Deportes
Suscríbete por 1€

deportes

Óscar Fle: "En el último siglo, el fútbol ha ido cambiando la vida de la gente"

El presidente más longevo en cien años exactos de vida de la Federación Aragonesa de Fútbol, con 30 años al frente (1992-2022), encabeza hoy, 25 de enero de 2022, una efeméride para la historia.

Óscar Fle, este lunes por la tarde en su despacho de la Federación Aragonesa en el Parque Roma de Zaragoza.
Óscar Fle, este lunes por la tarde en su despacho de la Federación Aragonesa en el Parque Roma de Zaragoza.
Toni Galán

Cien años. Se cumple hoy un siglo de fútbol federado en Aragón. Varias generaciones han crecido con el deporte rey instalado progresivamente en la vida de las personas.

Este 25 de enero de 2022 es una fecha muy señalada para la gente del fútbol en Aragón. Un siglo no se cumple normalmente en muchas iniciativas de la vida, en muchos proyectos. Es algo para celebrarlo como merece porque es digno de algo extraordinario. Y el fùtbol, con el paso de las décadas, se ha convertido en eso: algo fuera de lo ordinario. Cien años ofrecen una perspectiva de índole incluso social, que parte de aquel lejano 25 de enero de 1922. Aragón, desde entonces, ha cambiado mucho en todos los ámbitos de la vida, pero siempre con un hilo conductor en su día a día: el fútbol. Esto es algo indiscutible que debemos a aquellos pioneros que lograron asociarlo después de que naciera su práctica en torno a 1903 en Zaragoza.

Aquellos primeros federativos de los años 20 del siglo pasado, los Gayarre, Muniesa, Conde de Sobradiel… ¿cree que se imaginaban lo que el fútbol iba a terminar siendo?

Seguro que no. En aquella reunión fundacional en la Plaza de San Felipe de Zaragoza, ni ellos ni nadie de entonces creo que era capaz de imaginar el fútbol que vino posteriormente, hasta acabar en el de nuestros días. La evolución ha sido infinita en todos los niveles: local, regional, nacional e internacional. Algo imparable, multitudinario y extendido por todos los rincones. Pero ellos fueron los pioneros, eso es lo cierto. El tiempo los ha convertido en personalidades importantes, para su honor y reconocimiento. Son los auténticos germinadores de este deporte en Aragón. Ellos pusieron la primera semilla para que haya sido posible alcanzar este día del centenario que, ahora, nosotros disfrutamos y tenemos el placer de protagonizar, cada uno en su papel: futbolistas, entrenadores, árbitros, directivos y aficionados. Para ellos, la dimensión adquirida por el fútbol actual era algo impensable. Se asustarían, indudablemente, si pudieran verlo y vivirlo.

No solo ellos. También los que los sucedieron en los años 40 y 50. Al fútbol, en especial en territorios como Aragón, le costó arrancar, mucho más adelante de aquel 1922.

La sociedad de entonces nada tenía que ver con la modernidad. En España ha habido que superar muchas vicisitudes, de todo tipo. Enseguida hubo una Guerra Civil, que lo devastó y paralizó todo. Y, a continuación, una década posterior de problemas globales en la sociedad que también afectaron al fútbol, que no era algo primordial en lo cotidiano. La gente estaba obligada a atender otras cuestiones básicas. Hasta los años 50 no se relanzó de nuevo la progresión del fútbol. Así que el crecimiento real de este deporte rey no se produce hasta mucho más adelante de aquella fundación, por razones sociales.

"Para los fundadores de la Federación hace 100 años, la dimensión adquirida por el fútbol actual era algo impensable. Se asustarían indudablemente si pudieran verlo y vivirlo"

En estos días recientes, usted subraya de forma constante la implicación social del fútbol en Aragón como algo mayúsculo.

Es que es así. Somos más de 65.000 aragoneses los que, de uno u otro modo, estamos vinculados de forma directa al fútbol. Hay más de 41.000 licencias cursadas para la competición. Hay más de 2.500 entrenadores y 800 árbitros en marcha cada día, cada fin de semana. Y, sobre todo, hay más de 18.000 personas en esta tierra que, en sus cargos de directivos, hacen posible que existan los más de 460 clubes, los más de 2.200 equipos. Estos últimos son los más meritorios, los que merecen el mayor reconocimiento, en sus entidades, en sus pueblos. Sin ellos, sin directivos, mucho de lo que existe no sería una realidad. Son piezas clave en el funcionamiento de esta pasión, la mayor parte de ellos de forma altruista.

Si no existiera el fútbol federado, como sucedía antes de aquel 25 de enero de 1922 que hoy celebramos, la vida sería de otro modo.

No cabe duda. El fútbol lo fue cambiando todo en la vida de las gentes, su entretenimiento, sus dedicaciones más allá del trabajo o la familia. Por eso hago hincapié en estos últimos días en la labor que hace la Federación Aragonesa de Fútbol en la sociedad de Aragón. Somos la organización social más importante y con mayor implantación de toda la comunidad autónoma, sin ánimo de lucro. Somos prácticamente una ONG por todo lo que trasciende del hecho de que en todas las ciudades y en muchísimos de los municipios de la región el fútbol sea un referente para mayores y pequeños, para hombres y mujeres. Es parte del ocio, del sentido de pertenencia de muchas personas.

De estos cien años de fútbol federado en Aragón, usted alcanza ya los 30 de presidencia, las últimas tres décadas. Un hito histórico. Es el más longevo de los 13 presidentes que ha habido desde 1922.

Es un orgullo para mí y para todos los directivos que me han acompañado desde 1992. Cuando llevamos tantos años al frente de este organismo hay que interpretar que es sinónimo de una gran dosis de estabilidad y de respeto y tolerancia de las gentes del fútbol aragonés sobre nosotros. Siempre nos han apoyado de manera masiva, sin excepción. La seriedad y el rigor siempre han estado presentes en nuestra gestión. En una entidad con tantos miles de implicados, con un permanente espíritu competitivo, si no se trabaja de manera limpia y con cercanía y transparencia, es imposible permanecer 30 años. Desde 1992 hasta ahora, el fútbol aragonés ha ido perfeccionándose poco a poco, mejorando de forma progresiva en sus instalaciones, material, organización, medios técnicos y humanos... Hacer un ejercicio de retrospectiva ayuda a ver cómo hemos conseguido cambiarlo en este tiempo. Creo que, esto, la gente del fútbol siempre lo ha sabido valorar y agradecer. Estamos a la vanguardia de las federaciones territoriales en España, reconocidos así desde fuera hace largo tiempo.

"Creo que en el futuro no habrá una fractura entre el fútbol profesional y el aficionado. Fútbol no hay más que uno y no debería haber más que uno. Y es más, el fútbol base y el profesional se necesitan mutuamente"

Todo esto no lo puede hacer un hombre solo.

Así es. Desde el primer día me han acompañado grandes directivos en la Federación. A todos les agradezco su empeño y su cariño al fútbol y el apoyo a mi persona. Y, en un día como hoy, considero que deben ser destacados tres por encima de todos: Juan Manero y los vicepresidentes José Luis Galindo y Gerardo Molina, todos tristemente desaparecidos ya. Y, a título particular, quiero citar a otra persona clave que falta, mi esposa Mila, sin la que hubiera sido imposible permanecer tanto tiempo en un puesto que me ha generado, paralelamente a la labor en Aragón, muchos desvelos por las injusticias que hemos combatido con la Federación Española durante largo tiempo.

¿Qué futuro le ve al fútbol regional, al fútbol base, en divergencia con el fútbol profesional-negocio-industria del presente avasallador?

Yo pienso que no habrá en un futuro próximo una fractura que divida las dos ramas. Fútbol no hay más que uno y no debería haber más que uno, aunque el VAR y otras cuestiones estén dotando al profesional de herramientas y comportamientos que no se ven en el fútbol amateur. Y, es más, el fútbol base y el profesional se necesitan mutuamente. No cabe el uno sin el otro. La Federación Española diligencia algo más de un millón de licencias, de las que casi el 96 por ciento son de jugadores aficionados y de categorías formativas, o sea, no profesionales. Y esto es algo muy potente por su volumen. Ahora bien, el resto, ese casi 5 por ciento de fichas que suponen los clubes profesionales, son capaces de generar casi el 1,4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la economía española. Ese fútbol profesional da empleo a 200.000 personas de modo directo y otras 200.000 indirectamente. Así que no concibo que esto pueda acabar en dos deportes distintos a futuro.

Hoy, en el día del centenario de la Federación Aragonesa, cuando la situación no es fácil para sacar adelante los equipos en los pueblos, también se complica en las capitales… ¿qué les dice a todos los implicados en el balompié aragonés?

Quiero lanzar un mensaje de ánimo, como siempre, a todos quienes participan en esos más de 31.000 partidos que disputamos en Aragón a lo largo de una temporada en todas las categorías. Aparecen siempre dificultades, como en cada momento de la historia de este siglo. Ahora es la pandemia de covid, o los horarios de televisión de los profesionales, que afectan a la afluencia a los campos de regional. Pero, históricamente, todo se ha superado siempre con la implicación y el empeño de los protagonistas. Y así seguirá siendo en lo sucesivo. Muchas felicidades a los emprendedores del fútbol en las tres provincias aragonesas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión