeme, los cuatro puntales que son susceptibles bajas en la sobremesa de este domingo ante los amarillos del sur, han aparecido con el grupo para pasar un test definitivo que aclare su situación física y defina si pueden entrar en la lista de convocados y, después, formar parte del equipo en el crucial choque de la 10ª jornada que aguarda. 

Kagawa, la estrella japonesa que se perdió el duelo del jueves contra el Málaga por un catarro vírico con fiebre, ha salido a la carrera del vestuario después de no haberse entrenado el día anterior y poner en duda su concurso. 

Luis Suárez, de quien el propio entrenador dijo a la conclusión del 2-2 con los malagueños que había terminado lesionado y que, quizá, lo normal hubiera sido sustituirlo en el descanso (acabó los 93 minutos como pudo), está haciendo un último esfuerzo exprés para poder seguir aspirando a mantener su privilegiado puesto de ariete goleador, pichichi del equipo y de la liga de Segunda División con 7 tantos. Aunque sea por unos minutos y, nunca, durante todo el partido. 

Vigaray, que sale de una rotura fibrilar y ha sido baja desde el día del Lugo, quiere adelantar plazos con celeridad y no esperar ni a Soria (el domingo 13) ni, como se barajó al inicio de su rehabilitación, al partido de Fuenlabrada o MIranda, los dos siguientes.

Igbekeme, en circunstancias gemelas a Vigaray, también ha asomado sobre el césped de la Ciudad Deportiva con las mismas intenciones: anticiparse a la propia recuperación fisioterapeutica y poder jugar cuanto antes.

Total que, de repente, Víctor Fernández ha visto la enfermería vacía este sábado y podrá evaluar el estado y las sensaciones de estos 4 titulares cuando, tras dos horas de fuerte exigencia en el entrenamiento sabatino, ellos digan cómo se han visto en el simulacro de fútbol real que va a desarrollar el técnico aragonés para pulir los detalles con los que derrotar al poderoso Cádiz.

La mañana, pues, ha comenzado de lo más optimista e ilusionante en los campos de la carretera de Valencia. Ahora falta saber los resultados. Víctor Fernández dará su rueda de prensa a eso de las 13.15 o 13.30. Y el club pretende dar la lista de citados en torno a ese momento, que resultará aclaratorio entre tantos nubarrones físicos alrededor de estos 4 futbolistas básicos en el once inicial zaragocista. Ahí se esperan buenas nuevas. 

Etiquetas
Comentarios